1
Publicado el 27 Marzo, 2017 por Rosa M. Cubela en Consejos
 
 

Para saber la importancia de leerles a los niños

Leer a los hijos refuerza los vínculos afectivos entre los padres y el bebé. Genera una actividad de apego, y un recuerdo de buenos instantes que perdura hasta su vida adulta
Importancia de leer a los niños.

Un niño al que se le ha leído siempre será más perspicaz y tendrá más capacidad para resolver problemas complejos en la vida adulta.

A cargo de ROSA M. CUBELA

Se ha hablado mucho acerca de los beneficios de la música en los niños, incluso en período de gestación. Y ahora, varios estudios de la Academia Americana de Pediatría, y otros expertos, aseguran que la lectura para los niños es muy positiva y altamente recomendable desde antes incluso del nacimiento.

Es un momento íntimo, en la que el progenitor le dedica toda su atención al niño, y él se siente querido y a gusto. Esto fomentará también la confianza en sí mismo.

Otra parte importante a la hora de leer a un hijo está en la interpretación de la historia. Ya que mientras lo hacemos, transmitiremos emociones con nuestra forma de leer y nuestras expresiones. Esto también reforzará en el niño su lado emocional, e incluso su sentido del humor en el caso en que leamos una parte del libro de forma divertida.

Pero sin duda una de las razones más importantes para leer a nuestros hijos desde chicos es porque con ello ayudaremos a que su desarrollo cognitivo y emocional se amplíe desde las primeras etapas.

La lectura temprana facilita su capacidad de comprensión y acelera el uso del lenguaje. Con ello también fomentamos la atención, así como su imaginación. Un niño al que se le haya leído desde antes incluso de nacer, será más perspicaz y tendrá más capacidad para resolver problemas complejos en la vida adulta.

La expresión y exteriorización de sus emociones también se verá mejorada. Al leerles y hablarles de otros mundos, de otros personajes, les estamos enseñando un abanico de emociones casi sin fin. Y también les hacemos ver que expresarse es algo positivo y que enriquece la comunicación entre las personas.

Es clave que el niño, además de escuchar la lectura, entre en contacto con el libro. Lo pueda tocar, hojear… Y así haremos que su interés crezca. Esto reforzará su enseñanza, hará que aprenda a leer más temprano y se llegue a convertir en un buen lector.

¿Empezarás desde hoy a leerles a tus hijos más a menudo?


Rosa M. Cubela

 
Rosa M. Cubela