0
Publicado el 6 Diciembre, 2018 por ACN en Consejos
 
 

Las plantas como elemento decorativo

Los helechos son muy hermosos y la mayoría de nosotros queremos tener uno en la sala, pero para mantener su lozanía deberás situarlo donde le llegue al menos un rayito de sol y no descuidar hidratarlo, porque necesita del agua para vivir, si lo puedes sacar al balcón o área exterior de vez en cuando será ideal para que no se marchite
Las plantas como elemento decorativo.

Para lograr bellas plantas es muy importante el área seleccionada, el recipiente y la tierra, pero lo decisivo es el amor que les brindes. (Foto: IRENE IZQUIERDO).

Por MARÍA ELENA BALÁN SAINZ

¿A quién no le gusta tener en su hogar un trocito de verde naturaleza? Sí, un sitio para el sosiego, donde la placidez que transmiten las plantas convierte ese rinconcito de la casa en el lugar en que más nos agrada sentarnos a leer, a beber un café, a quedarnos ensimismados ante el brote de un capullo, una begonia, o un cactus.

Existen miles de plantas ornamentales de gran belleza por sus hojas, sus flores, su colorido y fragancia, pero de acuerdo con las características del lugar donde vivimos debemos elegirlas y conocer las que requieren de mayor luz, agua, nutrientes y rayos del sol, porque no todas las que quizás deseemos tener en interiores logran crecer con robustez.

Los helechos son muy hermosos y la mayoría de nosotros queremos tener uno en la sala, pero para mantener su lozanía deberás situarlo donde le llegue al menos un rayito de sol y no descuidar hidratarlo, porque necesita del agua para vivir, si lo puedes sacar al balcón o área exterior de vez en cuando será ideal para que no se marchite.

Hay experiencias muy buenas con la lengua de vaca en macetas para adornar interiores del hogar, porque es fuerte y no muere siempre que estemos pendientes de echarle agua un día sí y otro no, para evitar que se pudran sus raíces y esto es válido también para otras plantas ornamentales.

Siempre habrá que cuidar que las macetas cuenten con un adecuado drenaje. Rociarlas con un atomizador también resulta bueno para retirarles el polvo y hacer que luzcan más sus colores.

Será fabuloso saber conjugar colores y tener una atractiva paleta cromática. Con las malangas sucede algo parecido, alegran mucho el ambiente, porque las hay completamente verdes, matizadas en blanco, con lunares rojos, algunas requieren de un tronco en el centro del macetero para que se adhiera y tome de él la humedad del agua cuando las regamos.
¿Qué decir de las orquídeas? En Cuba hay infinidad de variedades y constituye una planta que nos da la posibilidad de cultivarla en un trozo de un tronco, previamente preparado con saco de yute y un enganche para colgarla en una pared, en el balcón, en un área donde reciba luz y humedad, cuidando siempre de limpiar sus hojas pues tienden a aparecer unos puntitos negros.

En el caso de que la vivienda no cuente con amplios ventanales se pueden elegir plantas de interior que necesitan poca iluminación como las de color verde oscuro, las cuales realizan el proceso de fotosíntesis y sobreviven con menos luz solar.

¡Ah! y otro consejo, no caigas en el error de agregar gran cantidad de fertilizantes y regar compulsivamente, haz tuya la máxima de que, ni poco ni demasiado, todo es cuestión de medida.

Así evitarás que tus plantas de interior se pongan mustias y no puedas contar con ese trocito de naturaleza en el hogar que te relaja y te hace sentir feliz. (ACN).


ACN

 
ACN