1
Publicado el 20 Febrero, 2021 por Nailey Vecino en Ciencia
 
 

MUJERES EN CIENCIA: el sentido de las mediciones

Por sus aportes a la ciencia, la metróloga Ysabel Reyes Ponce ostenta la Orden Carlos Juan Finlay que otorga el Consejo de Estado
MUJERES EN CIENCIA: El sentido de las mediciones.

Ysabel Reyes Ponce durante su graduación como oficial de la Defensa Química. (Foto: Cortesía de la entrevistada).

Por NAILEY VECINO PÉREZ

“Mi nombre es Ysabel Reyes Ponce, una Ysabel diferente porque se escribe con Y”. Con esta aclaración inició nuestra entrevista. Tras precisar lo atípico de su nombre pasamos a intercambiar otros detalles de su fructífera vida y lo inexplorada que puede resultar la rama de la ciencia en la que se desempeña: la Metrología.

“Viví el capitalismo. Nací en el año 1944. Fui testigo de esa época en la que el simple hecho de ser mujer, y negra, implicaba esforzarse el triple para superarnos profesionalmente”, relata la doctora al tiempo que recuerda su incorporación al sector científico, no por tradición familiar. Sus padres apenas tenían formación docente, pero le inculcaron el tesón por superarse, el carácter y la sencillez que le han acompañado en sus 76 años de existencia.

Tras el triunfo revolucionario de 1959, cuando la raza y el género no significaron impedimento para ingresar a un aula universitaria, Ysabel se incorporó a la carrera de Química, hasta el año 1967, cuando se celebró su graduación en medio de un trabajo voluntario en cítricos en la Isla de la Juventud. Sonríe con cada anécdota y afirma sin vacilar que si volviera a nacer repetiría todo lo que hizo en su etapa estudiantil.

“Antes del triunfo ya colaboraba en la venta de boletas para el proceso revolucionario, por lo que desde el primer año de la carrera me enrolé en todas las actividades de la Federación Estudiantil Universitaria. Alfabeticé en la ciudad, y compartí mis tareas como profesora de Química Orgánica e Inorgánica en la Escuela Nacional de Suelos, Fertilizantes y Alimentación para el Ganado, fundada por Fidel. Al mismo tiempo llevaba una formación militar pues me preparé a la par como oficial de la Defensa Química”.

MUJERES EN CIENCIA: El sentido de las mediciones.

Foto: NAILEY VECINO PÉREZ.

Inició sus primeras tareas profesionales en el Instituto de Ciencia Animal (ICA). De ese centro fue fundadora, y miembro por alrededor de 10 años en la división de bioquímica bajo la dirección de la doctora Nilda Figueroa.

En el instituto se enfocó junto a su equipo de trabajo en el estudio de las características de los pastos y forrajes, su concepción bromatológica y comportamiento en función de la época del año. Algunos de los resultados que arrojaron aquellas investigaciones se consideran aportes al conocimiento científico en la rama y se continúan referenciando en la actualidad.

Química con las mediciones

“Trabajaba en el kilómetro 47 y medio de la Carretera Central. Esa lejanía se hizo casi insostenible cuando llegaron los hijos. Aunque tenía un gran apoyo de mi esposo me sentí a veces sin el tiempo necesario para atenderlos. Fue entonces que decidí acercarme y pasé a trabajar en el Centro de Investigaciones Metrológicas, hoy Instituto Nacional de Investigaciones en Metrología (Inimet). Allí aprendí el verdadero sentido de las mediciones y la efectividad de trabajar la ciencia en equipo”.

Ysabel Reyes fue durante décadas subdirectora del Inimet. Allí logró establecer nuevas nomenclaturas para la confiabilidad de mediciones en el ámbito de salud pública. Además, dirigió proyectos destinados a medir la calidad de equipos médicos o industriales que se preveían producir en Cuba.

“Nuestro país tuvo una década de oro en la construcción de equipos de medición, algunos médicos, otros de carácter industrial, y nuestro laboratorio era el encargado de establecer todo el mecanismo para evaluar y aprobar la seguridad de esos equipos. Todo se hacía de acuerdo con los parámetros que establece la Organización Internacional de Metrología por la que se rige la Oficina de Normalización”.

El salto de la Química a la Metrología, así contado en este texto, podría parecer tan fácil como un chasquido de dedos. Sin embargo, tras el éxito de Ysabel no solo está aquella “química” que existió entre ella y la rama metrológica, sino que también se esconde una vasta formación profesional en la otrora URSS, Alemania, Hungría y México.

Cual si impartiera una clase magistral, la doctora me explica las particularidades de la ciencia de las mediciones y sus aplicaciones, que están más presentes de lo que uno imagina en toda nuestra vida. Desde que nacemos, nos pesan y miden, en el mercado es normal comprobar el valor de un producto o en casa verificar el consumo de electricidad.

