0
Publicado el 10 Noviembre, 2021 por Rosa M. Cubela en Consejos
 
 

Rosal mini en interior

Compartir

A cargo de Rosa M. Cubela

El rosal de pitiminí

El rosal de pitiminí, es un arbusto fruto de una mutación de enanismo de algunas rosas antiguas y modernas. Imagen tomada de jardineriaon.com

Existen variedades de rosales adaptadas para el cultivo en interiores. El más típico para casa es el Rosal miniatura o mini (también llamado Rosal de pitiminí). Hay otras variedades miniaturas más duras que se usan para plantar en tierra, en el jardín.

Humedad: El secreto de su cultivo reside en que disponga de una gran cantidad de luz y una humedad ambiente alta. Es ideal ponerlo en una ventana orientada al sur, aunque evitando que en verano le dé el sol del mediodía. En cualquier caso, debe estar en un lugar luminoso, pero sin sol directo ni corrientes de aire. Pulveriza las hojas frecuentemente con agua para humificar (sin mojar las flores).

Riego: Abundante, dejando que el sustrato de la maceta se seque ligeramente entre dos riegos. Cuando riegues es bueno añadir un poco de fertilizante líquido al agua.

Poda: La poda consiste en reducir su altura aproximadamente a la mitad. Quita las flores que se vayan marchitando.

Más consejos

  • Plántalo en macetas profundas, con drenaje al fondo y un sustrato ligero y muy fértil.
  • Cuando acabe la floración, lleva al exterior, o semisombra. En invierno pásalo al interior.
  • Vigila atentamente la posible aparición de Araña roja u otras plagas o enfermedades. Son muy sensibles al Pulgón y al hongo Oidio, aunque si mantienes unas condiciones buenas de cultivo no se verá afectado.

Y dos síntomas:

-¿Hojas y tallos colgantes? Falta de riego. Hazlo abundantemente hasta que recupere el vigor.

-¿No vuelve a desarrollar flores? Traslada la planta al exterior, a un lugar aireado y soleado, para estimular la floración.

Compartir

Rosa M. Cubela

 
Rosa M. Cubela