0
Publicado el 9 Julio, 2021 por Nailey Vecino en Ciencia
 
 

Descifrar datos en busca de soluciones

Compartir
Biomundi

Biomundi es la Dirección de Inteligencia Corporativa del Idict. (Foto: YASSET LLERENA)

Por NAILEY VECINO PÉREZ

“Siempre que se necesita alguna información sobre un mercado en particular para comercializar las vacunas u otros productos biotecnológicos solicitan a Biomundi realizar un estudio de mercado, y, cuando se requiere adquirir un equipo desde el exterior, se le pide un perfil de tecnología a nuestra entidad para verificar que no sean obsoletos o tengan piezas estadounidenses que dificulten luego la compra de sus repuestos”, cuenta a BOHEMIA Mercedes Sánchez Sánchez, especialista superior en investigación, análisis y servicios de información de dicha Consultoría.

Fue ella quien, en representación de esa entidad, participó en el Comité Nacional de Expertos en Vacunas que regía el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma). Recuerda que durante alrededor de seis años consecutivos estuvo Biomundi implicada en analizar la viabilidad de los proyectos de vacunas.

Desde que fuera fundada por Fidel en 1992 con el objetivo de brindar servicios de información, consultoría, vigilancia e inteligencia empresarial, la Consultoría Biomundi ha persistido en el empeño de mantenerse como una entidad pionera de ciencia, tecnología e innovación en Cuba.

Durante casi 30 años ha ofrecido productos y servicios a entidades cubanas y extranjeras en sectores como agroalimentario, telecomunicaciones, energías renovables, turismo e industria manufacturera; si bien su tarea fundacional fue atender a los nacientes centros del Polo Científico del Oeste de La Habana.

La integración de las entidades del Polo y el Grupo Empresarial Quimefa dio origen al grupo empresarial BioCubaFarma, primer cliente de Biomundi en la solicitud de los servicios de vigilancia e inteligencia.

Incentivar estas prestaciones es uno de los objetivos del Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social de Cuba hasta el año 2030. A partir del interés que tiene hoy la dirección del país de aplicar la innovación, la ciencia y la tecnología en las posibles soluciones relacionadas con la economía, el medio ambiente y lo social, estos sistemas son clave para llevar a cabo estrategias más acertadas y precisas.

De acuerdo con Mercedes, “la vigilancia y la inteligencia empresarial son procesos organizacionales éticos y sistemáticos de captura, procesamiento, análisis y difusión de información en las organizaciones para tomar decisiones con menor riesgo y anticiparse a los cambios. Se basan en una norma de estructura de alto nivel compatible con la norma ISO 9001 de 2015, que integra todos los sistemas de gestión”.

Cuba cuenta con su propia norma para ello, la NC 1308 del 2019, adoptada de la española UNE 166006 de 2018, en el marco del Convenio entre ambos países y la Asociación Española de Normalización (Aenor), que autoriza su uso en Cuba.

¿Cómo evoluciona el entorno tecnológico? ¿Cuáles son las principales innovaciones en el sector? ¿Dónde y cómo invertir y emprender de manera segura? ¿Cómo comprar o transferir tecnología? A estas y otras interrogantes responden los estudios de vigilancia e inteligencia diseñados a través de Biomundi en Inversiones Gamma, la Consultoría Organizacional Canec, la Empresa de Producciones Metálicas Epromap, el Centro de Protección e Higiene de las Radiaciones y en BioCubaFarma, en proyecto conjunto con la Empresa de Tecnologías de la Información (ETI).

Como Dirección de Inteligencia Corporativa del Instituto de Información Científica y Tecnológica (Idict), Biomundi trabaja cuatro líneas fundamentales de servicios: inteligencia empresarial, consultoría, información y eventos.

Biomundi

Entre los servicios más demandados a Biomundi están los perfiles y estudios estratégicos, así como los de tendencia y de mercado. (Foto: YASSET LLERENA)

Sonallys Sánchez Reyes, jefa del Departamento de Servicios de Inteligencia Empresarial, destaca que este es uno de los productos más demandados para la realización de perfiles y estudios estratégicos, así como análisis de tendencias y de mercado.

