2
Publicado el 13 Junio, 2016 por Rosa M. Cubela en Consejos
 
 

Remedios caseros para eliminar callos

Entre otras posibles causas de ese mal están caminar descalzo, usar zapatos sin calcetines y participar en actividades deportivas que ejercen presión sobre los pies
Tratamiento con piedra pómez.

Tratamiento con piedra pómez. (Foto: lavidalucida.com).

A cargo de ROSA M. CUBELA

La causa más común de la callosidad está en  el uso de zapatos sin talón, muy ajustados o pequeños durante un tiempo prolongado. Veamos qué nos dice  Mejor con salud, un interesante sitio web, especializado en estas recomendaciones caseras.

Piedra pómez

Antes que probar cualquier remedio casero lo ideal es raspar la callosidad utilizando una piedra pómez, que sirve hasta para las zonas más delicadas del pie. Esta ayuda a remover el callo, ya que facilita la eliminación de piel muerta y seca, a la vez que reduce el dolor y acelera la recuperación.

¿Qué debes hacer?

Sumerge los pies en un recipiente con agua tibia durante 10 minutos para ablandar la piel dura. Con la piedra pómez, frota suavemente de un lado a otro de la zona afectada durante unos cinco minutos. Seca tus pies y luego coloca sobre el callo un trozo de algodón empapado en aceite, cubriéndolo con una venda para que actúe toda la noche. Al día siguiente, retira el algodón, lava tus pies y aplícate algunas gotas de este aceite varias veces al día.

Vinagre blanco

El vinagre blanco es un remedio efectivo gracias a su alto contenido de ácidos, que ayudan a suavizar la piel dura. Este remedio también actúa como antibacteriano y antifúngico, reduciendo el riesgo de infección en la zona afectada.

¿Qué más puedes hacer?

Antes de ir a dormir, mezcla una parte de vinagre blanco con tres partes de agua. Frota este remedio directamente sobre el callo. Cubre el área con una venda y déjalo actuar toda la noche. A la mañana siguiente se debe exfoliar la piel utilizando una piedra pómez o una lima gruesa. Finalmente se lava bien la zona afectada y se utiliza un aceite hidratante para mantener la piel humectada.

Bicarbonato de sodio

Este producto también es un gran aliado. El bicarbonato actúa como un exfoliante natural, capaz de remover la piel muerta y gruesa del callo facilitando su eliminación. También tiene propiedades antifúngicas y antibacterianas que protegen la piel ante las infecciones.

¿Qué hacer?

Agrega dos o tres cucharadas de bicarbonato de sodio en un recipiente con agua y sumerge los pies en la mezcla durante 15 minutos. Frota la zona afectada con una piedra pómez para facilitar la eliminación de piel muerta.

Limón

El ácido cítrico del limón ayuda a suavizar la piel endurecida favoreciendo su eliminación.

¿Qué hacer con él?

Puedes echar jugo de limón directamente en el callo y dejarlo secar al aire. Se debe repetir dos o tres veces por día.

Otra opción es preparar una pasta espesa con jugo de limón y un poco de levadura de cerveza. Se aplica la pasta sobre el callo, se cubre con un vendaje y se deja actuar toda la noche.

Ajo

El ajo tiene propiedades antioxidantes, antibióticas, antibacterianas y antifúngicas que favorecen la eliminación del callo, a su vez previene diferentes infecciones en la piel.

¿Cómo actuar?

Triturar un diente de ajo y colocarlo directamente sobre el callo, cubriéndolo con un vendaje para dejarlo actuar toda la noche. A la mañana siguiente se retira el vendaje y se lavan los pies con agua tibia.

Otra opción consiste en triturar unos cuantos dientes de ajo y mezclar con sal hasta formar una especie de pasta. Ésta se aplica directamente sobre el callo, se cubre con una venda adhesiva y se deja actuar tres días. Al tercer día se retira el vendaje y se remueve el callo fácilmente con una piedra pómez.


Rosa M. Cubela

 
Rosa M. Cubela