0
Publicado el 2 Julio, 2021 por Redacción Digital en Ciencia
 
 

Observaciones confirman un teorema fundamental sobre los agujeros negros

Compartir
agujeros negros

Agujeros negros. Foto: actualidad.rt.com

Un nuevo estudio, publicado en la revista Physical Review Letters, ofrece evidencia basada en ondas gravitacionales para mostrar que el área total del horizonte de eventos de un agujero negro no puede disminuir, lo cual supone la primera confirmación observacional de una de las predicciones de Stephen Hawking sobre los agujeros negros.

El teorema creado en 1971 por el astrofísico británico contempla que el área del horizonte de sucesos de un agujero negro, el límite más allá del cual no puede escapar nada, solo puede aumentar y nunca disminuir. Fue confirmado matemáticamente en 2015 tras un análisis de la primera detección de una señal de ondas gravitacionales (a la que llamaron GW150914) por el Observatorio de Ondas Gravitacionales del Interferómetro láser (LIGO).

La señal provino de dos agujeros negros que generaron un nuevo agujero negro junto con una enorme cantidad de energía que ondeaba a través del espacio-tiempo como ondas gravitacionales. Y ahora, 50 años después, físicos del MIT en colaboración con otros científicos han confirmado el teorema del área de Hawking por primera vez de manera observacional, es decir a través de observaciones de ondas gravitacionales.

En su estudio, los investigadores analizaron más de cerca la señal detectada antes y después de la colisión de los dos agujeros negros y revelaron que el área total del horizonte de eventos no disminuyó después de la fusión.

“Los datos muestran con abrumadora confianza que el área del horizonte aumentó después de la fusión y que la ley del área se cumple con una probabilidad muy alta. Fue un alivio que nuestro resultado esté de acuerdo con el paradigma que esperamos y confirma nuestra comprensión de estas complicadas fusiones de agujeros negros”, dijo el autor principal del estudio, Maximiliano Isi, del Instituto Kavli de Astrofísica e Investigación Espacial del MIT.

Compartir

Redacción Digital

 
Redacción Digital