0
Publicado el 4 Diciembre, 2015 por Sahily Tabares en Cultura
 
 

MÚSICA CONTEMPORÁNEA

Revelaciones y otras tentativas

Guido López Gavilán, presidente del Comité Organizador del Festival.

Guido López Gavilán presidió el comité organizador del Festival que convocaron la Uneac y el Instituto Cubano de la Música

Por SAHILY TABARES
Fotos: LEYVA BENÍTEZ

¿De dónde venimos?, ¿hacia dónde vamos?, ambas interrogantes devienen una brújula en el camino hacia el dominio de habilidades y procederes en el acto creativo musical, motivan la reflexión sobre la poética de análisis construida por el artista en ese tránsito.

Poco suele meditarse sobre el proceso cognoscitivo del compositor que exige disciplina formativa y de información, pensamientos, sensibilidad, memoria de lo acontecido, para nutrir sus experiencias, fuentes, saberes, desde otras visiones, prácticas y enfoques.

En este amplio sentido resultó elocuente la reciente edición del Festival de La Habana de Música Contemporánea, celebrado del 14 al 21 de noviembre, en el que lideraron análisis acerca de la música, actualizaciones conceptuales de diversas disciplinas, discernimientos adquiridos mediante criterios metodológicos, que son indispensables durante el aprendizaje y el desarrollo del talento.

La interpretación de obras en formatos de cámara, vocales e instrumentales, por representantes de Dinamarca, Canadá, Puerto Rico, Estados Unidos, Corea del Sur, Argentina y Cuba, reveló la actualización del movimiento artístico contemporáneo en perfiles creativos trascendentes en las dimensiones nacional e internacional.

Dedicar el Festival al centenario del nacimiento de los compositores cubanos Edgardo Martín y Félix Guerrero y a la pedagoga y musicóloga Carmen Valdés, propició el retorno a la vida y al pensamiento de estas personalidades, quienes legaron un acervo de referencia en el panorama cultural.

Jesús Ortega y su Conjunto de guitarras Sonantas Habaneras.

-El maestro Jesús Ortega dirige el Conjunto de guitarras Sonantas Habaneras

Maestros valiosos del ámbito musical merecen trascender la coyuntura del evento; ellos deben aparecer en repertorios, discografías, publicaciones, pues proporcionan ideas, tratamientos sonoros, apertura de tropos tradicionales, ensayos, investigaciones, aportes indispensables en el orden estético y social.

¿Es preciso un Festival para escuchar piezas de Carlos Fariñas, Luis Manuel Molina, Beatriz Corona y de representantes de las nuevas generaciones, como José Víctor Gavilondo, Víctor García Pelegrín, Maureen Reyes?
Conciertos dedicados a los compositores y guitarristas Jesús Ortega, por su cumpleaños 80, y Joaquín Clerch, en su onomástico 50, reconocieron la capacidad intelectual de ambos, sus poéticas, mediante un instrumento que tiene funciones destacadas en la música de concierto y en el desarrollo histórico de la canción.

Instrumentista Mikkel Andersen, de Dinamarca.

Mikkel Andersen, de Dinamarca, aprovechó las posibilidades percutivas del instrumento

El Festival reafirmó que ni soportes ni lenguajes delimitan la creatividad de artistas consagrados y de los más jóvenes interesados en la utilización de procedimientos cada vez más diversos. Tales artistas son conscientes de que las percepciones y los imaginarios forman parte de la actividad humana creadora de valores estéticos. Ejemplo de ello fue la sesión dedicada al Laboratorio Nacional de Música Electroacústica, que presentó obras sonoras y audiovisuales con diversas técnicas y materiales acústicos.

Los participantes llamaron a redescubrirnos, al goce de diferentes formatos y composiciones de reconocida artisticidad. Los públicos no buscan ni eligen lo que desconocen, el acercamiento a creadores con formación académica influirá en una apertura hacia el disfrute de códigos que incluyen recursos musicales, interpretativos, socioculturales.

Con sus revelaciones y tentativas, el Festival pretendió la reanimación de un diálogo entre artistas y espectadores que puede incrementar el esfuerzo conjunto, sistemático, de instituciones culturales, casas discográficas, la Radio y la Televisión, la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y el Instituto de la Música, en beneficio de la cultura artística y la espiritualidad de la sociedad.


Sahily Tabares

 
Sahily Tabares