0
Publicado el 30 Junio, 2016 por Redacción Digital en CubaMemoria
 
 

Cuba antes de 1959

 Sucesos de Matanzas: Lo que dijo parte de la prensa americana

A su modo, la prensa norteamericana interpretó lo acaecido en Goicuría, Matanzas, el 29 de abril de 1956

Un corte transversal de la prensa norteamericana muestra una interesante interpretación de los recientes acontecimientos ocurridos en Cuba, tal como la expresan editorialmente los periódicos, grandes y pequeños, desde Nueva York hasta California, desde el Canadá hasta el Golfo de México.

Por HENRY WALACE
Exclusivo para BOHEMIA

SIEMPRE es interesante saber cómo ven otros a distancia lo que nosotros vemos al alcance de la mano.

El frustrado ataque contra el cuartel Domingo Goicuría, en Matanzas, el 29 de abril, fué motivo de grandes titulares en todos los Estados Unidos.

Las noticias del sangriento incidente constituyeron lo que los periodistas norteamericanos llaman “asunto de un solo día”, queriendo con ello decir que corresponde al tipo de acontecimientos que obligan a utilizar las mayores letras disponibles en primera plana e inmediatamente son dejados de lado por completo.

Un par de días después que la noticia surgió en las primeras planas de cientos de grandes y pequeños diarios, el lector corriente probablemente había olvidado todo lo relacionado con ella, a no ser que le quedara una vaga impresión de que “hay algún problema allá en Cuba”.

Pero para uno de cada tres lectores, ése cuya mirada se detiene en la página  editorial antes de correr hacia los deportes y tos tiras cómicas, un sorprendente número de periódicos estadounidenses sirvieron un interesante plato, constituido por una serié de opiniones y hechos sobre la situación en la Perla de las Antillas.

Algunas de esas opiniones pudieran considerarse ofensivas, otras erróneas, pero es indiscutible que proporcionan un genuino corte transversal de la expresión editorial de costa a costa y de la frontera canadiense a la mexicana. Todas fueron publicadas pocos días después del incidente del 29 de abril.

De trece editoriales seleccionados al azar en periódicos de todos los tamaños y situaciones geográficas, doce mencionan a Batista, el político latinoamericano más conocido desde la caída de Perón, varios mencionan al ex-presidente Carlos Prío Socarrás y hasta  hay uno que recuerda a Machado.

El amigo que reunió esos comentarios y me los proporcionó, es absolutamente imparcial. Y vale la pena insistir en que los mencionados editoriales fueron “reunidos”, no “seleccionados”. Lo mismo se puede decir de los extractos.

Comencemos con un pequeño periódico, el “Troy Record”, con una circulación de 6,675 ejemplares. El editorial, titulado “Apenas una Revuelta”, comenta:

“El ataque contra un cuartel del Ejército en Cuba apenas merece el nombre de “revuelta”. Menos de cien hombres trataron de tomar el cuartel Domingo Goicuría, al este de La Habana. Fueron derrotados después que un buen porcentaje de ellos resultaron muertos. Aparente-mente el ataque fué un incidente aislado, pues en el resto de Cuba no se produjo ningún levantamiento.

“Este nuevo capítulo en la historia de Cuba parece sintetizar la situación. El Ejército domina. Y Fulgencio Batista controla el Ejército. No obstante, hay importantes elementos en Cuba que se oponen a Batista, y algunos de ellos, como lo demuestra el ataque, son suficientemente temerarios para arriesgar la vida en un desesperado intento por derrocar el régimen.

“El general Batista aún gobierna con mano fuerte. Pero la República insular bien pudiera ser comparada con un volcán. Pues bajo el orden impuesto y mantenido por las fuerzas armadas y la policía, el descontento y la inquietud están muy extendidos.”

El editorial prosigue con un largo análisis de la situación cubana, terminando con esta aseveración: “Indudablemente algún día la reacción frente a los métodos de Batista terminará por derrocarlo. Pero el último estallido indica que, por el momento, el dictador cubano puede considerarse seguro.”

Troy es una pequeña ciudad del estado de Nueva York. Dirijámonos ahora hacia el oeste, hasta Salt Lake City, en el estado de Utah. Dice el “Salt Lake City Times” bajo el título de “Y Ahora, Cuba”:

“Aunque la confusión y la censura ocultan muchos detalles del choque del pasado fin de semana, el ‘hombre fuerte” Batista proclama haber sofocado una revuelta en la que estaban complicados el ex-presidente Carlos Prío Socarrás y varios otros antiguos funcionarios gubernamentales.

