0
Publicado el 1 Septiembre, 2021 por Rosainne Suárez Moreno en Consejos
 
 

El bob nunca pasa de moda

Compartir
La actriz y cantante Jennifer López luciendo un bob mediano.

La actriz y cantante Jennifer López luciendo un bob mediano.

ROSAINNE SUÁREZ MORENO

Este 2021 se ha vuelto a poner de moda, con mucho furor, el corte bob en todas sus variantes. Y, aunque este estilo de pelado es un clásico entre los clásicos, tiene épocas en que sale a relucir más que otras, pues como toda moda, es cíclica.

Pero, se preguntarán, ¿qué es el bob? Es un corte de cabello que originalmente consiste en llevar el pelo recto a la altura de la barbilla, sin otros aditivos. También se le denomina ¾, porque representa tres cuartas partes de lo que se considera una melena larga.

Es un pelado sencillo, práctico, cómodo y elegante, que se ajusta a casi todos los cabellos y rostros; aunque las melenas lacias, finas y de poco volumen serán las más favorecidas en llevarlo. Eso sí, nunca, pero nunca, pasa de moda.

La historia detrás del corte

Se dice que fueron las enfermeras de la Primera Guerra Mundial las primeras en popularizar este pelado, aunque, más allá de un tema estético, lo preferían por cuestiones de higiene y comodidad a la hora de trabajar.

Enfermeras durante la Primera Guerra Mundial.

Imagen ilustrativa de enfermeras durante la Primera Guerra Mundial.

Si bien algunas mujeres habían anteriormente desafiado el “status quo” respecto a este estilo, pues llevarlo largo era lo que se consideraba femenino y apropiado, no fue hasta las primeras décadas del siglo XX que ganó verdadero reconocimiento y aceptación. Vale señalar que, como todo cambio, no fue un proceso sencillo.

Todo esto tiene lugar en una sociedad marcada por los movimientos sociales que buscaban la emancipación de la mujer, el aire liberador aportado por la post guerra y el resurgir de la clase obrera y las masas.

Fueron las celebrities, actrices y figuras públicas, las influencers de entonces, como Louise Brooks, Irene Castle y la icónica Coco Chanel, las primeras en someterse abiertamente al cambio e incentivar al resto a hacerlo.

Gabrielle Chanel, más conocida como Coco Chanel, ​ fue una diseñadora de alta costura francesa fundadora de la marca Chanel.

Gabrielle Chanel, más conocida como Coco Chanel, ​ fue una diseñadora de alta costura francesa fundadora de la marca Chanel. Imagen tomada de www.chanel.com

De ahí que, lo que en algún momento había sido considerado inapropiado, desafiante y poco femenino, pasara a ser sinónimo de clase, refinamiento, glamour y estatus.

Los “locos años 20” como se le conoce a la década de 1920, marcó el boom de este estilo. Las famosas “flappers”, muchachas libres, poco convencionales, que se maquillaban, fumaban, no vestían rigiéndose por los estereotipos, mantenían relaciones sexuales y sentimentales más abiertas y que rompían con las normas sociales impuestas para las féminas, fueron las encargadas de normalizar y generalizar este corte. La expansión fue inevitable y casi ninguna joven de entonces quedó exenta de cortarse el cabello.

Pero este peinado, más que un asunto de estilo, fue una declaración de independencia y un camino abierto a la emancipación de la mujer, sobre todo en cuanto a las decisiones respecto a su cuerpo.

Desde entonces no ha hecho más que evolucionar y adaptarse a los tiempos. Ha sido el estilo preferido de muchísimas famosas de hoy día a nivel internacional, dentro de ellas Victoria Beckham, Selena Gómez, Jennifer López y Jennifer Anniston, Taylor Swift, Sarah Jessica Parker, Angelina Jolie, etc. La lista sería interminable, pues casi ninguna se ha resistido a probarlo alguna que otra vez.

Recomendaciones para un corte adecuado

Ahora, si estás pensando en llevar este corte, te dejo algunas recomendaciones que pueden ayudarte a elegir el estilo adecuado para ti.

Si tienes el rostro ovalado, rectangular o en forma de triángulo, lo ideal será que optes por un “bob tradicional” recto, a la altura de la barbilla o un poquito por debajo de esta, para acortar visualmente las dimensiones de tu cara. Puedes agregar cerquillos o flequillos hacia un costado para ofrecer volumen en los laterales.

Mientras que, para los rostros redondos, es mejor un “bob largo” que termine en los hombros, con una inclinación hacia delante en forma de picos, más corto en la nuca, para así alargar y estilizar de modo visual es rostro. En este caso si se opta por flequillos deben ir hacia un costado.

Las más atrevidas pueden hacerles capas, degrafilados o buscar un look más juvenil, rebelde y citadino, aunque, dichos cortes llevan un poco más de atenciones para que no luzcan despeinados.

Así que ya saben, si tienen duda alguna vez recuerden que los clásicos no pasan de modas, y si es un bob, mucho menos.

Compartir

Rosainne Suárez Moreno