0
Publicado el 19 Abril, 2018 por Rosa M. Cubela en Consejos
 
 

Baños de mar: fuente de salud

Baños de mar: fuente de salud.

El agua del mar nos facilita la relajación muscular. (Foto: saludymedicina.org).

A cargo de ROSA M. CUBELA

Desde la Antigüedad se conocen los efectos saludables de los baños de mar. Hipócrates, ilustre médico de la antigua Grecia, recetaba inmersiones y lavados en agua salada para tratar dolencias comunes.

Esta sustancia “tiene todos los elementos de la tabla periódica; todos los que hace unos 4 000 millones de años dieron origen a la vida en el planeta Tierra”, nos subraya la doctora María Teresa Ilari, directora de la Clínica Santo Domingo, en Nicaragua, con más de diez años de experiencia en tratamientos con este elemento natural que, además, nos rodea.

El agua del mar debido a su densidad nos facilita la relajación muscular, mejora nuestra capacidad respiratoria, ayuda en la eliminación de toxinas, mejora la circulación sanguínea debido a la presión que ejerce sobre nuestro cuerpo al introducirnos en el mar.

Por su alto contenido de sodio es de gran ayuda en la recuperación muscular, en el agua los esfuerzos del corazón son menores, alivia dolores reumáticos y musculares.

Estos baños son buenos para combatir la psoriasis, su alto contenido de magnesio es muy efectivo para ayudar a calmar la ansiedad, revitaliza los tejidos y equilibra y retrasa el envejecimiento de la piel.

La brisa marina y los paseos por la arena ayudan a nuestro organismo a mantenerse bien, actúa como una especie de spray natural muy rico en yodo, lo cual es perfecto para regular la glándula tiroides.

El aire del mar es rico en iones negativos generados por las olas del mar, que tienen un efecto beneficioso sobre nuestro organismo, relajando y favoreciendo la producción de serotonina, aportándonos bienestar y efectos antidepresivos.

Así que ponte tu trusa y disfruta de un chapuzón en el mar. Siempre manteniendo el debido cuidado con respecto al sol.


Rosa M. Cubela

 
Rosa M. Cubela