0
Publicado el 18 Junio, 2015 por Rosa M. Cubela en Consejos
 
 

Hipertensión

Compartir
Muchos casos de muerte se producen a causa de la alteración de la tensión arterial

Muchos casos de muerte se producen a causa de la alteración de la tensión arterial

A cargo de ROSA M. CUBELA

La mayoría de los hipertensos no saben que padecen la enfermedad. En una persona con presión arterial alta, el corazón debe trabajar más para bombear la sangre y sufre agotamiento. Si este problema no se trata, se producen daños irreversibles en el corazón, en el cerebro (se acelera la arteriosclerosis) y en los riñones (uno de cada dos hipertensos termina con algún grado de insuficiencia renal). Cuanto más altos son los valores, más corto es el promedio de vida de las personas.

El 90 por ciento de los hipertensos no tienen una causa orgánica, mientras que el factor hereditario puede ser un factor fundamental para desarrollarla. Existen además una serie de elementos que pueden modificarse y que también colaboran para padecer la enfermedad. Entre ellos figuran el sobrepeso, el estrés, la obesidad, el sedentarismo, el consumo excesivo de alcohol y la edad.

¿Qué papel juega la sal?

Las sociedades primitivas –según expresan los investigadores del tema- habitualmente no agregaban sal a sus comidas, por tanto tenían niveles de presión arterial muy bajos, no desarrollaban hipertensión.

Las sociedades modernas ingieren progresivamente más sal en su alimentación (conservas, embutidos, comidas procesadas) y padecen la enfermedad.

Esto ha generado investigaciones médicas en las que se ha podido hallar una relación con los niveles de consumo de sal. En las grandes ciudades del mundo occidental se calcula que el consumo de sodio es entre 15 y 25 veces mayor que el de sociedades primitivas. Esto se debe a que además de la sal que se agrega a los alimentos para darles sabor, se adquieren alimentos con alta concentración de sodio por ser productos conservados o enlatados, con aditivos insípidos que no alteran su sabor original, pero también son sales de sodio.

Por eso, las modificaciones en el estilo de vida constituyen eficaz tratamiento en el hipertenso leve. Entre esas medidas hay que tener en cuenta la reducción del consumo

Alternativas a la sal

Además de una alimentación adecuada y los ejercicios es necesario mantener el control de la tensión arterial

Además de una alimentación adecuada y los ejercicios es necesario mantener el control de la tensión arterial

Una persona que se asegura una ingesta adecuada de calcio, potasio y magnesio acentúa el efecto hipotensor de la restricción de sodio y aumenta su eliminación urinaria. Estos minerales se aportan con una variedad de alimentos que incluyan cereales integrales, legumbres, frutas, hortalizas, jugos naturales y lácteos.

Evitar comer alimentos salados o disminuir la cantidad de sal que se agrega al cocinar y en la mesa no significa que los platos deben ser insípidos. No se aconseja usar más que la necesaria. Hay que tener en cuenta que hay productos que tienen algo de sodio natural, y cuando se les agrega más se les está duplicando esa cantidad, algo innecesario y para algunos perjudicial.
Se puede comer con gusto y agregar otras hierbas y aderezos en cada plato, como limón, laurel, apio, comino, romero, jengibre, mostaza en polvo, extracto de naranja, canela, anís, pimienta, albahaca, perejil, vinagre y aceite.

Para tener en cuenta:

Para bajar la presión se debe controlar el peso, reducir el consumo de sal y evitar el exceso de alcohol.

La actividad física moderada realizada habitualmente ayuda a reducir la hipertensión.

Se aconseja, para controlar la presión, llevar una vida tranquila y sin emociones intensas, además de permanecer bajo control médico.

Una buena medida preventiva es controlarse la presión arterial por lo menos cada 15 días.

Algunas pastillas anticonceptivas pueden provocar un alza en la presión. Por tanto, deben consumirse bajo prescripción médica.

Uno de los principales problemas con el que se encuentra el hipertenso es que en ocasiones no sufre síntomas, la enfermedad provoca daños en forma lenta y silenciosa. El chequeo médico periódico es lo recomendable.

El consumo de miel reduce la secreción de ácidos gástricos

El consumo de miel reduce la secreción de ácidos gástricos

PROPIEDADES TERAPÉUTICAS DE LA MIEL

Entre las bondades de la miel cabe destacar la importancia de su actividad bactericida contra organismos enteropatógenos causantes de infecciones del tracto intestinal, comunes a todas las edades.

En estudios in vitro de Helicobacter pilori (una de las causas de gastritis y úlcera péptica), se demostró que esta bacteria es inhibida por una solución de miel a 20 por ciento. En experiencias con pacientes anémicos, la administración de una dieta blanda y 30 ml de miel tres veces al día ha resultado ser un remedio efectivo en 66 por ciento de los pacientes y ha ofrecido alivio a otro 17 por ciento.

En tratamientos de gastroenteritis bacterial se encontró que la miel disminuye la duración de diarrea causada por organismos tales como Salmonella, Shigella y la Etchericia colli. Los investigadores la recomiendan como un sustituto seguro de la glucosa. Además, el alto contenido de azúcares significa que puede ser usada para promover la absorción de sodio y agua en el intestino.

El consumo de miel reduce la secreción de ácidos gástricos. Pruebas realizadas en personas y animales demostraron una tasa de restablecimiento de 80 por ciento de 600 úlceras gástricas y en los exámenes radiológicos se observó que las úlceras desaparecieron en 59 por ciento de los casos.

Un estudio reciente en animales demostró que el uso de fructuosa (azúcar abundante en la miel) previa a la ingesta de etanol brinda protección contra el daño gástrico e invierte los cambios en el PH inducidos por el etanol. En tratamientos clínicos posteriores se concluyó que la fructuosa podría ser beneficiosa para disminuir la duración de la intoxicación alcohólica.

Otra de las aplicaciones beneficiosas de este maravilloso regalo de la naturaleza es su utilización como ungüento en heridas, porque no es irritable, no es tóxico; es estéril, bactericida, nutritivo, fácilmente aplicable y más confortable que otros ungüentos.

Por su poder endulzante se están realizando estudios para utilizar la miel en dietas para diabéticos, ya que la fructosa es absorbida más lentamente por el tracto gastrointestinal que la glucosa y es incorporada más rápidamente por el hígado. Los niveles de azúcar en la sangre aumentan mínimamente después de la ingesta de fructuosa.

Compartir

Rosa M. Cubela

 
Rosa M. Cubela