0
Publicado el 26 Mayo, 2015 por Sahily Tabares en Cultura
 
 

CUBADISCO 2015

Tender lazos y puentes imperecederos

Por:SAHILY TABARES
Fotos: Cortesía de Juventud Rebelde

Alejo Carpentier avizoró que “el disco es una de las causas del formidable incremento de la cultura musical en nuestra época”. En el siglo XXI trasciende fronteras, idiomas; estrecha, impulsa acercamientos; redescubre esencias de la memoria sonora y rítmica de la nación y del ámbito universal.

La decimonovena edición de la Feria Internacional Cubadisco, del 15 al 24 de mayo, reafirma la importancia del fonograma como acto creativo y soporte del momento de la interpretación musical, el cual perpetúa el sonido en sus múltiples e infinitas combinaciones.

En el amplio programa de conciertos, presentaciones de discos, simposios, e intercambios entre músicos consagrados, estudiantes y jóvenes talentos, descuella como una prioridad el establecimiento de jerarquías de carácter cultural respecto a fonogramas que contribuyen a la recuperación de la memoria musical y la permanencia de géneros y estilos diversos en el universo patrimonial.

La artisticidad y el conjunto de la producción disco-gráfica fueron nuevamente reconocidos. En esta oportunidad se entregó el Gran Premio -y el máximo reconocimiento en música coral- a la maestra Digna Guerra, directora del Coro Nacional de Cuba y el Coro Entrevoces, por ¡Oh, yes! (sello Colibrí); y al trompetista, compositor e intérprete Alexander Abreu, junto con su orquesta, Havana D’Primera, por La vuelta al mundo (sello Unicornio), también galardonado en música bailable.

Omara Portuondo, intérprete de Magia negra (producciones Colibrí), recibió el lauro a la excelencia artística; y el productor del año resultó ser José Manuel García (Bis Music).

En más de una treintena de categorías se premió a solistas y agrupaciones, con el propósito de reconocer los aportes, el talento y el desempeño de legítimos autores del proceso creativo que exige cada fonograma.

El amplio espectro de quehaceres artísticos e intelectuales que Cubadisco socializa con una dinámica particular, estrecha lazos a la vez que tiende puentes entre los pueblos y las relaciones entre los gobiernos de los países. Así lo demostró en dos conciertos la Orquesta Sinfónica de Minnesota (Estados Unidos), en la sala Avellaneda del Teatro Nacional, donde tuvo como invitados al maestro Frank Fernández y a los coros Nacional de Cuba y de Cámara Vocal Leo.

El desarrollo de sensibilidades que son madre de una gran parte de los valores lideró en la despedida de la agrupación visitante, la cual rindió tributo a la música cubana e interpretó, de pie, los himnos de Cuba y Estados Unidos.

La cultura como amplio territorio de intercambios incentiva la voluntad tenaz de compartir la acumulación de esencias y la formación profesional en sus múltiples aspectos, que motiva en los más jóvenes la necesidad de crear a la altura de las necesidades y del proyecto sociocultural que defendemos.

Al cierre de esta sección, comenzaba el simposio de reflexión teórica e intercambio de saberes, y se abría en su amplitud el diverso programa de Cubadisco 2015.


Sahily Tabares

 
Sahily Tabares