0
Publicado el 6 Junio, 2018 por Rosa M. Cubela en Cocina
 
 

Mantequilla de maní

Esta es una receta muy fácil de elaborar. Pero es bueno conocer que entre los beneficios de consumirla está el de contener cerca de un ocho por ciento de fibra que, en el proceso de controlar el azúcar en la sangre y los niveles de colesterol, es de gran ayuda
Mantequilla de maní.

Mantequilla de maní. (Foto: nutralicioso.com).

A cargo de ROSA M. CUBELA

Ingredientes: (Para un frasco de mantequilla)

250 gr de maní pelado crudo sin sal. Pueden ser crudos, yo, personalmente, prefiero tostarlos.

1 cucharadita de aceite

1 cucharadita de azúcar (opcional)

Media cucharadita de sal (opcional)

Preparación:

En el caso de que hayas comprado maníes ya tostados, ve directamente al segundo paso.

Pon los maníes en un sartén a fuego medio durante unos cinco minutos hasta que estén tostados. Revuelve continuamente para que no se quemen (si se queman quedan amargos).

Pon el maní tostado en la licuadora. Agrega una cucharadita de aceite preferiblemente de oliva o girasol. Opcionalmente puedes agregar una cucharadita de azúcar o miel, y una pizca de sal. Esto es a gusto, pero si solo usan maní la mantequilla va a quedar bárbara también.

Comienza a licuar, empieza despacio. Cada tanto se debe detener la licuadora, separar la mezcla con una espátula, y luego seguir licuando. Debes repetir estos pasos hasta que la mezcla quede totalmente cremosa (vas a tardar aproximadamente cinco minutos). Esta consistencia se la va a dar el propio aceite del maní, que además es supersano.

Por último, guárdala en un frasco, de preferencia esterilizado para que dure más.


Rosa M. Cubela

 
Rosa M. Cubela