1
Publicado el 29 Febrero, 2016 por Rosa M. Cubela en Consejos
 
 

Remedios para la incontinencia urinaria

Muchas veces tenemos muy cerca productos naturales o la posibilidad de hacer ejercicios que previenen o curan las fugas de la vejiga

A cargo de ROSA M. CUBELA GONZÁLEZ

El puente es uno de los ejercicios ideales para el fortalecimiento de los músculos.

La incontinencia es la inhabilidad para retener las heces o el incontrolable impulso de orinar al estar sentado, de pie, al reírse o estornudar.

Esto afecta principalmente a las mujeres y el rango de edad comienza a la sorprendente edad de los 20 años y sigue hasta el fin de la vida, con un gran incremento después de los 40 años, en las personas afectadas.

Hay muchos tipos de incontinencia. La más común es la “incontinencia urinaria de esfuerzo” y se relaciona con una presión sobre la vejiga, ya sea sentado, al reírse, estornudar o toser. Este ocurre en la mujer principalmente después de parir, como resultado de algún daño o malformación de los músculos pélvicos durante el embarazo. (Los músculos pélvicos son los que mantienen la uretra cerrada).

La otra causa puede ser una inflamación de la próstata (en los hombres), nervios afectados después de una enfermedad o derrame cerebral, cáncer, cálculos en la vejiga o esclerosis múltiple.

Según fuentes especializadas, te damos algunas recomendaciones:

Minerales

Sentadillas de pared, otro de los ejercicios.

Fibra: ayudará a prevenir la constipación y la tensión. Ambas están vinculadas a un debilitamiento de los músculos del suelo pélvico. Esto ayudará a aliviar la carga sobre tus músculos.

Agua: mientras más uses tu vejiga, más fuertes se pondrán tus músculos.

Ejercicios Físicos

Ejercicios de Kegel. Probablemente, los ejercicios para los músculos del suelo pélvico más conocidos son los Ejercicios de Kegel, que implican la flexión de los músculos del suelo pélvico, asegurando que tu vejiga y uretra trabajen como deben hacerlo. A las mujeres jóvenes les resulta más fácil que a las mayores, o las que han dado a luz.

Este ejercicio nos recuerda los juegos de la niñez: salto de tijera.

El puente: Otro ejercicio que puedes usarse y consiste en acostarse de espalda, los pies en el suelo y las rodillas dobladas apuntando hacia el techo. Levantar las caderas del suelo, de modo que los pies y hombros sostengan el peso del cuerpo, el abdomen debe estar recto desde las rodillas, por debajo de los muslos hasta el pecho.

Sentadillas de pared: Consiste en apoyarte en una pared con los pies a 45 cm de distancia de ella. Luego “siéntate” como si estuvieras en una silla. Mantén tus muslos paralelos al suelo y tus rodillas sobre los tobillos. Usa la espalda y las piernas para sostener el cuerpo.

Saltos de Tijera. Sí, claro y simple, como los niños hacen para jugar.


Rosa M. Cubela

 
Rosa M. Cubela