0
Publicado el 12 Noviembre, 2020 por Rosa M. Cubela en Consejos
 
 

Plantas: la costilla de Adán, versátil y hogareña

Es una especie tropical de la familia de las aráceas que proviene del centro y el sur de América. Sus hojas van adquiriendo una forma muy peculiar en la madurez; entonces surgen en ellas una especie de cortes, similares a los surcos que recorren las costillas, para permitir el paso del aire y evitar su deterioro
La costilla de Adán, versátil y hogareña

Se desarrolla en óptimas condiciones a una temperatura media. No debe recibir luz solar de forma directa, ya que al tratarse de una planta de interior no la toleraría. (Foto: juventudrebelde.cu).

A cargo de ROSA M. CUBELA

Si te gustan las plantas, pero no tienes un jardín o terraza donde poder desarrollar tus inquietudes botánicas, siempre te queda la opción de decorar tu hogar con una especie de interior. La costilla de Adán o Monstera Deliciosa es un recurso perfecto; los cuidados son muy simples y queda bien en cualquier rincón de la casa, incluso en aquellos donde otras no pueden sobrevivir.

Es una especie tropical de la familia de las aráceas que proviene del centro y el sur de América. Sus hojas van adquiriendo una forma muy peculiar en la madurez; entonces surgen en ellas una especie de cortes, similares a los surcos que recorren las costillas, para permitir el paso del aire y evitar su deterioro.

No solo echa raíces bajo tierra, sino también sobre la superficie (raíces adventicias), para captar la humedad ambiental. En su región de origen, y creciendo de forma natural, esas raíces pueden llegar a colgar varios metros, por eso es considerada una planta trepadora; pero no te preocupes, en interiores su tamaño habitual es de poco más de dos metros.

Si vas a adquirir una, fíjate en que tenga alguna hoja nueva; de no ser así tardará mucho en crecer. Estas hojas se distinguen por su color verde pálido, por no tener agujeros y por su tamaño, mucho más pequeño que las hojas maduras.

Multiplicación: La época de reproducción de la costilla de Adán es el verano y la mejor forma de hacerlo es por esquejes. Los más aconsejables son los esquejes de tallos con yemas terminales porque tardan menos en echar raíces que los de nudos (de seis a cuatro semanas).

Han de plantarse directamente en una maceta, manteniéndolos a una temperatura aproximada de 25ºC. Su crecimiento es lento, así que no te desesperes.

La costilla de Adán produce unos frutos comestibles con un sabor dulce similar al del plátano. Pero es muy raro que fructifiquen en interiores. En algunos lugares de Sudamérica se utilizan para elaborar refrescos.

Cuidados: Se desarrolla en óptimas condiciones a una temperatura media. No debe recibir luz solar de forma directa, ya que al tratarse de una planta de interior no la toleraría. En cuanto al agua, es conveniente mantenerla húmeda.

Es probable que tu planta crezca y se extienda más de lo previsto. En tal caso, puedes cortarla, pero siempre por debajo de alguna de las raíces que salen de los tallos. Siguiendo su línea de crecimiento, el tiempo que puede mantenerse en la misma maceta es de aproximadamente dos años, cambiándola por una más grande en cada ocasión.

La salud está en las hojas: Esta al igual que todas las plantas de hojas agujereadas, pueden subsistir en un considerable margen de condiciones ambientales; pero solo en unas circunstancias especiales podrá desarrollarse plenamente. El color de las hojas es el mejor indicio para conocer cuál es su estado de salud.

Hojas amarillentas: la causa más probable será un exceso de riego durante el invierno. Déjala secar hasta que tenga mejor aspecto y después reduce la frecuencia.

Manchas negras: se producen cuando las temperaturas son demasiado bajas.

Hojas pálidas: tu planta no está bien alimentada. No dejes de abonarla, sobre todo en época de crecimiento.

Hojas pálidas con quemaduras: se debe a una excesiva exposición directa a la luz del sol.


Rosa M. Cubela

 
Rosa M. Cubela