8
Publicado el 13 Septiembre, 2018 por Rosa M. Cubela en Consejos
 
 

Orgullosa de haber nacido mujer

Es maravilloso ver cómo después de una noche de insomnio, con las ojeras hasta las rodillas y el cabello hecho un desastre, puedo salir de casa transformada por un baño reparador y algunos trucos de maquillaje, sin que nadie note mi mala noche y algunos hasta me digan que me veo fresca y linda

Orgullosa de haber nacido mujer.A cargo de ROSA M. CUBELA

Sí, porque para mí ser mujer es ser capaz de gritar de alegría, desesperación, asombro o broma. Poder llorar por una película, un detalle, un atardecer, una caricia, unas palabras, enfado, tristeza o  felicidad. Caminar por la calle con una sonrisa y saludando a todos, escuchando y comprendiendo las dificultades de los demás, sin que nadie note mi dolor interno porque estoy en mi período.

Es maravilloso ver cómo después de una noche de insomnio, con las ojeras hasta las rodillas y el cabello hecho un desastre, puedo salir de casa transformada por un baño reparador y algunos trucos de maquillaje, sin que nadie note mi mala noche y algunos hasta me digan que me veo fresca y linda.

Es tan bello ser mujer que ni siquiera puedo imaginar cómo sería mi vida de no serlo. ¿Cómo haría para armar un escándalo por un ratón o una araña, y al mismo tiempo enfrentar al mundo entero si es necesario por defender a los míos? ¿Cómo haría para después de una larga jornada laboral, llegar a casa a preparar la comida, atender los problemas de la familia y además estar dispuesta para disfrutar del amor y de la pasión?

Sí, definitivamente me siento muy orgullosa de ser mujer, no importa si subo o bajo de peso, si ya no hago muchas cosas que antes hacía o si las líneas de mi rostro informan la maravillosa experiencia de la vida que he vivido. Adoro ser una mujer que se desarrolla profesionalmente, y que además cocina, juega, cuida, siente, coquetea, seduce, escucha, alivia, sufre, se enfada, llora, ríe, festeja, baila, y se divierte a lo largo del día. A pesar de que el paso de los años le va poniendo (¿o quitando?) colores a mi cabello y lo noto en el espejo.

Sí, ¡me encanta ser mujer!


Rosa M. Cubela

 
Rosa M. Cubela