0
Publicado el 9 Noviembre, 2021 por Rosa M. Cubela en Consejos
 
 

Consejos para aliviar la artritis

Los síntomas más comunes de esta enfermedad son dolor y rigidez en las articulaciones
Compartir

A cargo de Rosa M. Cubela

Imagen ilustrativa

Imagen ilustrativa

Adopta una postura activa: Es un mito que no se pueda hacer nada para mejorar la enfermedad, según reafirman especialistas en la materia. Se debe ser responsable con ella y buscar las vías para poder manejarla. Este afrontamiento activo se relaciona con su mejor pronóstico.

Conoce la enfermedad: Tener información es importante para despejar dudas y evitar la ansiedad que provoca el desconocer qué le puede ocurrir. En esto juegan un papel fundamental los reumatólogos y los demás especialistas que la tratan, pero también se debe tener criterio a la hora de informarse y dar de lado a todas aquellas fuentes que puedan ofrecer ideas erróneas. Si tienes incertidumbre pregunta a los especialistas que están a tu alcance.

Dosifica los esfuerzos: Toda persona con artritis reumatoide sabe detectar perfectamente dónde está su límite de esfuerzo. Intentar forzarlo puede generar sobrecargas en las articulaciones y provocar más dolor. Establece un ritmo (que ya no es como el de antes, ni es necesario que lo sea) y procura no llegar al máximo de esfuerzo.

Ahorra energía: Es uno de los objetivos de la terapia ocupacional con el fin de hacerte el día a día más fácil. Intenta que los gestos y movimientos no sean bruscos y pide ayuda cuando la necesites. Esto evita que te agotes y disminuye el dolor.

Busca el equilibrio entre el reposo y la actividad: Es recomendable que se practique alguna actividad física, por supuesto, en las fases en las que no hay ningún brote de inflamación, ya que en estos casos se debe hacer reposo relativo, porque si se carga mucho la articulación se puede inflamar más. Pero en el momento en que comienzan a controlarse esos signos es aconsejable que se vuelva a realizar ejercicio moderado y de forma regular. Esto ayudará a encontrarse mejor.

Mantén las articulaciones y los músculos en forma: Es fundamental para la rehabilitación de las articulaciones y su mejor movilidad. De este modo la persona con artritis se sentirá más ágil en la realización de sus actividades diarias. Según el grado de la enfermedad, los fisioterapeutas enseñarán ejercicios específicos al paciente, que podrá practicar en casa.

 

 

Compartir

Rosa M. Cubela

 
Rosa M. Cubela