1
Publicado el 23 Septiembre, 2021 por Rosainne Suárez Moreno en Consejos
 
 

Las “scrunchies” llegaron para quedarse

En 2017, traídas de la mano con el boom nostálgico por prendas y accesorios “old fashion”, varias marcas rescataron los “scrunchies”.
Compartir
Scrunchie

Las “scrunchie”s son una alternativa más gentil para recoger el cabello sin quebrarlo.

Tal pareciera que en el país ha habido en los últimos años un boom con las “scrunchies”, sobre todo entre las generaciones más jóvenes.

Pero, ¿y qué son? Nada más y nada menos que unas felpas de tela, cuya invención se remonta a finales del pasado siglo, y que representan una alternativa llamativa, juvenil y más gentiles con el cabello ante las tradicionales ligas para el pelo.

En la década de 1980 en Canadá, Jane Reid creó la primera “felpa de tela” a la que bautizó como “bunch bungle”. Sin embargo, fue en 1987 cuando la estadounidense Romy Revson patentó un coletero elaborado por ella misma, con la tela de un de sus pantalones, al que denominó “scrunchie”.

El auge de esta pieza se extendió desde finales de los 80 hasta inicios de siglo, elaborándose con diferentes modelos, telas y adornos. Lo han llevado personalidades como Madonna, Ariana Grande, Gigi Hadid, Hailey Baldwin, entre muchas otras.

Series y películas como “Friends”, “Clueless” y “Salvados por la campana” contribuyeron al furor que generó tanto en el mundo de la “alta costura” y pasarelas como en la vida cotidiana. Casi nadie quedó exento de usarlas, y fue un aliado importante para las niñas y los peinados escolares.

Su fama duró hasta los 2000, cuando pasó a considerarse un “terrorista del buen gusto”. Tal fue el caso que Carrie Bradshaw en la sexta temporada de la famosa serie “Sex and the City”, luego de haberlas utilizado antes con asiduidad, declarara que una auténtica neoyorquina nunca usaría uno de estos accesorios fuera de la casa.

Fue el inicio del fin, o eso se creía, porque como toda moda, es cíclica. En 2017, traídas de la mano con el boom nostálgico por prendas y accesorios “old fashion”, varias marcas rescataron los “scrunchies”, que hasta día de hoy nos siguen enamorando.

Algunos de los beneficios de estos accesorios son su gentileza con el cabello dado que no parten las hebras ni dejan marcas en el pelo. Aportan un efecto óptico de mayor volumen para las melenas sobre todos en peinados como moños altos.

Conjuntamente, no pasan desapercibidas y pueden combinarse con la ropa u otros accesorios, e incluso, usarse como pulsos. Su amplia variedad también permite llevarlas con cualquier conjunto, y sus diseños, telas y estilos son diversos que se ajustan a todos los gustos.

Parece que después de todo, estas felpas, llegaron para quedarse.

Compartir

Rosainne Suárez Moreno