0
Publicado el 13 Octubre, 2017 por Rosa M. Cubela en Cocina
 
 

Bizcocho base para un sinfín de tartas

Bizcocho base para panetelas.

Bizcocho base para tartas.

A cargo de ROSA M. CUBELA

El truco para que no se te olvide y puedas crear el bizcocho del tamaño que desees es recordar siempre que, por cada ½ taza de harina de trigo y ½ taza de azúcar (la misma cantidad de harina y azúcar) debes colocar 3 huevos, es decir, que si agregas 1 taza de harina y una 1 taza de azúcar necesitarás 6 huevos y así sucesivamente.

A la harina de trigo debes agregarle el bicarbonato y una pizca de sal, no olvides que para 1 taza de harina la medida estándar bicarbonato es de ¼ de cucharadita.

Ingredientes

6 huevos

1 taza de harina de trigo

1 taza de azúcar

¼ cucharadita de bicarbonato

3 goticas de limón o vinagre

1 pizca de sal

Preparación

Separe las yemas de las claras. Bata las claras con la mitad del azúcar hasta llevar a punto de nieve. Reserva.

Bata las yemas con la mitad de azúcar restante, hasta obtener una crema que pasa del amarillo intenso de las yemas a un color amarillo pálido, todo debe quedar bien homogéneo.

Unimos de forma envolvente con la ayuda de la espátula, las claras a punto de nieve con la crema de las yemas, esto debe ser muy lentamente con paciencia para que las claras no se desmonten y así asegurar que haya bastante aire y nuestro bizcocho quede bien esponjoso.

Agregue poco a poco la harina con el bicarbonato a la mezcla anterior también de forma envolvente y con mucho cuidado; Póngale las goticas de limón y siga envolviendo hasta que quede homogénea. Añada la masa en un molde previamente enmantequillado y enharinado.

Precaliente el horno unos 10 minutos a 180ºC, introduzca la masa y hornea alrededor de 30 minutos. Para verificar que el bizcocho esté bien hecho se introduce un palillo el cual debe salir seco, y mirar el dulce doradito sin que se oscurezca.

Una vez horneado, deje enfriar, para posteriormente crear la tarta de su preferencia, cortarla para rellenarla, decorarla, etc. Tiene todo un mundo para crear.

Lo ideal para que al final de la decoración el bizcocho no quede seco, es mojarlo ya sea en almíbar, una mezcla de almíbar licor, o una preparación de café soluble, también hay un sinfín de opciones.


Rosa M. Cubela

 
Rosa M. Cubela