0
Publicado el 18 Mayo, 2015 por Laura Rodríguez Balbuzano en Cultura
 
 

Cubaliteraria: Un oasis de conocimiento

“Queremos difundir textos de valor y autores que hace tiempo, o nunca, se hayan publicado en la Isla”, señaló  Gustavo Blanco. (Foto: L.R.B.)

“Queremos difundir textos de valor y
autores que hace tiempo, o nunca, se
hayan publicado en la Isla”, señaló
Gustavo Blanco. (Foto: L.R.B.)

Por LAURA RODRÍGUEZ BALBUZANO (estudiante de Periodismo)

En la contemporaneidad existen infinidad de recursos y medios tecnológicos mediante los cuales recibimos información de cualquier índole. La gran cantidad de contenidos que nos invaden a diario imponen la necesidad de discernir entre lo provechoso y lo superfluo. Para ello necesitamos de criterio propio y de una capacidad que solo aporta el conocimiento amplio de las cosas. La literatura contribuye a ese poder.

“En Cuba existen instancias atentas que emplean las nuevas tecnologías con responsabilidad e inteligencia. Una de ellas es Cubaliteraria, una editorial cuyo principal soporte es el espacio virtual. Con su director conversamos hoy.

“El portal, creado en el año 2000, tuvo y aún mantiene el propósito de promover la literatura nacional. En la época de su fundación, cierta parte de la intelectualidad europea y latinoamericana se interesaba por la realidad del país tras el paso de la crisis económica de los 90. Había una gran expectativa por lo que sucedería en cuanto a las acciones y perspectivas de los escritores cubanos”, comenta el editor.

-¿Cuál es el enfoque actual?

-Ha ido variando su intencionalidad y abordaje crítico; se han incorporado espacios donde se analiza la contemporaneidad. Tratamos de reseñar los libros publicados que consideramos más importantes, aunque siempre nos quedan algunos, pues solo contamos con un equipo de nueve editores.

“Nuestro enfoque de la literatura es muchas veces de contextualización. Abarcamos la producción de un escritor, la causa de sus inclinaciones y puntos de vista, cuáles son las posibles relaciones con sus contemporáneos. También promocionamos eventos, presentaciones de libros y conferencias que queremos hacer visibles; pero abarcar todo el panorama es prácticamente imposible, en ese sentido nos declaramos insuficientes.

“El horizonte literario cubano no se reduce a La Habana; sin embargo, nos es difícil viajar a menudo a otras provincias o mantener una relación constante con nuestros colegas de allá. A pesar de eso hemos tenido momentos en los cuales las conexiones han sido fuertes.

“Nuestros soportes y medios se han diversificado. Hoy el portal recibe más de 15 millones de visitas. Quiere decir que muchas personas se interesan por la literatura cubana”.

-¿Cómo se comporta la producción digital y su aceptación en la Isla?

La producción de CD multimedia es una alternativa para el lector cubano (Foto: LEYVA BENÍTEZ)

La producción de CD multimedia es una alternativa
para el lector cubano (Foto: LEYVA BENÍTEZ)

-Además del portal, creamos e-books, multimedias, audiolibros… Nos hemos insertado en este campo porque a nivel mundial el soporte papel es cada vez más costoso, además, ¿por qué no aprovechar las ventajas de las nuevas tecnologías?

“Este año varias editoriales trabajaron con mayor intensidad y creo que el producto digital tuvo una gran aceptación. Se trataron diversos campos de la cultura (política, economía, filosofía, arte culinario, literatura de ficción) en compilaciones que atractivas para los públicos.

“Queda enriquecer las propuestas; es decir, no solamente crear CD multimedias, sino permitir la descarga mediante memorias, y otras variantes que no hemos utilizado y que en el mundo entero se emplean. Necesitamos adaptarnos a estos métodos porque nuestro trabajo promocional se sostiene principalmente mediante Internet y padecemos el inconveniente de que no es viable para la mayor parte de la población cubana”.

-¿Qué proyectos tiene la editorial?

-Queremos difundir textos de valor y mostrar autores que hace tiempo, o nunca, se han publicado en la Isla. Hablo tanto de contemporáneos, nacionales y extranjeros, como de clásicos universales.

“Tratamos de mantener un equilibrio en nuestro trabajo para limitar el desconocimiento en los lectores, porque en nuestra mira siempre está el público. Hay que preocuparse mucho más por él y su conocimiento del mundo en la actualidad”.


Laura Rodríguez Balbuzano