0
Publicado el 23 Junio, 2021 por Redacción Digital en Ciencia
 
 

¿Qué tan eficaces son las vacunas contra la COVID-19?

Compartir
vacunas cubanas

La eficacia de Abdala la ubica entre las vacunas con mejores resultados del mundo. Foto: granma.cu

Según la Organización Mundial de la Salud, las vacunas enseñan a nuestro sistema inmunitario a crear proteínas, conocidas como «anticuerpos», que combaten la enfermedad igual que cuando estamos expuestos a un padecimiento. Las personas vacunadas están protegidas contra la enfermedad y no pueden contagiar el agente patógeno a otros, lo que interrumpe todas las cadenas de transmisión. De este modo, la inmunidad colectiva contra la COVID-19 debe lograrse protegiendo a las personas a través de la vacunación.

Entonces, ¿qué tan eficaces son las vacunas contra la COVID-19?

La OMS establece que un candidato vacunal debe demostrar al menos un 50% de efectividad para ser aprobado como vacuna. Desde finales de diciembre el mundo afronta la campaña de vacunación más grande de la historia. Un resumen del sitio de estadísticas, Statista, señala que en la Unión Europea se están administrando, de momento, cuatro vacunas. El primer antídoto aprobado por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) el pasado 21 de diciembre fue el de Pfizer y BioNTech, que es un 95% efectivo en la prevención de la COVID-19.

La otra propuesta del país norteamericano, Moderna, alcanzó el 94,1 por ciento, según un artículo de The New York Times; mientras la vacuna de Oxford-AstraZeneca, presentó 76 por ciento de eficacia.

Recientemente, Abdala, la candidata a vacuna contra la Covid-19, ha mostrado un 92,28% de eficacia durante la tercera y última fase de ensayos. La eficacia de Abdala la ubica entre las vacunas con mejores resultados del mundo.

Por su parte, la vacuna rusa Sputnik V, desarrollada por el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya de Moscú, muestra una eficacia del 91,6. También están las propuestas chinas como Sinopharm, con una eficacia de 79 por ciento, y la vacuna de la farmacéutica estadounidense Johnson & Johnson, que solo requiere de una dosis, demostró una eficacia del 72 por ciento en un ensayo clínico en ese país norteamericano.

Mientras, Soberana 02, que constaría también de tres dosis, muestra un 62% de eficacia en dos dosis. Con estos resultados, se superan los requisitos establecidos por la OMS para que un candidato a la vacuna contra el coronavirus se convierta en una vacuna eficaz.

La etapa de investigación clínica fase III con Abdala comenzó el 22 de marzo en las provincias de Santiago de Cuba, Guantánamo y Granma, con 48 mil 290 voluntarios.

Una vez concluido dicho proceso, empezó el seguimiento a esas personas para evaluar la aparición de casos positivos con infección sintomática y así comparar las proporciones entre grupos vacunados y placebo a fin de evaluar la eficacia, puntualizó recientemente la doctora Verena Muzio, directora de Investigaciones Clínicas del CIGB.

Para ello, se recogió información de los que salen positivos, y cuando se acumula un número de casos de aproximadamente 50, tiene lugar la primera comprobación de eficacia, indicó la especialista.

Añadió que, cuando se detectan 100 casos de voluntarios confirmados con la infección se hace un segundo corte; mientras el tercero y final se realiza con 150, y es cuando se puede determinar la eficacia vacunal, ya como resultado final del estudio.

Abdala forma parte también de estudios de intervención en personas de mayor riesgo, entre ellas, personal de salud y del grupo empresarial BioCubaFarma, en varias provincias del país.

Asimismo, con este inmunizante se realiza la intervención en territorios y grupos vulnerables en la capital cubana y varias provincias del país, proceso en el cual han sido administradas un total de cuatro millones 885 mil 270 dosis de ambos candidatos.

Por su parte, y al igual que Abdala, la fase III del ensayo clínico de Soberana 02 dividió sus 44 mil 10 voluntarios en tres grupos para el estudio: dos experimentales y otro control con placebo.

Uno recibió dos dosis de la formulación en un intervalo de cero, 28 y 56 días, mientras al segundo se les administró igual esquema más una tercera de refuerzo con Soberana Plus.

La directora de investigaciones del IFV, Dagmar García, en una reciente intervención explicó que la eficacia de un candidato pasa por demostrar qué efecto tiene en la enfermedad sintomática, la severa, la infección y la trasmisión.

El 60 por ciento de eficacia en una vacuna que llegue al 90 por ciento de la población logra un impacto en salud; contrario a aquella con el 90 por ciento que solo se aplique en un 10 por ciento de la población, puntualizó.

En el caso de las evaluaciones clínicas en la población pediátrica, ya comenzó el estudio con Soberana 02 y en los próximos días también podríamos tener la aprobación para iniciar el estudio con el candidato vacunal Abdala.
Por otra parte, Soberana Plus está siendo evaluada en convalecientes con el objetivo de incrementar los títulos de anticuerpos de estas personas y protegerlas de reinfecciones, sobre todo de las nuevas variantes del virus SARS-CoV-2.

En cuanto al candidato vacunal Soberana 01 se pretende continuar su evaluación clínica próximamente.

Las 5 vacunas cubanas, que están en desarrollo, tendrán su utilidad en distintos segmentos de la población según el contexto epidemiológico.

(Con información de PL y BioCubaFarma)

Compartir

Redacción Digital

 
Redacción Digital