0
Publicado el 11 Marzo, 2021 por Sputnik en Ciencia
 
 

A diez años del desastre nuclear en Fukushima: ¿por qué no pudo evitarse?

Los ingenieros japoneses "subestimaron la escala del tsunami y el rompeolas no fue lo suficientemente alto como para proteger la planta".
fukushima

Accidente en la central nuclear de Fukushima el 11 de marzo de 2011. Foto: bbc.com

Japón está conmemorando el décimo aniversario de uno de los eventos más trágicos de su historia: el 11 de marzo de 2011, un fuerte tsunami afectó la costa este del país e inundó la central nuclear de Fukushima Dai-ichi. Pero ¿por qué las autoridades de un país tan propenso a los desastres naturales como Japón no lograron prevenir el incidente?

Como resultado del tsunami, tres reactores nucleares de la planta de Fukushima Dai-ichi se derritieron, lo que lo convirtió en el peor accidente de este tipo desde el desastre de Chernóbil, ocurrido en 1986. Sputnik conversó con el portavoz de la Asociación Nuclear Mundial (ANM o WNA, por sus siglas en inglés) Jonathan Cobb para esclarecer las causas de la tragedia.

El experto explicó que la industria nuclear japonesa sí estaba al tanto de los riesgos y que los reactores de Fukushima habían sido diseñados de tal manera que pudieran resistir los terremotos de la región. No obstante, los ingenieros japoneses “subestimaron la escala del tsunami y el rompeolas no fue lo suficientemente alto como para proteger la planta”.

“Este no solo fue solo el fracaso de la planta nuclear Fukushima Dai-ichi, sino también de varias instalaciones ubicadas en la costa noreste de Japón donde las defensas contra inundaciones y los planes de emergencia resultaron ineficaces contra el tsunami”, agregó.

Cobb recordó que el tsunami destruyó tres generadores diésel de la planta, sin los cuales los operadores no podían activar los sistemas de enfriamiento y “esto fue lo que causó un daño considerable a los reactores”. “A modo de comparación, la planta de Onagawa, al noreste de Sendai, fue afectada por un tsunami incluso más grande, pero solo sufrió daños leves, puesto que había sido construida con una defensa marítima más alta”, señaló.

estado de emergencia nuclear

El tsunami afectó las prefecturas de Iwate, Miyagi, Ibaraki y Fukushima. El entonces primer ministro del país, Naoto Kan, declaró el “estado de emergencia nuclear” unas 4,5 horas después de la catástrofe. Tres horas más tarde, las autoridades locales comenzaron la evacuación masiva de los vecinos en un radio de 3 kilómetros de la planta Fukushima Dai-ichi.

Otra planta nuclear de la prefectura japonesa, Fukushima Daini, sobrevivió al tsunami, ya que allí la altura de la ola solo alcanzó los 9 metros, en comparación con los 14 metros en Dai-ichi. Asimismo, los operadores fueron capaces de parar el funcionamiento de la instalación de manera segura.

A principios de marzo, la compañía operadora de Fukushima Dai-ichi, Tepco, afirmó que finalmente había retirado las barras de combustible de uranio gastado del tercer reactor de la planta. El procedimiento duró casi dos años y se sumó a la eliminación de más de 1.300 barras de combustible del cuarto reactor, finalizada en 2014.
La Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial de Japón anunció que un total de 770 petabecquerels (PBq) de radiación —o un 15% de la radiación liberada en Chernóbil— se liberó de los reactores.

Cobb explicó que los isótopos radiactivos pueden ser detectados a niveles extremadamente bajos, “mucho más bajos de los que puedan tener impacto en la salud humana”, y esta fue la razón por la que los investigadores lograron “trazar de manera minuciosa cantidades de radiactividad a grandes distancias”. Agregó que el área más afectada fue la región ubicada a una distancia de hasta 30 kilómetros al noroeste de la planta, “a donde los vientos predominantes soplaron el material radiactivo”.

No obstante, a diferencia de Chernóbil, donde cientos de empleados y bomberos fueron expuestos a altos niveles de radiación, en Fukushima no hubo casos del denominado síndrome de irradiación aguda y tampoco hubo víctimas mortales por la exposición a la radiación. Además, de las 160.000 personas que fueron evacuadas de Fukushima solo a 40.000 no se les permitió volver a sus casas.


Sputnik

 
Sputnik