0
Publicado el 24 Febrero, 2021 por Nailey Vecino en Ciencia
 
 

Cautivada por los virus

Compartir
María Guadalupe Guzmán. Mujeres en la Ciencia

(Foto MEDIC Review)

Por NAILEY VECINO PÉREZ

María Guadalupe Guzmán Tirado es médico, microbióloga, viróloga. Es uno de los rostros femeninos inconfundibles de la ciencia cubana en los últimos tiempos. Su más reciente aparición fue en la habitual conferencia matutina del doctor Francisco Durán, para informar sobre la detección en el país de la nueva variante genética del virus SARS-CoV-2, en un viajero procedente de Sudáfrica.

No es de extrañar que haya sido Lupe la encargada de transmitir esta información. Desde el año 2016 hasta hoy se desempeña como jefa del Centro de Investigación, Diagnóstico y Referencia del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK). Ese departamento reúne a más de 200 trabajadores y es el encargado de llevar toda la vigilancia epidemiológica de los diferentes microrganismos que se diagnostican en el país.

La doctora me recibió en una local ambientado con decenas de distinciones y reconocimientos a su nombre, y otro tanto de fotos personales y recuerdos arrinconados sobre el buró.

“Es mi oficina como jefa del Centro de Investigación” –me dice– “pero aquí nunca estoy”.

Si usted quiere encontrar a la doctora Lupe en el IPK deberá buscarla un piso más arriba, entre los grupos y cubículos de investigación, es ese el entorno donde se siente más a gusto. Y es que aun con cargos de dirección no deja de lado el trabajo científico, ni pasa un día sin estar frente a muestras y microscopios.

Guadalupe Guzmán es además la presidenta de la Sociedad Cubana de Microbiología y Parasitología, Académica de Mérito de la Academia de Ciencias de Cuba (ACC), de la Academia de Ciencias del Mundo en Desarrollo (TWAS) y de la Organización de Mujeres Científicas del Tercer Mundo (TWOS).

Integra también el Comité Asesor de Vacunas para Dengue, de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Muchos de sus colegas consideran que es una de las voces más autorizadas para hablar de dengue en Cuba y la región de las Américas, y es que su trabajo “ha contribuido al conocimiento de la patogenia, clínica, diagnóstico, vacuna y control del dengue y también del Zika, tanto aquí como en otras naciones del continente”, según reza en su currículum publicado en el portal web de la ACC.

Por más de 30 años, el estudio sobre la enfermedad del dengue se convirtió en su horizonte de vida, llegando a ser, incluso, autora del capítulo de dengue de la Enciclopedia de Salud Pública en sus ediciones de 2008 y 2016.

Del dengue a la covid-19
La doctora María Guadalupe Guzmán ha sido invitada a numerosos congresos internacionales. (Foto PAHO)

La doctora María Guadalupe Guzmán ha sido invitada a numerosos congresos internacionales. (Foto PAHO)

Al conversar sobre esta enfermedad, para Lupe es inevitable pensar en el año 1981, cuando Cuba sufrió la epidemia de dengue hemorrágico más grande reportada hasta el presente en América Latina. En tan solo cuatro meses se registraron miles de casos en el país y 158 fallecidos, entre ellos cientos de niños.

“Fue fuerte, sobre todo cuando tenías menores de edad que fallecían. Fui testigo de aquella época en que, como hoy, una epidemia movilizó el sistema de salud cubano y se desplegó un estudio epidemiológico de gran envergadura. Quizás porque fui testigo de aquella dura experiencia, asumo con mayor rigor el estudio del nuevo virus, aunque ambos tienen características totalmente distintas”, refiere.

Hurgo sobre sus inicios en la ciencia, específicamente en la medicina, y ella sonríe.

“Mi madre siempre me inculcó el aquello de ser alguien en la vida, de valerme por mí misma y ser independiente, por lo que siempre crecí con la aspiración de cursar una carrera universitaria. Como me gustaban los números, matriculé Matemática en la Universidad de La Habana, pero en menos de dos meses supe que no era para mí. Y la dejé.

“Llegué a la medicina de casualidad, porque era la única materia disponible en aquel tiempo para rematricular, y ya ves, ha sido de las casualidades más bonitas de mi vida. Trabajé en el Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNIC) hasta el año 80 en que me traslado al IPK.

“Allí consolidé mi formación en Virología y Microbiología hasta convertirme, durante varios años, en la jefa del Departamento de Virología. Y desde 2016 hasta hoy, estoy a cargo del Centro de Investigación del instituto, una tarea que llevo con gran compromiso, pero sobre todo con pasión”.

En un primer intento por definir qué es un virus, me dice con cierta picardía que “los virus son preciosos”. Ya lo había mencionado en una entrevista reciente en el espacio Mesa Redonda y ahora lo reafirma, aun con temor a malas interpretaciones.

“No quisiera que se me tomara a mal porque realmente estamos pasando momentos muy difíciles, pero los virus son preciosos e interesantes desde el punto de visto científico. Son capaces de infestar la célula humana y ponerla a disposición de ellos mismos para multiplicarse; son mecanismos maravillosos, a mí me cautiva la virología, pero es compleja.

