Cuba campeón Mundial Boxeo AIBA Belgrado
(Foto: acn.cu)
Cuba campeón Mundial Boxeo AIBA Belgrado
(Foto: acn.cu)

 Cuadrilátero redondo

El bien llamado buque insignia hizo honor a su exigente apodo en el curso que termina, tras llevarse a casa el primer puesto por países en varios eventos y acabar diciembre con el merecido premio al mejor deporte individual cubano, pues tres púgiles se incluyeron en el selecto grupo de los 10 atletas más destacados del año: Julio César La Cruz, Andy Cruz y Roniel Iglesias.

Durante los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 (23 de julio al 8 de agosto de 2021) el boxeo de la mayor de las Antillas se consolidó en la cima por países de la disciplina, un sitio que habíamos perdido en la edición precedente (Río de Janeiro 2016), donde cosechamos tres coronas y similar número de metales bronceados, saldo insuficiente ante la actuación de Uzbekistán (3-2-2).

Sin embargo, en esta nueva oportunidad la nómina estaba considerada como una de las más sólidas inscritas en un torneo de tal magnitud, aunque solo se repartirían medallas en ocho divisiones de la rama masculina, dos menos que en la anterior cita, pues en el sector femenino –donde Cuba no tuvo representantes– se otorgaron seis juegos de preseas.

En Tokio 2020 se cosecharon cuatro metales dorados y un bronce, suma que además, mayoreo los pronósticos hechos por casi todos los especialistas y aficionados, previo a que iniciaran las acciones en la Arena Kokugikan.

Sin dudas, el amparo de una buena preparación que abarcó tres países (Alemania, México y Holanda) a pesar de las difíciles condiciones sanitarias impuestas por la covid-19, fue una de las claves del éxito de la nave dirigida por Rolando Acebal.

Incluso, durante la estancia en la Isla anclaron en “modo burbuja” por varios meses de obligado confinamiento, sacrificio que, a la postre rindió frutos, pues del total de siete preseas doradas de la delegación cubana bajo los cinco aros, el boxeo aportó cuatro, o sea, más de la mitad.

Pero eso no fue todo, en la nación asiática nuestros púgiles consolidaron otra gran hazaña, pues 25 años después tres hombres alcanzaron el bicampeonato en la misma cita estival. Antes lo habían hecho al unísono: Ariel Hernández, Félix Savón y Héctor Vinent en Atlanta 1996.

Ahora lo consiguieron Julio Cesar La Cruz, Roniel Iglesias y Arlen López, este último en el ojo del debate últimamente, sobre lo cual abundaremos más adelante, pues no podemos dejar de mencionar la cuarta presea de oro en el cuadrilátero y séptima en la sumatoria de nuestra delegación en la capital nipona, que salió de los puños de Andy Cruz durante el último cartel de la lid. En tanto, un metal bronceado fue a la cuenta de Lázaro Álvarez, su tercero en estas lides.

A orillas del Danubio

Julio César La Cruz consiguió la tercera presea dorada del boxeo cubano en Tokio 2020. (Foto: Tomada de Twitter)
Julio Cesar La Cruz (derecha en la foto) llegó a cinco títulos mundiales. (Foto: Tomada de Twitter)

Después la gran performance en la cita estival, llegó casi de inmediato el anuncio del 21° Campeonato Mundial Masculino de la AIBA, un evento donde intervendrían más de 500 gladiadores procedentes de 88 países.

La proa se inclinó rumbo a Belgrado (25 de octubre al 6 de noviembre), donde los nuestros se volvieron a robar el show y repitieron el éxito a nivel de naciones al cosechar tres metales dorados y dos bronces, una actuación muy superior a la reunión del orbe anterior, Ekaterimburgo 2019, donde solo se alcanzaron tres preseas, una de cada color.