“Los estudios de perfiles son investigaciones analítico-descriptivas, ya sea de personalidades, países, compañías y empresas, y de sectores y productos. También se pueden realizar perfiles estratégicos sobre conocimiento del entorno, como el que hicimos para las primeras misiones internacionalistas de la Brigada Henry Reeve con el objetivo fundamental de brindar al personal médico datos actualizados sobre los países a los que viajarían”, destaca.

Los servicios de inteligencia incluyen además diagnosis de tendencias tecnológicas o comerciales que, si bien han tomado auge en los últimos años, no son de los más demandados por clientes nacionales; pero si los análisis de mercado, producto líder de la Dirección que ya cuenta con más de 250 investigaciones de este tipo, realizadas desde su fundación hasta la fecha, según informa Rosana Maynegra Díaz, directora del Grupo Mercadotecnia.

De acuerdo con la especialista, “los estudios de mercado permiten analizar y evaluar el macroentorno (que incluye el ámbito económico, social, regulador y el ámbito político que puede influir dentro de la comercialización de un producto o servicio en el exterior o dentro del territorio nacional), y el microentorno (donde se evalúa la competencia)”. Todo ello se traduce en estudiar las oportunidades y amenazas que pueda tener un producto en el mercado.

En Cuba, las investigaciones de mercado contribuyen a lograr el encadenamiento productivo, que pasa por las entidades donde se crea el producto hasta donde se almacena, se distribuye y se comercializa.

“Recientemente terminamos uno que forma parte de la viabilidad comercial de un proyecto internacional con inversión en Cuba de una tecnología para irradiar alimentos frescos de la agricultura y aumentar el tiempo de vida en anaqueles. También estamos realizando uno para una empresa cubana que elabora productos de celulosa con una calidad que permitirá sustituir importaciones”, adelantó Sonallys Sánchez.

Biomundi cuenta además con experiencia en estudios de mercado en países como Brasil, así como en la capacitación de vigilancia e inteligencia para la Secretaría de Gobierno del Estado mexicano Chihuahua y el Grupo Mapache de Costa Rica, interesado este último en ingresar a la industria turística cubana.

Camino a la innovación

En los últimos años se ha incentivado el llamado a la innovación, pero ¿qué se requiere realmente para llevarla a cabo? Maynegra coincide en que hay un componente transversal para innovar que antecede incluso la disposición de capacidades tecnológicas: hacer buen uso de la información científica. La especialista destaca la necesidad de aumentar la cultura de innovación en los directivos, trabajadores y miembros de las juntas de gobierno de las empresas cubanas. En este sentido, Biomundi ha trabajado desde 2017 en un Compendio Informativo que explica las particularidades de innovar, sobre todo en Cuba.

Otros servicios de consultoría, en cinco sistemas de gestión y compendios de agricultura de precisión y gestión de la ganadería, se han venido trabajando en los últimos dos años para contribuir a elevar el nivel y la calidad de los servicios prestados en ambos sectores. En aras de contribuir con la formación de una cultura de la información y la inteligencia empresarial en el entorno organizacional, desde Biomundi se promueve además la realización de eventos como InfoPolos e IntEmpress.

La materia prima para realizar estos servicios es la vía oficial y transparente con la que muchas veces no se cuenta o a la que las propias empresas cubanas entorpecen el acceso.

“La poca disponibilidad de información dificulta la labor de la consultoría porque las empresas muchas veces no la quieren dar o no la tienen bien organizada. Confiamos en que a medida que avance la informatización del país, para nosotros será más viable”, asegura Maynegra. Al mismo tiempo, resalta las barreras entre entidades como la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT) y la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI), clave en estos estudios para obtener estadísticas de los productos, los grupos, los mercados o de los mismos negocios.

“El presidente Miguel Díaz-Canel ha hablado sobre eliminar la burocracia, pero aún existe. Nuestro objetivo es ayudar a la organización cubana, pero si no tenemos información oficial, ética, pública, verídica, y si entre nosotros mismos nos bloqueamos evidentemente no podremos ofrecer el servicio que necesitan nuestras empresas”, agrega la directiva.

No obstante, el acceso a los datos pasa también por el aspecto financiero. “Es vital la consulta de fuentes en revistas de alto impacto, ingresadas en bases de datos científicas estadounidenses o de otros países, pero con elevados costos, y no contamos con el financiamiento para pagarlas”, asevera Sunally Sánchez.

