0
Publicado el 5 Mayo, 2016 por Rosa M. Cubela en Consejos
 
 

Retención de líquidos

El agua constituye aproximadamente tres quintas partes del peso corporal. Por ello es común su presencia en los tejidos del organismo. Sin embargo, en ocasiones se retiene más fluidos de lo normal por anomalías diversas y recibe el nombre de edema.
Paciente que padece de retención de líquido.

La retención de líquido podría ser una señal de trastornos del corazón, los riñones, la vejiga o el hígado. (Foto: exposalud.net).

A cargo de ROSA M. CUBELA

Los síntomas más comunes de la retención de líquido son aumento de peso e hinchazón, especialmente en las piernas.

Las causas son variadas y según fuentes médicas, podemos citar:

  • Los ciclos menstruales debido a niveles fluctuantes de hormonas
  • Los anticonceptivos orales
  • El embarazo
  • Una ocupación donde la persona debe mantenerse de pie durante largos períodos
  • Las alergias y ciertos medicamentos
  • El beber poca agua hace que el organismo retenga la que posee para no deshidratarse.
  • La obesidad
  • Problemas en los riñones o trastornos cardiacos

Una alimentación inadecuada donde existe falta de proteína, exceso de azúcar y carbohidratos o demasiado sodio o sal. Pero ante su aparición es imprescindible la atención médica.  No obstante, podemos ofrecerles algunos remedios caseros que no suelen ser los definitivos.

Remedios populares

Aquí te ofrecemos algunos remedios, de esos que puedes hacer en casa para mejorarte. Empieza por probar con el que más te guste y observa el resultado, pero si las situaciones son persistentes debes acudir al médico ya que esto podría ser indicativo de trastornos del corazón, los riñones, la vejiga o el hígado.

1-Tomar infusión de mazorcas de maíz. Para ello se debe cocer a fuego lento dos o tres mazorcas frescas (a las que les has quitado los granos) en un litro de agua, durante una hora. Bebe dos o tres tazas del líquido durante el día el cual es un excelente diurético.

2-Tomar una a dos tazas diarias de infusión de manzanilla.

3-Beber infusión de perejil. Para ello, se debe agregar una taza de perejil fresco picado a litro de agua hirviendo. Se tapa y se deja reposar por 40 minutos. Luego se cuela y bebe una taza con cada comida.

4-Tomar por cucharadas una mezcla, en partes iguales, de miel y granulados de polen de abejas. Mezclar con jugos de frutas.

5-Beber varias tazas al día del líquido resultante de cocinar a fuego lento un puñado de semillas machacadas de calabaza en un litro de agua durante media hora, luego bebe del líquido colado

6-Cocer una cebolla mediana cortada en varios trozos a fuego lento durante 20 minutos. Después, colar el líquido y tomar tres tazas diarias. Evitar este remedio si se tienen problemas de gastritis o úlcera gastroduodenal.

7-Dar masajes suaves con cinco gotas de aceite esencial de limón, cinco de naranja y siete de lavanda en las piernas, tobillos y brazos que son generalmente las áreas donde se acumulan los líquidos. (Remedio proveniente de la aromaterapia)

8-Elaborar, con licuadora o simplemente con batidora, un vaso del zumo de melón de agua. Consumir varias veces al día.

9-Macerar una cucharada de diente de león en medio litro de agua tibia durante cuatro horas. Después, hervir por cinco minutos y colar. Beber dos tazas al día hasta sentir mejoría.

10-Cortar una cebolla grande en rebanadas y colocarlas en las plantas de los pies sujetas mediante gasas o calcetines durante la noche. Quitarlas a la mañana siguiente.

11-Hervir, durante 30 minutos, un manojo de berro en medio litro de agua. Retirar del fuego y dejar refrescar por 10 minutos. Beber tres vasos al día.

12-Hervir medio litro de agua y cuando esté en el punto de ebullición, añadir 10 gramos de raíz de perejil y 10 gramos de manzanilla. Retirar del fuego, colar y dejar refrescar. Beber esta infusión antes de cada comida principal.

13-Hervir en agua dos cebollas, seis hojas de lechuga verdes y un puerro (no agregar sal) durante 15 minutos. Retirar del fuego y dejar enfriar. Tomar cada día una taza en ayunas.

Recomendaciones

Las personas que sufren de retención de líquidos deben seguir las siguientes recomendaciones:

Limitar el consumo de sal y sodio (sopas enlatadas, papitas fritas en paquetes, etc.), pero no suspenderlas del todo, ya que el organismo las requiere.

Consultar con el especialista el uso de medicamentos o anticonceptivos cuando estos se detecten como la causa de la retención de líquidos

Hacer ejercicio aeróbico de forma habitual como ciclismo, natación o caminata los cuales ayudan a mantener el balance de fluidos y a mejorar la tonicidad muscular.

Elevar los pies varias veces al día ayuda a las personas con tobillos hinchados.


Rosa M. Cubela

 
Rosa M. Cubela