0
Publicado el 31 Julio, 2020 por Rosa M. Cubela en Consejos
 
 

Para piernas cansadas

Los tacones, si son de tres a cinco centímetros son ideales; pero si exceden esa altura, se produce una contracción en los músculos que obstaculiza el buen retorno sanguíneo. Tampoco conviene que los uses demasiado pequeños, ya que desestabilizan la circulación a nivel de la planta del pie
Para piernas cansadas.

Diariamente, al finalizar la jornada, realiza un masaje en tus piernas en dirección ascendente. (Foto: yoelijocuidarme.es).

A cargo de ROSA M. CUBELA

Sencillos cambios en tus hábitos cotidianos aliviarán la pesadez de tus piernas y te permitirán una jornada de trabajo más productiva. Aquí algunos consejos:

1-Si trabajas sentado y permaneces mucho tiempo en la misma posición, o pasas mucho tiempo de pie, comienza a cambiar de postura. Levántate a menudo, ve al baño, sube y baja escaleras y mueve las piernas aun estando sentado.

2-Camina. Hazlo aunque sea 30 minutos diarios. Si estás en la playa, aprovecha para hacerlo sobre la arena, es ideal para reactivar la circulación, tonificar los músculos y agilizar las articulaciones.

3-Eleva las piernas, siempre que puedas durante unos minutos. A la hora de dormir, coloca una almohada bajo tus rodillas.

4-Bebe mucha agua. Es una de las mejores armas para combatir la retención de líquidos y la pesadez.

5-Diariamente, al finalizar la jornada, realiza un masaje en tus piernas en dirección ascendente.

6-Evita la ropa ajustada. Los jeans demasiado ceñidos entorpecen la circulación de la sangre y generan retención de líquidos.

7-Huye de los tacones altos. Si son de tres a cinco centímetros son ideales; pero si exceden esa altura, se produce una contracción en los músculos que obstaculiza el buen retorno sanguíneo. Tampoco conviene que los uses demasiado pequeños, ya que desestabilizan la circulación a nivel de la planta del pie.

8-El exceso de sol y los baños muy calientes dilatan los capilares.

9-No fumes. El tabaco, entre otras cosas, deja residuos tóxicos que afectan la microcirculación sanguínea, favoreciendo además, la aparición de celulitis.


Rosa M. Cubela

 
Rosa M. Cubela