4
Publicado el 4 Septiembre, 2020 por Rosa M. Cubela en Consejos
 
 

La indisciplina en los niños

La indisciplina en los niños.

Sin miedo a equivocarnos, podemos decir que la mayoría de las veces detrás de un niño agresivo hay un padre o madre que hace lo mismo. (Foto: vix.com).

A cargo de ROSA M. CUBELA

Las quejas, tanto de padres como de maestros, indican que se ha perdido el control sobre esos niños, los cuales se han convertido en pequeños indisciplinados y ese descontrol les produce tal desasosiego. Muchos padres pretenden que su propia conducta irresponsable no sea percibida por los hijos. Las consultas de psicología se llenan de niños con “problemas de conducta” cuya única solución está en manos de los padres.

Algunas de las quejas más comunes que se pueden encontrar en una madre angustiada ante la problemática conductual de su hijo son:

  • No me escucha cuando le digo que tiene que hacer alguna cosa.
  • Dice mentiras.
  • No hay manera de que se acueste a una hora razonable.
  • Sus profesores se quejan de su comportamiento: no rinde nada y siempre está molestando en clase.
  • Siempre está irritado y contesta mal.

La experiencia vital de cada niño es lo que conforma su propia individualidad y la recoge principalmente de dos ambientes: la familia y la escuela. En uno y en otro encuentran modelos que les sirven de ejemplo. Si esos modelos no son los adecuados se está favoreciendo la problemática en el niño.

Padres exigentes, despreocupados de aquello que es importante para el niño, nerviosos, demasiado permisivos, poco tolerantes, histéricos, poco afectuosos, dependientes, posesivos, fóbicos, obsesivos, injustos, incoherentes…, y con muchos otros calificativos, son los que marcan la diferencia entre un niño indisciplinado y una conducta adecuada.

Los pequeños crecen y se desarrollan con los modelos de conducta que ven a su alrededor; sin miedo a equivocarnos, podemos decir que la mayoría de las veces detrás de un niño que grita hay un padre o madre que hace lo mismo, detrás de un niño agresivo encontramos mucha violencia en el hogar.

Es importante que los padres reflexionen sobre cuál es su papel con los hijos, cómo ayudarlos y en qué cosas están dando malos ejemplos. La mayoría de los niños indisciplinados, violentos o mal hablados no son más que el reflejo de una inadecuada educación familiar.


Rosa M. Cubela

 
Rosa M. Cubela