En tanto, Mercedes, la especialista superior en investigación, análisis y servicios de información, resalta el problema del acceso a las instituciones distribuidas en todo el país, a las que puede llegar a ser difícil acceder para aplicar encuestas, entrevistas y otros métodos de investigación ante la limitación de transporte y combustible.

El bloqueo también afecta

Una vez eludamos las limitantes internas, ¿qué hacemos entonces para sortear las que impone el bloqueo estadounidense? Tanto Biomundi como cualquier institución que trabaje con información científica necesita insumos tecnológicos avanzados que, en su mayoría, se adquieren en divisas, además de software eficaces para procesarla, de los cuales son propietarias las grandes casas consultoras, en su mayoría radicadas en Estados Unidos.

Director de Biomundi, Manuel Piloto Farrucha

“El bloqueo afecta las transacciones financieras en la consultoría, pero también debemos combatir las limitaciones internas”, afirma el director de Biomundi, Manuel Piloto Farrucha. (Foto: YASSET LLERENA)

Como es habitual, en Cuba se buscan alternativas y se trabaja en desarrollar plataformas nacionales para el desarrollo de la vigilancia en alianzas con la Empresa de Tecnologías de la Información para la Defensa, Xetid. Así lo informó a BOHEMIA el director de la Consultoría, Manuel Piloto Farrucha.

“El bloqueo nos afecta en las propias transferencias financieras. En el caso de Biomundi, por ejemplo, tenemos incautados unos 2 800 dólares por un servicio prestado en México, donde el pago se realizó mediante una entidad bancaria adquirida por una filial estadounidense. Es una cifra insignificante a nivel nacional, pero si sumamos las cuentas que pudieran estar congeladas de la misma manera y con montos superiores, a cuánto llegaríamos”, comenta.

Piloto Farrucha insiste en que, ante los obstáculos, “la aplicación de herramientas de vigilancia e inteligencia debe tomarse no como mero acto formal, sino que debe funcionar con conocimiento de causa para hacer a las organizaciones y entidades cada vez más productivas”.

Con vistas a los 30
encuentro de trabajo

Encuentro de trabajo entre directivos y especialistas del Idict con homólogos del Ministerio de Ciencia y Tecnología de China. (Foto: Cortesía Idict)

Por sus características, Biomundi debe tributar a proyectos de investigación, desarrollo e innovación. Si bien se trata de una entidad presupuestada, también se enfoca en generar ingresos para lograr determinado nivel de autofinanciamiento. De ahí que una de las perspectivas de trabajo en 2021 sea potenciar el desarrollo de proyectos que tributen a las exportaciones, tanto en el terreno nacional como fuera de fronteras.

Para ello –informa su director– laboran con cuatro entidades de la Zona Especial de Desarrollo Mariel, a fin de implementar estructuras de observación en cuatro de las empresas que allí radican, y evaluar las potencialidades de exportación de sus servicios a México.

De conjunto con la Facultad de Economía de la Universidad de La Habana y el Centro de Técnicas de Dirección (Ceted) se trabaja también en un proyecto de desarrollo del Parque Científico Agroalimentario BioYaguajay, en Sancti Spíritus, así como en un proyecto sobre fuentes de energías renovables marítimas en un área de desarrollo en la bahía de Moa.

Tal y como lo hizo en los años 90 dentro de las instituciones del Polo Científico, Biomundi forma parte hoy del Grupo Coordinador Nacional de Sistemas de Trabajo para incrustar la ciencia, la tecnología y la innovación en la seguridad alimentaria y nutricional de Cuba. Y es que, por el tipo de trabajo que realiza, la Consultoría puede estar en cuantas comisiones de trabajo puedan existir porque el grupo de vigilancia e inteligencia es transversal a todo. En lo adelante incluirán también a su cartera de clientes a las mini, macro y medianas empresas.

Hacer entender que esta especialización se ha convertido en una práctica institucional vital para competir acertadamente en un entorno cada vez más digital, globalizado y dinámico es la esencia de un colectivo que en 2022 cumplirá 30 años en la vanguardia de los servicios de vigilancia e inteligencia empresarial en Cuba.

Compartir

Nailey Vecino

 
Nailey Vecino