“La verdad sobre el último levantamiento en Cuba está oscura. Pero hay una cosa segura. Aunque su récord es mejor que el de algunos otros estados latinoamericanos, Cuba no está constituyendo un notable ejemplo para sus volubles vecinos. Los Estados Unidos no pueden interferir en los asuntos internos de ese pequeño país, pero esto debe ser para nosotros un nuevo aviso de que la democracia está atravesando un escabroso sendero.”

Este periódico de Salt Lake es comparativamente pequeño, con una circulación de 91,281 ejemplares; así, pues, regresemos al este y escuchemos al conocido “Boston Traveler” (circulación: 196,593 ejemplares).

Bajo el título de “Agitación en La Habana”, dice el “Traveler”:

“En Cuba, la carrera de otro dictador latinoamericano se ve amenazada.

“Para hacer frente a esa amenaza, el presidente Fulgencio Batista ha adoptado las medidas de costumbre: ha ordenado la suspensión de las garantías constitucionales, incluyendo la libertad de prensa, la libertad de palabra y la libertad de reunión.

“La pequeña revuelta que el gobierno de Batista aplastó la semana pasada no fué el fin del movimiento rebelde. Actualmente, La Habana está llena de rumores sobre conspiraciones contra la vida del dictador y contra el gobierno. Se han enviado aviones militares a Santiago para impedir que surjan problemas allí. Han sido descubiertos escondrijos de armas y municiones en las casas de diversos antibatistianos.

“Batista tiene dificultades. Otra dictadura pudiera desaparecer pronto.”

De Boston viajamos unas mil millas hacia el sur hasta Atlanta, donde se edita el gran periódico sureño “The Atlanta Journal”. Aunque su circulación es sólo de 254,433 ejemplares, su influencia se extiende por todo el Sur. Bajo el título de “Cuba Sufre Desasosiego”, dice el “Journal”:

“Las armas revolucionarias se han dejado oír de nuevo en Cuba. Tales armas tienen un sonido casi familiar en esa isla. Con tanta frecuencia se ha rebelado el pueblo contra gobiernos de tipo “hombre fuerte”. Con tanta frecuencia el hombre que ocupa el poder ha aplastado la revolución y la ha utilizado como un pretexto para fortalecer su dominio del gobierno.

“Esto parece ser lo que ocurrió en Cuba el domingo: en la provincia de Matanzas, cerca de la ciudad del mismo nombre —a unas 60 millas al este che La Habana un grupo de “jóvenes rebeldes” atacó un cuartel del Ejército. Se informa que once de los atacantes fueron muertos, varios más heridos y los restantes capturados.

“La rápida supresión de la revuelta ha permitido al presidente, general Fulgencio batista, mantenerse, conservar el poder total.

“Batista y los suyos achacan la responsabilidad de la revolución al expresidente Carlos Prío Socarrás. Han detenido a Prío y a muchos de sus seguidores.

“Todo eso es parte del drama que ha dominado la política cubana durante décadas, culminando, en 1952, por el golpe militar en que Batista derrocó a Prío, que entonces era presidente. Dos años más tarde, Batista pasó por la formalidad de elegirse a sí mismo presidente. Desde entonces ha sido en la Práctica el dictador de la isla.

“Es una situación desagradable para un dictador tener que gobernar pocos pasos de los Estados Unidos. Desdichadamente, hay ciertas fuerzas industriales y comerciales en los Estados Unidos que prefieren que esa situación continúe. Sería mejor que nuestro país pudiera alentar la formación de un gobierno más democrático en Cuba. Tal gobierno sería una mejor prueba de nuestra influencia.”

Acercándonos a Cuba, tomemos el “Tampa Tribuno”, que tiene una circulación de 113,000 ejemplares. Bajo el título “Batista Usa la Mano de Hierro”, el “Tribune” afirma:

“La mano de hierro del presidente Batista, de Cuba, fué rápida y decisivamente puesta en juego para aplastar un esporádico intento de revuelta. Aunque Batista ha logrado suprimir esa amenaza, ella es un síntoma de la creciente inquietud de toda la isla.

