1
Publicado el 8 Octubre, 2020 por Rosa M. Cubela en Consejos
 
 

Consejos para prevenir el dolor de espalda

Diversos ejercicios contribuyen a aliviar o evitar el dolor de espalda.

Esta práctica ayuda a trabajar los estiramientos de la musculatura del cuerpo, lo que ayuda a relajar las partes que día a día adoptan malas posturas. (Foto: infobae.com).

A cargo de ROSA M. CUBELA

El 80 por ciento de las personas sufre o puede sufrir en algún momento de su vida de dolor de espalda. La prevención es nuestro mejor aliado.

Este dolor, como tantos otros, resulta más fácil de prevenir que de curar, ya que en la mayoría de los casos se debe a causas posturales. Acabar con estas dolencias puede ser tan sencillo como cambiar nuestros malos hábitos por otros más saludables, de lo contrario estos acabarán afectando nuestros músculos.

La zona lumbar y las cervicales –explican los especialistas– son las más críticas y, aunque en ocasiones ciertas enfermedades como la artrosis o la osteoporosis pueden provocar estos dolores, en la gran mayoría de los casos serán causados por el sedentarismo, el sobrepeso u obesidad, flexionar inadecuadamente la columna, levantamientos de peso o esfuerzos excesivos, o simplemente el estrés, tan cotidiano en nuestros días. Estos factores o una combinación de ellos, son los responsables directos de muchos dolores de espalda.

Recomendaciones

-Mantén tu espalda siempre erguida, tanto de pie como sentado.

-Al sentarte, evita cruzar las piernas, es mejor mantenerlas simétricas, tanto para tu espalda como para tus caderas.

-No te sientes en el borde de la silla, ni en taburetes sin respaldo (al menos durante mucho rato), la espalda se carga.

-Si pasas muchas horas sentado a causa de tu trabajo, no olvides que la silla debe permitirte apoyar la espalda por completo, también es importante que los pies lleguen bien al suelo. Y por último, procura levantarte y hacer una breve pausa cada hora.

-Cuando escribas a mano, apoya ambos brazos sobre la mesa, inclinando ligeramente tu espalda hacia atrás. Que la vista busque el papel y no tu espalda.

-Mantén tus hombros simétricos siempre, ya sea al trabajar, al escribir o al cargar un objeto, de lo contrario tu columna se curva afectando a los discos intervertebrales.

-Si pasas muchas horas de pie al día, procura cambiar a menudo de postura.

-Cuando realices ciertas labores domésticas, como planchar, apoya uno de tus pies sobre una banqueta baja, para ir alternándolos.

-Evita en lo posible levantar objetos pesados.

-Si tienes que tomar algún objeto del suelo, flexiona tus rodillas, nunca tu espalda.

-Cuando veas la televisión, mírala de frente, no dobles el cuello.

-Evita tanto los zapatos planos como los de tacón muy alto. Es mejor optar por un calzado con poco tacón, y sobre todo que sea cómodo.

-Lo mejor es dormir de lado, con las piernas ligeramente flexionadas: en posición fetal. El colchón deberá ser firme y la almohada baja.

-Mantente en actividad y realiza habitualmente ejercicios para reforzar los músculos cervicales, dorsales y lumbares. Debes saber que el 60 por ciento de los dolores de espalda son de origen muscular, de ahí la importancia de realizar algo de ejercicio, los estiramientos también resultarán muy recomendables.


Rosa M. Cubela

 
Rosa M. Cubela