Sin embargo –acota– muchas veces no se le da la importancia que esa materia tiene. “El papel del metrólogo es esencial dentro de cualquier entidad, si esta quiere tener claro la calidad de sus resultados. Es una ciencia cara.

“No tenemos todo lo que se necesita para llevarla a cabo con mayor eficiencia. Aun así, debemos estar preparados y augurar un mayor avance y reconocimiento para ella, porque no se concibe el desarrollo de un país sin su metrología; o lo que es lo mismo, sin la certificación de la calidad de su industria”.

Metrología para la vida

MUJERES EN CIENCIA: El sentido de las mediciones.

Fundamentos de Metrología en Cuba, de la cual fue coordinadora, es una de sus obras más apreciadas. (Foto: Cortesía de la entrevistada).

En junio de 2017, Fernando Arruza, director de Metrología de la Oficina Nacional de Normalización, afirmaba que el Centro Nacional de Metrología brindaba servicios de verificación y calibraciones a los instrumentos de medición empleados en las industrias y la economía.

Señalaba, además, que comprobar los instrumentos de pesaje para evitar el robo y el desvío de recursos en los mercados, almacenes, puertos y contadores de combustible, o verificar el correcto funcionamiento de los instrumentos que miden la presión a los pacientes o los alcoholímetros para detectar a los conductores ebrios, son acciones de gran impacto social en las cuales la Metrología juega un papel básico.

Precisamente por esa importancia, en 2009 comenzó a impartirse por el Canal Educativo el curso Metrología para la vida. La experiencia continuó en 2010. De hecho, es de las pocas ciencias que han estado presentes en televisión. Ysabel Reyes puso voz y rostro a dichos talleres audiovisuales.

Sembrar tenacidad para cosechar éxito

“En el año 2015 decidí solicitar mi jubilación en el Inimet, pero rápidamente me incorporé a otras labores en la Academia de Ciencias de Cuba (ACC), donde he establecido vínculos muy sólidos”, comenta.

En la actualidad, Ysabel Reyes se desempeña en la presidencia de la ACC, además funge como coordinadora de la Sección de Ciencia y Técnica de dicha entidad.

Por sus notables aportes a la ciencia nacional posee la Orden Carlos Juan Finlay, que otorga el Consejo de Estado de la República de Cuba. Igualmente, sobre su pecho han sido colocadas muchas otras distinciones, entre ellas la medalla conmemorativa Aniversario 150 de la ACC, y fue merecedora del Premio Nacional Anual de la Academia. Este último constituye un reconocimiento que resume muchos años de trabajo creando condiciones, en el orden humano a nivel nacional, para enseñar la metrología como profesora titular.

Ysabel fue también la coordinadora del volumen Fundamentos de Metrología en Cuba, un texto que en su opinión es uno de los más completos de la región de América Latina, en cuanto a prestaciones, integración de temas y consolidación de conceptos sobre metrología.

Por si fuera poco, ha estado a cargo de la elaboración de documentos técnicos normativos, cuenta con más de 70 artículos en publicaciones de gran impacto como la Revista Cubana de Ciencia Agrícola y el Boletín de la Organización Internacional de Metrología Legal. Es la única cubana que ha divulgado desde la década de los años 90 hasta la fecha, la evolución de la metrología nacional en ese boletín.

No ha faltado en su trayectoria la participación en eventos internacionales. Sus conocimientos en la esfera han llegado hasta pupilos de Bolivia, Venezuela, India y otros países.

En julio pasado fue invitada como conferencista al “Primer Congreso Internacional de Metrología 2020. Encuentro por la unidad de la ciencia metrológica”, evento que se realizó de manera online a causa de la pandemia de la covid-19.

Una Ysabel diferente

MUJERES EN CIENCIA: El sentido de las mediciones.

Ysabel se dice una mujer familiar y feliz. (Foto: Cortesía de la entrevistada).

Ysabel dice ser diferente porque su nombre se escribe con Y, quizás sin fijarse que su historia de vida -como la de cada científica cubana- lleva en sí misma un enorme sello de talento, esfuerzo y resultados concretos, que la dotan de una esencia singular.

Como varias de sus colegas es también madre, esposa y abuela. Sin embargo, para su esposo Jesús, para uno de los hijos que irrumpió en la conversación aquella tarde, y para la nieta mayor que me ofreció una taza de café, Ysabel es una madre, esposa y abuela especial.

“Soy muy optimista, pienso en que todo es posible. Esa ha sido mi fórmula para cosechar éxito, formar una familia, salir adelante en la vida y ser feliz, sobre todo eso. He intentado ser lo más feliz metrológicamente posible”.


Nailey Vecino

 
Nailey Vecino