“Este último estallido se le achaca al ex-presidente cubano Prío Socarrás, que fué arrojado del poder por Batista, en marzo de 1952, y que pasó su período de exilio en los Estados Unidos. Recientemente había regresado a Cuba.

“La suspensión de las garantías constitucionales incluye la libertad de reunión, la de palabra y la de prensa. El decreto coloca a Cuba bajo una dictadura armada, personificada por Batista, y no hay dudas de que éste emprenderá cualquier acción, por drástica que sea, con tal de suprimir cualquier indicio de resistencia a su mando.”

Desde Tampa nos dirigimos hacia el norte, hasta llegar a Chattanooga, en el estado de Tennessee, donde el “Chattanooga Times” (circulación: 57.924 ejemplares) afirma bajo el título de “Levantamiento en Cuba”:

“Una revuelta en pequeña escala ha sido aplastada por el régimen de Batista en Cuba, pero es posible que el desasosiego que últimamente ha reinado en esa nación insular no haya desaparecido por completo.

“El hombre fuerte de Cuba inició su carrera hacia la fama y la, firmeza, según él, al sentirse sublevado por la corrupción y la anarquía que predominaban durante la dictadura de Machado, a principios de la década del 30.

“Pero Fulgencio Batista y Zaldívar no podía apartar por un momento sus manos de las palancas del poder. Alentó a la oposición, mas, cuando la oposición se hizo demasiado fuerte, la acusó de crear el caos. Hijo de un obrero agrícola, se abrió paso hasta llegar a sargento del Ejército, y de ahí saltó a la posición de hombre fuerte, con el grado de coronel. Para un hombre así, es comprensible que el poder esté estrechamente entretejido con la seguridad.

“Pero la propia inestabilidad interna de Batista constituye una prueba de que las dictaduras latinoamericanas, como instituciones, están en vías de desaparecer. Con el ascenso del nivel de vida y los progresos educacionales, los pueblos están exigiendo algo que no sea una democracia a ratos.”

Veamos ahora qué tiene que decir un pequeño periódico del estado de la Estrella Solitaria, Texas, sobre la situación en la nación de la Estrella Solitaria, Cuba. Comenta el “Beaumont Journal” (circulación: 24,926 ejemplares):

“Dudamos que la posición del presidente Fulgencio Batista en Cuba esté seriamente amenazada en estos momentos, a pesar del ataque del domingo contra un cuartel del Ejército. Sin embargo, la revuelta, aunque aparentemente un completo fracaso, recalca, una vez más, el hecho de que el camino del dictador está lleno de ansiedad, desconfianza, desvelo y espera: espera por el día en que se haya acumulado suficiente odio para derribarlo de su sangriento pedestal.

“Somos suficientemente anticuados para tomar al pie de la letra la vieja advertencia de que “el que a hierro mata a hierro muere”.”

Y al este de Texas, escogemos el periódico vespertino de Pittsfield, Massachusetts, llamado “Berkshire Eagle” (circulación: 27,538 ejemplares), que titula su editorial del 30 de abril: “Otra Revuelta en Cuba”:

“Cuba parece no poder apegarse a los procesos legislativos. Vale la pena observar que la revolución sofocada ayer, después de diez muertos, fué fomentada por el expresidente Carlos Frío Socarrás, que fué arrojado del poder por el actual Presidente en un golpe de estado, llevado a cabo en 1952. La cuestión sigue siendo qué solidez puede alcanzar un gobierno mediante el apoyo popular, y si el principal factor en el mantenimiento de un régimen latinoamericano no constituido por las fuerzas armadas que lo sostienen.”

Un importante periódico de la región de Nueva York, el “Newark News” (circulación: 268,862 ejemplares), dice lo siguiente:

“La violencia antigubernamental no es nada nuevo en Cuba. En 1933 el propio presidente Fulgencio Batista, entonces sargento del Ejército, obtuvo el poder por primera vez dirigiendo una revuelta de la tropa del Ejército.

‘Por tanto, no es sorprendente que el general Batista haya sido blanco de una abortada rebelión que, evidentemente mal planeada, no pasó más allá de las rejas de un cuartel del Ejército cercano a Matanzas, a 60 millas de La Habana.

“También es lógico que el principal sospechoso sometido a vigilancia gubernamental haya sido el ex-presidente Carlos Prío Socarrás que apenas ha ocultado su deseo de tomar venganza después de ser arrojado de la presidencia por general Batista en un incruento gol pe hace cuatro años.