Se trató de un torneo de mucho nivel, con la motivación elevada al máximo, pues por primera vez desde que se inauguraron esas lides en La Habana 1974, hubo beneficio en metálico (100 000 dólares por el oro, 50 000 por plata y 25 000 el bronce) lo que provocó incluso el regreso de pugilistas profesionales a esos escenarios, una puerta abierta desde los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

El buque insignia desembarcó a orillas del Danubio con tan solo ocho boxeadores, en un evento que superó en cantidad de divisiones (13) la historia de citas pasadas, y a pesar de cinco bajas en la nómina por haber padecido covid-19: Yosbany Veitía (54 kilogramos); Dainier Peró (+92); Damián Arce (51), Billy Rodríguez (48) y Arlen López (81), los nuestros firmaron una actuación muy meritoria.

Se proclamaron campeones en Belgrado 2021 el experimentado Julio Cesar La Cruz en los 92 kilogramos (kg), quien llegó a cinco títulos del orbe, a solo uno del gran Félix Savón (6), y superó además a otra leyenda como Juan Hernández Sierra (4). Andy Cruz (63.5 kg), sumando a su palmarés el tercer cetro mundial, a la vez que fue galardonado como el mejor peleador del certamen. Y finalmente el debutante Yoenlis Hernández (75), a quien le podemos presagiar un futuro prometedor, pues posee un excelente biotipo, con buena estatura y brazos largos, además de gran habilidad con el torso.

Andy Cruz fue seleccionado como el mejor peleador en Belgrado 2021. (Foto: Tomada de Twitter)
Andy Cruz fue seleccionado como el mejor peleador en Belgrado 2021. (Foto: Tomada de Twitter)

También los bronces de Herich Ruiz (86 kg) y Osvel Caballero (57) fueron muy meritorios, por tratarse de dos púgiles inexpertos allende nuestras fronteras. Por el contrario, las notas más bajas se las llevaron Roniel Iglesias (71 kg) y Lázaro Álvarez (60), dos habituales que en esta ocasión no sobrepasaron sus pleitos iniciales. Kevin Brown (67 kg) también se fue de Belgrado con las manos vacías.

En total los nuestros registraron en la capital de Serbia 27 éxitos y solo cinco reveses, que derivaron en las ya mencionadas cinco medallas (tres oros y dos bronces). Cuba terminó en el primer puesto por países, seguida de Kazajstán (2-2-1) y Estados Unidos (2-2-0), ratificándose además en lo más alto de la tabla histórica en estas lides, con un palmarés que ascendió a 80 títulos, 35 platas y 28 bronces.

¿Qué sabemos del caso Arlen?

Arlen López fue el gran ausente en Belgrado 2021. Recordémosle, titular en Tokio 2020, donde sumó su segundo metal dorado bajo los cinco aros. En su caso, no hizo el viaje por haber padecido SARS-CoV-2, además de enfrentar otras situaciones personales, de las cuales no se explicó más en un primer momento. Ello le impidió realizar una adecuada preparación para asistir al certamen, ya que como el propio atleta comentó en sus redes sociales, se encontraba lejos de la forma deportiva requerida.

No obstante, tras su polémica exclusión de la lista de los mejores atletas del año, Alberto Puig de la Barca, presidente de la federación de este deporte, precisó al sitio digital jit.cu que al guantanamero no se le tuvo en cuenta por la postura que asumió de cara al Campeonato Mundial de Belgrado.

“Su no participación en ese evento fue fruto de una decisión personal, a partir de opiniones sobre su forma deportiva, contrarias a las del colectivo técnico y anunciada por él cuando ya estaba oficializada su inscripción y carecíamos de tiempo para sustituirlo.

“El análisis dejó como saldo el reconocimiento del error por parte del atleta, a quien se le había ofrecido la posibilidad de no aspirar a integrarlo, como hicimos con todos los asistentes a los Juegos Olímpicos de Tokio.

“Hubo consenso al considerar que su error atentó contra el compromiso del equipo, y como medida educativa no fue avalada su presencia en esa relación, aun cuando tiene el altísimo mérito de haber conquistado su segundo oro olímpico”, explicó el también comisionado nacional.

