0
Publicado el 27 Junio, 2016 por Rosa M. Cubela en Consejos
 
 

Sugerencias prácticas

Casi siempre nos preocupamos cuando limpiamos pascado que queda el olor en la cocina, atrayendo insectos como las moscas; en el momento en que no nos alcanza el espacio porque la familia ha crecido, o sencillamente el cuchillo se ha oxidado, no sabemos qué hacer. Aquí tiene varios consejos
Infusión de romero y ruda.

Infusión de romero y dura para la circulación. (Foto: lavidalucida.com).

A cargo de ROSA M. CUBELA

-Si has estado limpiando pescado o manipulando cualquier alimento con olor intenso es habitual que aunque te laves las manos el olor persista en ellas. Para quitarlo hay un truco que es infalible: frótatelas con un poco de sal común a la que habrás añadido un chorro de vinagre. Fricciona bien y seguidamente lávalas con tu jabón habitual. El mal olor habrá desaparecido.

-Para evitar que los olores de tu refrigerador se mezclen solo tienes que hacer una bola con miga de pan, remojarla en vinagre blanco y colocarla en un vasito dentro del equipo. Conseguirás neutralizarlos.

-Si quieres ahorrar espacio en tu armario o simplemente quieres dejar conjuntos de ciertos pantalones con algunas blusas solo tienes que guardar las anillas de cualquier refresco de lata. Tiene dos agujeros, uno para cada percha. De esta manera conseguirás que una percha cuelgue de la otra y te ahorrará muchísimo espacio.

-Tendrás los ajos siempre a punto si los pelas y los metes en un recipiente de cristal con aceite, de manera que queden bien cubiertos. Así siempre los tendrás a punto para utilizar. Y con el aliciente de que cuando se acaben puedes utilizar el aceite para aliñar ensaladas, por ejemplo. Te habrá quedado aromatizado al ajo.

-Para eliminar el óxido de un cuchillo solo tienes que clavarlo en una cebolla y dejar actuar unos 10 minutos. Procura que toda la hoja quede impregnada con el jugo de la cebolla. Luego retíralo y pule la hoja con azúcar en polvo (para conseguirlo puedes pasar por la batidora el azúcar blanco habitual). El cuchillo quedará nuevo.

-Si quieres que el mármol de tu cocina esté reluciente haz una mezcla de zumo de limón y jabón en polvo. Después de frotarlo, enjuaga con mucha agua.

-Para exfoliar tu piel puedes mezclar un puñado de sal con tu gel habitual y frotar con esta mezcla todo el cuerpo. El gel contribuye a limpiar, mientras que la sal realiza un roce mecánico, aportando así mismo las cualidades de la sal para embellecer la piel. Luego solo debes secarte a toquecitos, nunca arrastrando la toalla. Para completar la acción déjalo un poco húmedo, y aplica un aceite corporal (de bebé, de almendras, el que tengas más a mano). El aceite junto con el agua que hidratan la piel crean una barrera protectora para preservar la humedad del cuerpo, por lo que estarás hidratada todo el día.

-Las gafas no se volverán a empañar si mezclas un poco de glicerina, agua y jabón. Después, lávalas con esta mezcla, enjuaga bien y abrillántalas con un pañuelo o con el paño de las gafas.

-Si acabas de abrir una botella grande de refresco y no quieres que pierda el gas, cuando la guardes en el refrigerador ponla vertical (en la puerta) con la tapa hacia abajo, de manera que las burbujas irán hacia la parte del fondo de la botella, imposibilitando una gran pérdida de gas. Con este simple truco el gas de tu refresco durará más. Pruébalo.

-Una buena mascarilla para piel muy grasa es la de clara de huevo batida a punto de nieve. Deja actuar hasta que se seque y retira con agua tibia. Absorberá la grasa y además aportará un coctel de vitaminas, proteínas y colágeno que ayudarán al rostro a recuperar la hidratación y elasticidad perdida. Recuerda que una piel grasa puede estar necesitada de hidratación también, eso lo solemos olvidar.

-Elimina la suciedad que hace tan visibles los puntos negros del rostro: machaca una aspirina con unas gotas de agua y frótate la cara con la mezcla, insistiendo en la zona de nariz y barbilla. Deja actuar la pasta unos 10 minutos y aclara con agua fría. Verás como la suciedad de los poros va desapareciendo. Repite cada semana y notarás la diferencia.

-Otra buena manera de borrar los puntos negros del rostro es con la mascarilla de tomate. Frótalo suavemente por la cara. Déjalo hasta que se seque. Retíralo con agua caliente y jabón. Es un excelente limpiador de impurezas.

-Para eliminar las impurezas de la cara puedes usar un tónico para pieles mixtas que la deja suave y limpia. Para hacerlo necesitas: un limón cortado en trozos, dos cucharadas de perejil fresco cortado en trocitos y 250 gramos de agua mineral. Pon el limón y el perejil en una tetera. Hierve el agua y la viertes dentro de la tetera. Deja unos 10 minutos y presiona un poco el limón y el perejil para que suelten bien el zumo y el gusto. Cuela y guarda en un frasco y deja enfriar. Para que se conserve más tiempo puedes añadirle una cucharadita de alcohol.

-Si quieres preparar unas claras a punto de nieve te quedarán más firmes si añades una gota de limón por cada clara que hayas puesto.

-Para tener unos talones suaves corta por la mitad una cebolla. Retira la parte del centro de cada una de las dos mitades y en el hueco que queda introduce sal y zumo de limón. Una vez que hayas dejado actuar todo unas ocho horas, frota cada mitad en los talones (lo importante es frotar con el líquido que suelte la mezcla, así que no lo botes).

-Cuando laves en la lavadora introduce en el ciclo de enjuague media taza de jugo de limón, de esta forma las prendas blancas quedarán con un blanco brillante.

-Un buen remedio para la sinusitis es una infusión de ralladura de raíz de jengibre, hojas de eucalipto, zumo de limón y miel. Para prepararla hierve la ralladura y las hojas en un litro de agua por 15 minutos, luego cuelas, añades el zumo de limón y unas cucharadas de miel. Consúmelo a diario durante una semana.

-Para reparar las grietas de los talones el mejor remedio es aplicar por la noche aceite de oliva o vaselina. Ponte unos calcetines para potenciar el efecto durante toda la noche. Realiza estos pasos durante un par de noches y verás tus talones sin grietas y completamente suaves.

-Para mejorar la circulación uno de los mejores remedios es la infusión de romero y ruda. Coloca una cucharada de cada hierba por cada medio litro de agua. Hierve unos 15 minutos, luego deja reposar y posteriormente, cuela la infusión y guárdala. Bebe un vaso al levantarte y otro al acostarte.


Rosa M. Cubela

 
Rosa M. Cubela