0
Publicado el 11 Julio, 2017 por Redacción Digital en CubaMemoria
 
 

“ELIMINAREMOS RADICALMENTE EL CONTRABANDO Y EL TRÁFICO DE DROGAS”

…afirma el nuevo Director-Administrador de la Aduana de La Habana, Carlos A. Fernández
“Eliminaremos radicalmente el contrabando y el tráfico de drogas”.

“He iniciado también conforme a las propósitos del general Batista —prosigue el entrevistado—, una acción enérgica contra las lacras del contrabando, el soborno y el cohecho, vías por las que se han producido incalculables filtraciones y burlas al fisco, con daño para la economía cubana y desmoralización de la administración pública. Y en la batida al criminal contrabando de drogas estupefacientes, actúa el personal de la Aduana conjuntamente con agentes especializados de la Embajada norteamericana, para erradicar ese repugnante tráfico, azote de la sociedad y principalmente de la juventud”.

Entrevistó: JERÓNIMO LAMAR

Fotos de: ENRIQUE LLANOS

EL señor Carlos A. Fernández Campos, nuevo Director-Administrador de la Aduana de La Habana, es un cubano de intensa ejecutoria, que llega a la administración pública procedente de la actividad privada; después de haber triunfado en ésta desde abajo, hasta escalar una sólida posición social y económica gracias a su laboriosidad y espíritu constructivo. Durante 25 años trabajó en los Ferrocarriles Unidos, ascendiendo gradualmente de “office boy” a Jefe de Despacho de las oficinas centrales.

Su actuación en el seno del Centro de Dependientes de La Habana, culminó en su exaltación a la presidencia de esa importante entidad, en que se impuso por su entusiasmo, dinamismo y rectitud de carácter. Luego, partiendo del rudimentario Club de las Panteras de 1933, inició en 1936 el Club Náutico de Marianao, la prestigiosa institución que es orgullo de la sociedad habanera, y que es obra principal del espíritu constructivo de que antes se ha hecho mención, en una lenta pero progresiva y esforzada evolución.

Su presencia en posición tan destacada constituye un acierto, porque el prestigio y la ejecutoria del nuevo funcionario, así como su valiosa experiencia al frente de importantes organismos, abonan en pro de una eficiente y recta administración de un departamento fiscal tan relevante como la Aduana habanera. Por entenderlo así, BOHEMIA consideró oportuno recoger del señor Fernández Campos algunas opiniones en relación con la gestión que se le ha encomendado por el señor Presidente de la República, las que aparecen en el curso de esta entrevista gráfica son el dinámico “self mude man” y entusiasta hombre de acción que es Fernández.

 

“Eliminaremos radicalmente el contrabando y el tráfico de drogas”.“A los 56 años —expresa Carlos Fernández de entrada—, con una posición económica desahogada, lograda a través del trabajo y el esfuerzo propios, sólo se anhela descansar. Ese descanso bien ganado lo he sacrificado al reclamo de mi amigo, el general Fulgencio Batista, para servir a su gobierno y a la República desde un cargo de responsabilidad, en el que he de cooperar a la política de honestidad administrativa y de recuperación económica y fiscal que ha iniciado el Jefe del Estado, ansioso de facilitar días de prosperidad y de felicidad al pueblo cubano”.

 

 

 

“Eliminaremos radicalmente el contrabando y el tráfico de drogas”.Subrayando sus palabras con gestos rotundos, agregó Fernández: “De acuerdo con los deseos y proyecciones del Presidente de la República, encamino mi actuación al objetivo de lograr que el Estado recaude lo que efectivamente le corresponde, y a eliminar las lacras administrativas que durante largo tiempo han caracterizado a la aduana de La Habana que, como se sabe, incluye no sólo la de la capital, sino también la de Batabanó y la de los aeropuertos de Rancho Boyeros y Columbia. En sólo la primera semana de mi actuación se ha registrado en las recaudaciones un superávit de más de trescientos mil pesos”.

 

“Eliminaremos radicalmente el contrabando y el tráfico de drogas”.Consciente de su responsabilidad, continuó Fernández: “Cumpliremos con nuestro deber y haremos que cumplan el suyo los que dependen de nosotros, pero dentro de condiciones adecuadas y de justicia. Sostengo el criterio, que coincide con el del Presidente Batista, que es necesario el establecimiento de la carrera administrativa, particularmente en departamentos como las aduanas, en que se hace indispensable un personal especializado que no puede ser sustituido ni improvisado fácilmente, aparte de los derechos adquiridos por antigüedad y el reconocimiento a la labor desplegada”.

 

 

“Eliminaremos radicalmente el contrabando y el tráfico de drogas”.El administrador de la Aduana prosigue el hilo de su exposición: “Por ello he abogado por la ratificación en sus cargos de los hombres que han servido al Estado en posiciones técnicas y de experiencia, y por eso el Presidente de la República ha acogido con calor mi sugerencia de que se les retribuya decorosamente, pues no es posible exigirle honestidad y rectitud a un empleado que tiene relación con organismos de recaudación fiscal, si lo que gana no le alcanza para atender los gastos naturales de un hogar y una familia modestos. Les exigiremos responsabilidades, pero también les aumentaremos los sueldos…”

 

 

“Eliminaremos radicalmente el contrabando y el tráfico de drogas”.“Otra de las cuestiones que exigen una inmediata solución —añadió Carlos Fernández con serena seguridad— es la reorganización administrativa aduanal, que se rige por una legislación anacrónica, como órdenes militares del gobierno interventor americano y disposiciones de los inicios de la República. En nuestra época se impone otra organización administrativa acorde con los avances logrados, y al logro de la misma encaminaremos también nuestras gestiones para la mejor marcha de la importante labor fiscal de estos departamentos estatales”.

 

 

 

“Eliminaremos radicalmente el contrabando y el tráfico de drogas”.Tras un grato paréntesis, motivado por la invasión de sus nietecitas Alicia, Raquelita, Beatriz y Liá, Carlos Fernández expresa finalmente una nota optimista que entusiasma a su fraterno Gonzalo Alfonso: “Los representativos de todas las entidades industriales, comerciales y económicas, han acudido a exponer su deseo de contribuir al mayor éxito de mi gestión administrativa, como una manera efectiva de cooperar en los altos empeños patrióticos del gobierno del general Batista. Esa cooperación, la del personal a mis órdenes, la que me ha brindado gentilmente la prensa, y la que espero de la ciudadanía toda, es garantía de que triunfaré en la misión que se me ha encomendado…”.


Redacción Digital

 
Redacción Digital