0
Publicado el 10 Septiembre, 2021 por Rosainne Suárez Moreno en Consejos
 
 

Cómo seguir las tendencias y no morir en el intento

Compartir
Cualquier cambio en nuestra imagen implica una gran responsabilidad.

Cualquier cambio en nuestra imagen implica una gran responsabilidad. Imagen tomada de somosmamas.com.ar

¿Cuántas veces te ha sucedido que ves cómo le queda cierto corte de cabello a alguien y te dan unas ganas tremendas de llevarlo igual? O que de repente se ponen de moda los cerquillos y vas corriendo a hacértelo.

Pero… el resultado no es como esperabas, no se te ve igual que a la muchacha de la foto o de la serie y te decepcionas.

¿Sabes por qué sucede esto? Porque estás tomando decisiones sobre tu cuerpo guiándote por cómo le luce a alguien más y no enfocándote en tus características propias.

Lamento decirte que las tendencias no nos quedan bien a todos, y no, eso no tiene nada de malo, conocernos va a ser siempre un punto a nuestro favor.

Por supuesto, tampoco tiene nada de malo innovar, pero siempre desde la base de reconocernos, porque un corte de cabello, un tinte o algún tratamiento similar no se enmiendan de la noche a la mañana.

Consejos

Por ello, te dejo a continuación seis consejos para seguir las tendencias y no morir en el intento, así no sufre ni tu melena, ni tu bolsillo, ni tu estilista.

Primero que todo conócete. Identifica tu tipo de pelo, de rostro, lo que te gusta más de tu figura y aquello que no te gusta tanto también. Siempre partiendo de la idea de que somos con características propias, y sin responder a estereotipos, puedes trabajar en acentuar lo que consideras tus fortalezas o las partes que prefieras.

Identifica las razones para un cambio de estilo. ¿Te estás dejando llevar por un impulso pasajero o la satisfacción durará más que unos días? Estos cambios suelen prolongarse por largos períodos, te propongo que seas consciente y responsable siempre.

Piensa si esta tendencia se corresponde con la imagen que deseas proyectar, si te representa, si se asemeja a tu proyección personal y profesional. No olvides que nuestro cabello, nuestro atuendo y nuestro estilo son nuestros mejores accesorios y los encargados de decir de nosotros sin necesidad de presentaciones.

Comprométete con el cambio. Sí, como lees, debes estar dispuesto, y dispuesta, a tratar tu cabello y tu imagen con mayor cuidado y rigor. Si, por ejemplo, haces un cambio en tu color del pelo, debes saber que habrá una mayor incidencia de productos químicos que contrarrestar.

Prepárate con antelación; ten los tratamientos y productos necesarios a mano, los tintes, las mascarillas y un fondo de dinero que cubra varios meses de cuidados para que no tengas que preocuparte constantemente por ello. Es la única manera de obtener siempre los mismos resultados y no tener que correr a última hora.

Busca información sobre el cambio al que quieres someterte, valora las cuestiones económicas y de cambio de estilo de vida que implican. A fin de cuentas, prepárate. Porque estos temas no solo pasan por una cuestión estética, sino también de salud. ¿Podrías hacer alergia a algún químico en específico? Ten estas interrogantes y otras similares a mano.

Y por último, pero más importante, consulta siempre a un especialista, a fin de cuenta son las personas facultadas para realizar estos cambios. No lo olvides, el que sabe, sabe.

Compartir

Rosainne Suárez Moreno