1
Publicado el 12 Octubre, 2021 por Rosa M. Cubela en Consejos
 
 

Trucos para ser más organizado en el hogar

No guardes nada en bolsas o cajas con la excusa de que después lo vas a regalar, porque se te olvida.
Compartir

A cargo de ROSA M. CUBELA

Imagen ilustrativa

Imagen ilustrativa

Muchas veces guardamos objetos que, poco a poco, se van acumulando y desorganizan una habitación. En otras ocasiones, el hijo adolescente no conoce la palabra “orden” y tiene su espacio convertido en un laberinto. Pero existen sencillos trucos que aluden el tema hogar, los cuales pueden ayudar a organizar la casa. Ten en cuenta estas sugerencias y verás cuán útiles te resultan.

Por ejemplo, la ropa que hace años no usas es necesario botarla o regalarla. En el caso de objetos de personas que ya no viven en la casa, dales un tiempo para que se los lleven y si no lo hacen bótalas.

Es necesario eliminar objetos que se deterioran muy fácilmente y los equipos que se rompieron y no tienen arreglo porque carece de sentido guardarlos.

Sobre la mesa del comedor pueden aparecer desde facturas pagadas o por pagar hasta las tareas escolares. Es necesario que todos acepten que la función de la mesa es para usarla cuando vayamos a comer. Si se hacen tareas escolares o proyectos del trabajo en ella, es importante que cada cual se comprometa a recoger sus cosas tan pronto termine.

En el botiquín de la casa se acumulan todo tipo de frascos con tabletas o jarabes, por eso es importante al menos una vez al mes revisarlo y sacar los que estén vacíos o vencidos.

En las cómodas no se deben conservar frascos de perfume vacíos con la excusa de que son “lindos” o que es una colección porque las colecciones de algo se guardan para mostrarlas con orgullo y son en realidad un revoltijo de objetos que dan muy mal aspecto.

Existen personas que compran libros o revistas porque les gusta, luego ni siquiera los abren, señal de falta de interés o de tiempo. En cualquiera de los casos deja de comprar y conserva los que tienes en un solo lugar, no desperdigados por toda la casa.

En muchos clósets se acumulan zapatos que desde hace muchísimo tiempo esperan por un cambio de suela, que están llenos de moho (o sea, que es probable que se rompan en cuanto te los pongas), que solamente te pusiste un día y ya no los usas porque te quedan incómodos o simplemente pasaron de moda, pero no los botas porque costaron muy caros. Lo cierto es que debes decidir qué hacer con ellos para que no ocupen un espacio que necesitas para otras cosas o para los zapatos que sí usas.

No guardes nada en bolsas o cajas con la excusa de que después lo vas a regalar, porque se te olvida y se quedan los trastos almacenados ocupando un espacio para algo útil, lo que al final trae como consecuencia más desorden.

Compartir

Rosa M. Cubela

 
Rosa M. Cubela