1
Publicado el 31 Octubre, 2019 por Rosa M. Cubela en Consejos
 
 

Amor con inteligencia

Para gozar de una relación matrimonial armoniosa es necesario saber amar de manera inteligente, y así lograr que perdure el amor
Amor con inteligencia

Hacer muchas cosas juntos, que ambos disfruten, es la mejor forma de mantener vivo el amor. (Foto: wapa.pe).

A cargo de ROSA M. CUBELA

Conquistar y crear una buena relación de pareja requiere de conocimientos, habilidades estratégicas e imaginación. Para gozar de una relación matrimonial armoniosa es necesario saber amar de manera inteligente, y así lograr que perdure el amor. Los expertos en relaciones conyugales ofrecen algunas estrategias para desarrollar tu inteligencia romántica:

Sé un poco egoísta. Aprende a definir lo que quieres y trata de obtenerlo. Tener la confianza suficiente para decir a la pareja lo que se desea y se espera de ella, día tras día, es fundamental para mantener vivo el amor. El que trata solo de satisfacer a su pareja y nunca exige que ésta haga esfuerzos por complacerle, termina por perder el respeto y el interés de la otra persona.

Reconoce las diferencias entre los sexos. Los hombres y las mujeres no piensan, sienten y actúan de la misma forma. La ciencia ha descubierto que hay grandes diferencias psicológicas entre los sexos. Acepta estas diferencias y te será mucho más fácil aprender a vivir con las “peculiaridades” que tanto nos irritan o fascinan del otro.

Aprende a confiar… más en ti mismo que en tu pareja. Nada mata más rápidamente el amor que los celos y la desconfianza. Las personas celosas y posesivas revelan inseguridad y falta de confianza en sí mismas, más que en su pareja. Si cuidas tu apariencia y te preocupas por tu constante superación, no tendrás tiempo para celar a tu pareja. Además, tu autoestima estará tan elevada, que no te preocupará en exceso lo que haga o deje de hacer. Y el otro tendrá que respetarte y admirarte, casi sin darse cuenta.

Expresar tu enojo… solo cuando sea oportuno. Ninguna persona inteligente quiere a su lado a otra que pueda pisotear a su antojo, pero tampoco quiere un polvorín que estalla en furia a la menor provocación. Respeta los malos momentos de tu pareja y expresa tu disgusto por ciertas conductas y actitudes suyas. Invítala y enséñala, con el ejemplo, a controlar sus accesos de furia y a buscar cómo desahogarlos en forma constructiva, no volcándolos en ti. Sé un ejemplo al expresar tus motivos de disgusto con calma y objetividad.

Nunca supongas que desea lo mismo que tú. Hombres y mujeres tienden a pensar que lo que ellos desean es lo mismo que desea su pareja a nivel emocional, sexual o material. Y esto es un gran error. Saber dar significa ofrecer a alguien lo que se desea recibir, sin importar que no estés de acuerdo con sus inclinaciones o su elección.

Reconoce que no puedes cambiarlo. Si eliges a alguien para compartir tu vida se supone que es porque te gusta su modo de ser. Entonces, ¿por qué pretendes cambiarlo después? No solo es una tarea imposible, sino que el simple intento destruye el amor. Cuando el diálogo falle, prueba el sexo. Con frecuencia se piensa que las parejas solo deben hacer el amor cuando están en perfecta armonía. Y no es tanto así, la verdad es que el sexo puede ser una forma muy eficiente de conectar y unir a las parejas en desacuerdo, cuando el diálogo entre ellas ha fallado. El sexo satisfactorio puede proporcionar una comunicación profunda, que las palabras no siempre pueden lograr.

Practica actividades que ambos disfruten. Bailen, canten y rían juntos, como lo hacían al principio de su relación. Muchas parejas fracasan, porque una vez unidas se enfrascan de tal modo en sus nuevas responsabilidades, que se olvidan de divertirse como lo hacían cuando eran novios. Hacer muchas cosas juntos, que ambos disfruten, es la mejor forma de mantener vivo el amor.


Rosa M. Cubela

 
Rosa M. Cubela