0
Publicado el 24 Octubre, 2019 por Redacción Digital en Consejos
 
 

Padece diabetes, ¿cuida bien sus pies?

Los especialistas recomiendan que, de la misma manera que se exfolia o masajea el resto del cuerpo, los pies, merecen igual tratamiento
Padece diabetes, ¿cuida bien sus pies?

El cortado de las uñas se hace siempre en línea recta para evitar que se encarnen. (Foto: mejorconsalud.com)

A cargo de la REDACCIÓN  DIGITAL

Si usted padece de diabetes, sepa que se produce cierto endurecimiento de las arterias, que no debe descuidar; entonces,  para evitar posibles complicaciones, siga estos consejos: Consejos generales. Haga ejercicio diariamente, durante una hora, para mejorar la circulación.

En lo que respecta a la higiene

-Debe lavar sus pies diariamente, secarlos muy bien para evitar la humedad que permite a los hongos proliferar; obsérvelos sistemáticamente, hidrátelos para evitar la dureza en la piel de esa parte del cuerpo, y que haya grietas; las uñas deben estar perfectamente cortada para evitar que se encarnen. De igual modo, trate de no temer rasguños o heridas. Use cazado cómodo.

Estos consejos se dan de modo particular a los diabéticos, pero es saludable que todos los tengan en cuenta

Al igual que exfoliamos o masajeamos otras partes del cuerpo debemos hacer lo mismo con los pies, ya que de esta forma nos aseguraremos de cuidarlos.

Pero lo mejor es que dediques un poquito de tiempo cada día a su cuidado, como haces con el rostro, el cabello, las uñas y hasta el abdomen.

Corta las uñas en línea recta, no redondeada, no muy pegado a la piel para evitar que se encarnen. Si decides cortar tú misma la cutícula, para separarla, si es preciso, humedécela, empújala hacia la base de la uña con una espátula y luego retírala con el instrumento de que dispongas.

Cuando los pies han permanecido en el abandono mucho tiempo, hay alguna uña encarnada y queremos reivindicarlos, tenemos la obligación de seguir pasos que nos ayuden a lograr nuestros propósitos:  Lo primero será poner tus pies en agua tibia, a la que has añadido una cucharada de sal por cada litro que uses, a fin de desinfectarla. Este proceso deberá durar unos 15 o 20 minutos.

Usa hilo dental para hacer palanca y lograr levantar la uña ligeramente: de tal modo que podrás limpiar la zona afectada con un antiséptico y ponerle, en el caso de que lo consideres, alguna crema para que acelere su proceso de curación.

Pero siempre será muy importante el criterio de un especialista

Repite el procedimiento hasta que veas que la uña recupera su lozanía. Si observas que el enrojecimiento y la inflamación que hay alrededor de la uña encarnada son fuertes, no te automediques y acude a un médico.

Tenga en cuenta estas sugerencias desde ahora –hay muchas más-, y luzca unos pies más suaves y sanos.


Redacción Digital

 
Redacción Digital