4
Publicado el 14 Enero, 2020 por Rosa M. Cubela en Consejos
 
 

Consejos útiles

Cuando la plancha se pega a la ropa, pásale por la base un trozo de jabón seco cuando aún esté caliente. A continuación enjuágala con agua y sécala con una hoja de periódico. Dejará de pegarse y se deslizará suavemente

Por ROSA M. CUBELA

Consejos útiles

Para desaparecer el brillo que deja la plancha en la ropa oscura, frota la prenda con una esponja empapada en vinagre blanco, luego pon encima un paño blanco empapado en agua y escurrido y plancha con el paño encima. (Foto: dress-es.techinfus.com).

*Para limpiar los vidrios pon en un recipiente agua caliente o templada y échale un buen chorro de vinagre. Limpia con trapos limpios, quedarán resplandecientes. Otra técnica que utilizan los vitralistas es embeber un paño limpio con vinagre blanco y pasar por la superficie. Si quieres puedes pasar otro paño para retocar. Es una técnica de varios siglos.

*Si tienes unas tijeras algo oxidadas, prueba frotarlas con media cebolla. Funcionarán a la perfección.

*Para mantener un cabello sano: Lo mejor para que el pelo quede brillante es colocar en el champú de uso diario un trozo de sábila licuado. Ni los piojos se les acercarán a tus hijos en la escuela. Para decir adiós al problema de la caspa, nada mejor que mezclar el champú que usas con el jugo de un limón, verás cómo desaparece. ¿Cabello quemado? Lávalo de manera normal y luego mezclas un poco de tu champú con un tomate exprimido. Déjalo actuar 15 minutos y enjuaga, verás los resultados.

*No deseches el agua donde hayas cocido papas, pues tiene diversos usos. Cuélala y aprovéchala. Por ejemplo, pura, te servirá para limpiar los cubiertos y objetos de plata –también los de acero inoxidable–, y para lavar las prendas de lana. Con un poco de vinagre, la convertirás en un estupendo limpiaparabrisas para llevar en el carro.

*Cuando la plancha se pega a la ropa, pásale por la base un trozo de jabón seco cuando aún esté caliente. A continuación enjuágala con agua y sécala con una hoja de periódico. Dejará de pegarse y se deslizará suavemente.

*Si quieres que a tu suéter no le salgan bolitas, haz lo siguiente: recién comprado mételo durante dos días en el congelador, dentro de una bolsa de plástico. Verás como nunca tendrás este problema. Si tienes un suéter negro ha perdido color, lávalo con el agua donde hayas cocido espinacas. Recuperará el tono original.

*Con la humedad es inevitable que salgan manchas de moho, sobre todo en la parte baja de la cortina de baño. Para quitarlas pasa una esponja humedecida en lejía diluida. Si tiene muchas, lo mejor es ponerla a remojo en agua con una buena cantidad de lejía y un poco de detergente. Enjuaga bien y cuélgala en el baño todavía mojada, sin escurrir.

*Para que las flores duren más prueba a echar en el agua del jarrón una cucharadita de sal, otra de azúcar y dos o tres gotas de lejía. Te maravillará el resultado. Otra alternativa es utilizando en el florero agua gasificada en lugar de agua natural.

*Los cercos de sudor que a veces aparecen en tu ropa, sobre todo en nuestro largo verano, los eliminas si los humedeces con un algodón empapado en agua avinagrada.

*Si tienes problemas con las puntas partidas del cabello, sigue estos pasos: mezcla una cucharada de miel con una de aceite o sábila y otra de ron. Aplica esta mezcla a las puntas del pelo y mantenla por lo menos durante 20 minutos. Después lávate la cabeza como acostumbras.

*Si no tienes goma para pegar una etiqueta a una botella o pomito usa la clara de huevo. Verás que pegará muy fácil.

*Para que tu habitación esté siempre perfumada, rocía los focos de las lámparas con un poco de tu perfume favorito y verás que cuando lo enciendas olerá muy bien por el efecto del calor.

*Para quitar los hongos de los baños, en una cubeta con agua (aproximadamente 10 litros) agrega dos tapitas de cloro y un puñado de sal y con un cepillo frota bien todo. Adiós hongos.

*Cuando hay manchas de óxido sobre la ropa, agrega algunas gotas de limón sobre la mancha y pon la prenda al sol. Verás cómo desaparecen.

*¡Cuidado! Los ralladores de pan o guayos no se deben lavar a no ser que te propongas secarlos cuidadosamente y luego ponerlos un rato al sol. Si no tienes esta precaución un buen día se oxidarán invariablemente.

*Para tener lista la ensalada, después de bien limpia, pon las hojas verdes en remojo, utiliza agua fría, a la que habrás añadido una peladura de limón. Al momento de servir, escurre y añade el aliño de tu preferencia. La ensalada estará limpia, fresquísima y deliciosa.

*Los fomentos frescos hechos con cocimiento de manzanilla alivian los ojos cansados.

*No pierdas ningún pedacito de pan viejo. Cuando tengas una cantidad prudente, rállalos. Te servirá para empanizar croquetas, filetes de pescado, y un largo etcétera. Consérvalo en un pomo bien cerrado.

*Un método radical para quitar el depósito calcáreo de las ollas: ponlas a hervir con agua y vinagre y aguarda 24 horas para limpiarlas.

*Prepara esta crema para tus muebles. Bate tres cucharaditas de aceite con una de vinagre hasta que obtengas una unión perfecta. Frota el mueble con un pañito de lana embebido en esta mezcla. Lustra quitando todas las manchas de la madera, deja secar y luego abrillanta con otro paño seco y limpio que no suelte ninguna hilacha.

*Si tus muebles de mimbre se aflojan en el centro, mójalos con agua fresca y ponlos a secar al sol. El material se estira y cobra lucimiento.

*Es común que al planchar los pantalones queden esos antiestéticos brillos de color negro. Para desaparecerlos frota la prenda con una esponja empapada en vinagre blanco, luego pon encima un paño blanco empapado en agua y escurrido y plancha con el paño encima, los brillos desaparecerán.


Rosa M. Cubela

 
Rosa M. Cubela