“El último estallido, aunque rápidamente sofocado, es una muestra de la creciente oposición al general Batista y a su gobierno mano fuerte. Como revolucionad él también, el Presidente debed ser de los primeros en comprenderlo así.”

Dejando el área de Nueva York, viajamos por ese estado hasta centro industrial de Syracuse, donde el “Post-Standard” (circulación 87,593 ejemplares) comenta en primer párrafo de su editorial:

“El fugaz levantamiento ocurrido en Cuba parece ser un testimonio de la eficacia de los cuerpos represivos del presidente Fulgencio Batista.”

Dirigiéndose bacía el este, enea tramos el “Hartford Times”, Hartford, estado de Connecticut, comenta:

“Una vez más estalló momentáneamente la revuelta en la Perla de las Antillas, pero no parece haber causado más que un ligero murmullo. Estuvo muy lejos de lograr el derrocamiento del gobierno de la pintoresca isla descubierta por Colón.

“Los incidentes de ese tipo apenas son noticia en Cuba, donde ha habido un buen número de ellos en los últimos meses. Los cubanos, como muchos de los que habitan los otros países del sur de nosotros, son un pueblo voluble. No aprecian el sistema democrático hasta el punto de aceptar voluntariamente sus ordenados procedimientos.

“Como los dictadores toman el poder por la fuerza, como lo hizo Batista en 1952, el único método que conoce el pueblo para echarlos es el de la fuerza.

De regreso a Boston, leemos en otro periódico, “The Globe” (circulación: 126,123 ejemplares), bajo el título de “El Dictador Cubano”, lo siguiente:

“El presidente Batista ha decretado la censura de la prensa después de aplastar rápidamente una revuelta. Ello es una señal de que Cuba está aún muy lejos de un gobierno estable y constitucional. También recuerda que el Presidente sigue siendo la figura dominante en la Isla.

“Durante veintitrés años ha sido centro de tormentas políticas, imponiendo presidentes, y como presidente inconstitucional y constitucional. Inclusive, durante sus cuatro años de exilio su influencia entre los militares siguió siendo fuerte.

“De modo semejante modo a Getulio Vargas, de Brasil, ha sabido utilizar el constitucionalismo y la fuerza física para obtener sus fines políticos. Quizás los hombres así sean necesarias figuras de transición en algunos países latinoamericanos. Pero Batista con cincuenta y cinco años, ya no es una figura joven. El fracaso de la revuelta no significará el fin del descontento en Cuba.”

Iniciamos este recuento de “La Opinión Ajena” con el pequeño “Troy Record”; así, pues, regresamos a Troy para terminarlo. Tenemos esta vez el “Troy Times”. Dice el periódico:

“Cuba ha tenido una revolución incipiente. Su costo en vidas ha sido grande. Batista conserva aún el control.

“Un buen demócrata pudiera abrigar la esperanza de que alguna revolución ponga término a la tiranía de la dictadura de Batista. Pero la cuestión tiene otro aspecto. Los latinos, particularmente los de las Américas, son emocionales e inseguros. Todos los países de América del Sur y la mayoría de los de América Central cambian un gobierno por medio de revueltas. Sus habitantes se aburren del orden y buscan excitación. Es más, tofos los gobiernos existentes en esos países son corrompidos y la manera de hacer fortuna es obtener el control político.

“Cuba, sin embargo, bajo la influencia de los Estados Unidos ha estado mejor que la mayor parte de las tierras más al sur. Sus revoluciones son escasas, comparativamente hablando, y, generalmente inútiles. Los latinos parecen difíciles de gobernar a no ser mediante la dictadura. La democracia no funciona en países en que el electorado es extremadamente inculto y el amor a las leyes y al orden es raro. Pasarán generaciones antes que las áreas hispanoamericanas del Nuevo Mundo se sometan a gobiernos responsables y razonablemente estables. Posiblemente Cuba ocupe la mejor posición entre todos esos estados.”

Pie de foto:

Un corte transversal de la prensa norteamericana muestra una interesante interpretación de los recientes acontecimientos ocurridos en Cuba, tal como la expresan editorialmente los periódicos, grandes y pequeños, desde Nueva York hasta California, desde el Canadá hasta el Golfo de México. TA-. A su modo, la prensa norteamericana interpretó lo acaecido en Goicuría, Matanzas, el 29 de abril de 1956.


Redacción Digital

 
Redacción Digital