1
Publicado el 28 Marzo, 2019 por Rosa M. Cubela en Consejos
 
 

Pelo bonito, limpio y sano

Cada persona, dependiendo de si su pelo es graso o seco, corto o largo, claro o moreno, tiene sus propias necesidades y pocos se ponen de acuerdo acerca de la frecuencia de lavado ideal
Pelo bonito, limpio y sano.

El cabello seco y rizado -como otros- es hermoso, si se cuida y atiende bien. (Foto: afrofeminas.com).

A cargo de ROSA M. CUBELA

En cuanto al lavado del cabello no hay normas establecidas. Cada persona es un mundo y cada cuero cabelludo tiene sus necesidades.

Cabello graso

Un exceso de grasa no es excusa suficiente para lavar tu pelo diariamente con todo tipo de champús del mercado. Debes saber que en tu caso lo mejor es un champú especializado y que debes evitar, como hacen muchas personas, lavarlo con el mismo gel que utilizas para el cuerpo. La piel de la cabeza duplica o incluso triplica en sensibilidad a la del cuerpo. La temperatura ideal para lavarlo es en tu caso la tibia, o incluso la fría, que ayuda a resecar, y el masaje debe ser siempre suave pero consistente, sin fricciones desmesuradas. Lo ideal en estos casos es lavarte la cabeza un día sí y otro no como máximo.

Cabello seco

En este caso no te exige demasiados lavados, aunque, eso sí, te obliga a recurrir a otros productos complementarios al champú de rigor, como regeneradores o suavizantes (que en el caso del cabello graso quedan terminantemente prohibidos) y nutrientes, entre los cuales te recomendamos especialmente aquellos derivados de productos naturales y no tan sujetos a la química.

En general, con un lavado semanal, y siempre haciendo uso de los productos recomendados, tienes suficiente. Pero si notas que con los días tu pelo pierde vida y brillo (algo muy común en este caso), puedes optar por ampliar la propuesta a dos lavados semanales, tras los cuales puedes prescindir perfectamente del secador, que no hace sino dañarte y añadir sequedad.

Cabello normal

Este tiene la ventaja de superar fácilmente los excesos y no requerir demasiada dedicación. Posees todo un espectro de posibilidades que, sin excepción, ayudarán a tu pelo nutriéndolo, suavizándolo, protegiéndolo, regenerándolo… y todo eso sin daño alguno.

Pero si te interesa su salud y su brillo, es recomendable que como máximo lo laves tres veces a la semana con un champú adecuado, al que puedes añadir una vez por semana o incluso cada quince días un pequeño tratamiento de nutrientes como, por ejemplo, mascarillas capilares naturales.


Rosa M. Cubela

 
Rosa M. Cubela