0
Publicado el 15 Febrero, 2016 por Irene Izquierdo en Cultura
 
 

Ojos que no ven… lo que no quieren ver

El autor pone en tela de juicio el periodismo sensacionalista, la corrupción política y la hipocresía social, al colocar en manos del lector una historia enrarecida y morbosa, donde la muerte de un niño es el eje central
Vicente Batista, escritor argentino.

Vicente Batista, autor de la novela Ojos que no ven. (Foto: revistacabal.coop).

Por IRENE IZQUIERDO

Al escritor argentino Vicente Battista se le ha ocurrido, con la maestría que lo caracteriza, volver a involucrar al periodista Raúl Benavides –antes lo habíamos visto en Cuaderno del ausente, editado en Cuba por Arte y Literatura-, en otro hecho -este aparentemente menor-, que lo coloca en situaciones muy complejas.

Durante la presentación de la novela Ojos que no ven, realizada en la sala Alejo Carpentier, de La Cabaña, el editor Jorge Testero destacó que la en ese texto “hay literatura de la más alta calidad. La trama de los 36 capítulos, distinguidos por igual número de nombres de filmes se corresponde perfectamente con esos nombres. Además, se apropia del periodismo gráfico y de la televisión”.

Así, Ojos bien cerrados es el primer capítulo, le siguen Buena Vista Social Club, Reglas del Juego…, pasando por El club de los suicidas, Al filo del peligro, El silencio de los inocentes, Viaje al más allá, hasta llegar al último: Crímenes y pecados.

De la trama vale decir que esta vez el periodista se lanza, en un intento casi homérico, por descubrir lo que se oculta tras la muerte supuestamente accidental de un niño, en uno de los clubes más prestigiosos de Buenos Aires.

Ojos que no ven pertenecen a la Colección ORBIS

Este es el tercer libro que Arte y Literatura le publica a Vicente Battista

Y no falta la advertencia: “En esta novela el lector deberá tener especial cuidado con lo ´supuesto´, pues Vicente Batista, con gran maestría, logra mantener un equilibrio entre lo que se ve y lo que realmente es”.

Luego de la presentación, en exclusiva para BOHEMIA, Batista declaró: “La trama está situada históricamente en la etapa de la presidencia de Carlos Menen –que duró 10 años-, cuando empieza a rematar al país con su práctica neoliberal. En ese entorno se pone a investigar un supuesto accidente, que termina convirtiéndose en un asesinato, llevado por un grupo de pedófilos pertenecientes a la alta aristocracia del país y de la política… Lo demás, lo dejo a la lectura de Ojos…”.

En torno a sus vínculos con Cuba y su intelectualidad, destacó la generosidad la generosidad de Arte y Literatura que, con anterioridad, le había publicado las novelas Gutiérrez a secas, fue la primera; después, Cuaderno del ausente, y ahora esta. También Casa de las Américas sacó a la luz El mundo de los otros.

“Cuba significa para mí todo, desde que tenía 20 años, cuando triunfó la Revolución; a partir de entonces soy su seguidor incondicional en todos los momentos históricos que ha vivido y protagonizado la Isla. Cuba ha sido y es un faro para Latinoamérica. Cada uno de nuestros países ha ido siguiendo la impronta de la Revolución.

“Ahora en nuestro país hay un movimiento neoliberal que está tratando de arrasarnos, con la presidencia en manos de la derecha y ya está demostrando lo que hacen las derechas cuando toman el poder, y tenemos el caso de Venezuela, con un parlamento mayoritariamente opositor, Pero Cuba sigue en pie y para mi cada vez que vengo es una mezcla de política, de felicidad y alegría.

¿Siente un cariño especial por alguna de sus obras?

-No. Para mí todas son iguales, frutos de actos de creación. Es como los hijos. Y te aseguro que a todas las he concebido con mucha satisfacción. No concibo nada con dolor, sino con alegría y me siento contento con mis obras, porque son literatura. ¿La vida? ¡La vida es otra cosa!


Irene Izquierdo

 
Irene Izquierdo