“Por eso exhorto a la población a no confiarse ante la presencia del nuevo coronavirus. Creo que aún hay personas que no perciben el riesgo de esta enfermedad, que creen que a ellos no les va a tocar, y en la confianza es donde está el mayor peligro. Parece una frase hecha, pero es así: la confianza nos puede costar el retroceso”.

Es autora del libro Dengue, una de las obras ganadoras en la edición 49 del Concurso Premio Anual de Salud. (Foto INFOMED)

Es autora del libro Dengue, una de las obras ganadoras en la edición 49 del Concurso Premio Anual de Salud. (Foto INFOMED)

Precisamente, a partir de la emergencia del nuevo coronavirus, en octubre del 2020 el Panel de Interacademias[1], IAP por sus siglas en inglés, lanzó una convocatoria a sus 140 academias nacionales y regionales para crear un Panel de Expertos y un Grupo Asesor, con el objetivo de intercambiar información sobre políticas de salud y comunicación social que contribuyan a aminorar o detener la situación con la pandemia de la covid-19.

En este sentido, la Academia de Ciencias de Cuba, miembro de IAP desde su fundación en el año 1993, nominó a varios expertos del país que trabajan o se relacionan con el tema.

Solo 20 científicos, académicos o investigadores integran el Panel de Expertos a nivel mundial, entre ellos una cubana, la doctora Tania Crombet. En tanto, solo 60 a nivel mundial conforman el Grupo Asesor, de ellos siete son cubanos y entre estos, solo una mujer: la doctora Guadalupe Guzmán.

“Es un honor para mí estar dentro de un grupo que es bastante selecto. La idea del panel es intercambiar opiniones, recomendaciones y experiencias con el resto de los países y academias sobre el enfrentamiento a la covid-19, y en este sentido Cuba tiene mucho que aportar.

“En nuestro país el número de casos confirmados es pequeño si se compara con la cifra de otras naciones. Si bien hemos tenido recientemente un mayor número de contagios, la estrategia que ha seguido Cuba, desde el inicio de la pandemia y por los resultados obtenidos, es positiva.

“Tenemos logros en el área científica, en el diagnóstico, en el manejo de los casos, en los protocolos de tratamiento. Hemos conseguido suplir las dificultades económicas y sobrellevar la falta de insumos, reactivos y equipos necesarios. Se lleva a cabo una estrategia de pesquisa activa y hospitalización tanto a pacientes positivos como a sospechosos que no tiene similar en el mundo.

“Y, además, Cuba cuenta con experiencia y profesionales altamente calificados. Hemos vencido batallas bien complejas y confío en que venceremos esta, pero se debe partir de la autorresponsabilidad; esta es para mí ahora mismo, y lo repito, la palabra de orden”.

Es el llamado de atención de quien es Miembro de Honor de la Sociedad Cubana de Inmunología, del Consejo de la Sociedad Internacional de Enfermedades Infecciosas y del jurado que otorga el Premio de Microbiología “Carlos Juan Finlay”, de la Unesco.

Ser una mujer científica
Lupe junto a su esposo el doctor Gustavo Kourí y su hijo también médico Pedro Kourí. (Foto Juventud Técnica)

Lupe junto a su esposo el doctor Gustavo Kourí y su hijo también médico Pedro Kourí. (Foto Juventud Técnica)

María Guadalupe ha contribuido a la capacitación y entrenamiento de cubanos y extranjeros en el campo de la virología y es autora de más de 300 artículos científicos y publicaciones cortas, incluyendo dos hipótesis, siete patentes y 20 capítulos de libros.

Ha sido invitada como conferencista en múltiples congresos nacionales e internacionales y ha impartido más de 130 cursos en Cuba, Estados Unidos, otros países de Latinoamérica y el Caribe, además de asesorar más de 100 tesis de diploma, maestría, especialidad y doctorado.

En 2012 recibió el Premio al Mérito Científico del Ministerio de Salud Pública, máxima distinción que otorga ese organismo, y reconoce la huella de científicos que han sido paradigmas en su labor profesional.

“Cuba tiene muchos científicos de renombre, profesoras de profesores, personas que han dado toda su experticia a este país: Agustín Lage, Lila Castellanos, Luis Herrera, las doctoras Alina Llop, Nereyda Cantelar, Lydia Tablada y Rosa Elena Simeón, Gustavo Sierra”, recuenta.

Asegura que faltan muchos nombres por mencionar, pero termina momentáneamente la lista con la mención de un hombre con quien compartió no solo la pasión por la microbiología, sino también un matrimonio de más de 30 años: Gustavo Kourí, fallecido en mayo de 2011.

En lo adelante hablaríamos también de la familia, de su nieta Alejandra, de su madre Marta –quien de seguro será la más orgullosa de ver el nombre de su hija en esta entrevista–, de sus hermanos, de su hijo Pedro también médico, de su nuera; de los reclamos por pasar más tiempo en casa, de las preocupaciones compartidas por permanecer constantemente en zona de riesgo.

El saludo protocolar, codo con codo, da por terminado nuestro diálogo. Una sonrisa final se esboza entonces en la curva de sus expresivos ojos azules, fugados aquella tarde de la barrera impuesta por la bata blanca y el nasobuco.

 

[1] En el año 2000 se refundó como el Partenariado de Academias de Ciencias del mundo y el Interacademy Medical Panel (IAMP)

Compartir

Nailey Vecino

 
Nailey Vecino