Y a ello replicó, no del todo feliz Arlen, a través de su cuenta en Facebook: “Desgraciadamente la pandemia logró alcanzarme y para ese entonces no fui la misma persona, no fui el mismo atleta, no me sentía ni remotamente en las condiciones que demostré en los Juegos Olímpicos de Tokio. Quise imponerme a esas dificultades, a esos malestares, pero no soy invencible, ni soy un súper humano”.

Sinceramente, debieron darse a conocer con tiempo los motivos de la ausencia del púgil guantanamero, tanto en el caso del Mundial de Belgrado, como dentro del proceso de votación por los mejores atletas del año. Las demoras informativas por lo general provocan comentarios y especulaciones de entes que no pretenden construir desde sus críticas. Es lamentable que no hayamos aprendido aún la lección. Confiemos en que siempre tomamos estos casos como medio de enseñanza.

Relevo seguro

Después de conquistar Tokio y Belgrado con la escuadra de mayores, los juveniles demostraron la grandeza de la escuela del deporte de los puños en la Isla, y dejaron bien claro en tierras cafeteras que el futuro sobre el ring está asegurado, a pesar de que inicialmente, en el Mundial sub 23 de Kielce, Polonia, el panorama no fue tan alentador.

Cuba lideró el torneo boxístico por países de los I Juegos Panamericanos Júnior Cali-Valle 2021 (25 de noviembre al 5 de diciembre) con cuatro metales dorados, una plata y un bronce.

El futuro de nuestro boxeo está asegurado en figuras como Ewart Marín (derecha). (Foto: Calixto Llanes)
El futuro de nuestro boxeo está asegurado en figuras como Ewart Marín (derecha). (Foto: Calixto Llanes)

El mosca Ewart Marín, el mediano Kryhztian Barrera, el semicompleto Luis Reynoso y el crucero Ronny Álvarez se coronaron con decisión unánime de los jueces en la final. Por cierto, cada escalada al cuadrilátero en la última jornada de competencias fue dedicada al supercompleto Adrián Fresneda (bronce), quien fue perjudicado por el arbitraje del torneo. En tanto, la única plateada fue al cuello de Jorge Daniel Forcades (69 kg).

Por el contrario, no nos fue del todo bien en el mes de abril, durante el Mundial sub 23, donde los jovencitos se retiraron con balance positivo de 29 victorias y 20 derrotas, pero arribaron con un total de nueve peleadores y el único cetro se lo agenció el crucero Jorge Luis Felimón, mientras que el welter Dany Landys Lafos y el supercompleto Fernando Arzola sacaron bronces.

De cualquier modo el año 2021 fue sumamente productivo para una disciplina que podría quedar fuera del programa de los Juegos Olímpicos en Los Ángeles 2028, pues no pasó el corte de los 28 deportes iniciales y debe cumplir, junto al levantamiento de pesas y el pentatlón moderno, con ciertos criterios en 2023 para ser incluido de vuelta en el gran evento multideportivo, según lo suscrito por el presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach.

Aún falta mucho por ver al respecto. De momento, se conoció que el boxeo cubano reactivará su calendario nacional el venidero año con el clásico Playa Girón, que tendrá lugar del 19 al 25 de junio próximos, y será parte esencial de la preparación de cara al ciclo que recién inicia y culminará bajo los cinco aros en París 2024.

No cabe duda de que, después de firmar un año redondo en el cuadrilátero, se avecinan nuevas travesías y victorias para la nave que a fuerza de puños, se ha ganado el exigente sobrenombre de buque insignia.

Comparte en redes sociales:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

Un comentario

  1. Este deporte esta asegurado hay muy bueno talentos ,fue muy buena la enseñaza del profesor Alcide sagarra y ahora la continuidad de ese trabajo con asebal tendremos puños para ratos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te Recomendamos