2
Publicado el 23 Mayo, 2019 por Rosa M. Cubela en Consejos
 
 

Enseñar al niño de modo que razone, y no aprenda de memoria

Ejercitar la memoria está muy bien, es la capacidad que nos permite recordar las cosas, y los niños la necesitan tener muy activa durante toda la etapa del aprendizaje. Sin embargo, es importantísimo que ellos comprendan lo que leen, que entiendan lo que están aprendiendo en la escuela
Enseñar al niño de modo que razone y no aprenda de memoria.

Debemos enseñarles a no pasar por alto palabras o conceptos que no entiendan. También que aprendan a sustituir palabras complicadas por un sinónimo que les resulte más cercano. (Foto: psicología-online.com).

A cargo de ROSA M. CUBELA

A lo largo de la vida escolar los niños van a tener que memorizar cosas como poesías, fechas, tablas y fórmulas matemáticas… Pero también es cierto que, a veces las aprenden sin comprender bien qué significan o para qué sirven.

Ejercitar la memoria está muy bien, es la capacidad que nos permite recordar las cosas, y los niños la necesitan tener muy activa durante toda la etapa del aprendizaje. Sin embargo, es importantísimo que ellos comprendan lo que leen, que entiendan lo que están aprendiendo en la escuela.

Aquí veremos algunos trucos que puedes poner en práctica para ayudar a tu hijo a entender lo que tiene que estudiar, para que pueda asimilarlo, fijarlo y explicarlo con sus propias palabras.

La memoria juega un papel fundamental a la hora de estudiar. Pero hay que diferenciar entre aprender de memoria y memorizar:

Aprender de memoria sucede cuando el niño repite una frase que ha leído varias veces pero no la comprende.

Memorizar consiste en realizar un trabajo previo de comprensión del contenido. Esto es lo que nos interesa, así es como podemos ayudar a los niños a conseguir memorizar, comprender y explicar con sus propias palabras. ¿Cómo lograrlo?

1- Cuando los niños son pequeños, recurrir a los juegos, por ejemplo, es mucho más divertido aprender con una canción o una poesía las estaciones del año, los meses o los días de la semana.

2- Podemos colocar también una pizarra en su habitación. Para escribir en ella definiciones, esquemas o conceptos y explicarlos en voz alta, como lo hacen los maestros, así además de parecerles más divertido, entra en juego la memoria visual, al ver los contenidos en la pizarra y al recitar en voz alta, también se fijan mejor los conocimientos.

3- Debemos enseñarles a no pasar por alto palabras o conceptos que no entiendan. También que aprendan a sustituir palabras complicadas por un sinónimo que les resulte más cercano.

4- Un truco que no falla: los esquemas. Es una de las mejores formas de estudiar porque de esta manera no se estudia de forma mecánica lo que viene en su libro, palabra por palabra, sino que aprende a organizar y elaborar una síntesis del contenido que tiene que aprender.

5- Sobre todo, debemos enseñarles que han de preguntar todo aquello que no entienden. Bajo ningún concepto quedarse con dudas sobre un tema y simplemente aprenderlo de memoria. Si no comprenden algo, que pregunten, si siguen sin comprender, que vuelvan a preguntar.


Rosa M. Cubela

 
Rosa M. Cubela