0
Publicado el 20 Febrero, 2016 por Irene Izquierdo en Cultura
 
 

Respeto por las raíces

La norteamericana Grace Lenys Dubinson tiene un pequeño stand en el que expone textos hechos por o sobre escritores de descendencia afro, y suvenires confeccionados respetando la identidad.
Muestra de los libros que oferta en el stand Cinnamon Travel Heritage

Muestra de los libros que oferta en el stand Cinnamon Travel Heritage

Por IRENEIZQUIERDO
Fotos: Cortesía de CLAUSTROFOBIAS

Cuando usted entra al pabellón A-7 de la Feria Internacional del Libro, en la Fortaleza de San Carlos de La Cabaña, se da cuenta de que un sutil olor a canela invade el entorno. Puede que usted no se percate de dónde sale el delicioso aroma, pero ahí está. Si mira detenidamente, en la “fachada” de un pequeño stand podrá leer: CINNAMON TRAVELER HERITAGE –algo así como Viajeros de herencia canela-, que enaltece a su ascendencia.

Grace Lenys Dubinson tiene un stand sui géneris. Es pequeño, pero cargado de libros hechos por o sobre escritos de ascendencia africana, en inglés y español, entre los que aparecen la poesía de Nancy Morejón, Raza y Racismo, de la Editorial Caminos; Toni Morrison, John Henry Clarke y otros.

Grace Lynis Dubinson, directora del stand Cinnamon Travel Heritage

Grace Lynis Dubinson, directora del stand Cinnamon Travel Heritage

¿Qué es Cinnamon Travel Heritage?

Durante tres años consecutivos participado en la Feria. Es una peña organización de afroamericanos que se reúnen y, con mercancía confeccionada, respetando las raíces, participan en diferentes ferias en el mundo, defendiendo su identidad. La oferta es de artículos exclusivos, como telas con motivos africanos bisutería, pedrería, canutillos Este es un stand muy visitado desde la primera feria a la que concurrieron.

El calendario 2016 ha despertado el interés de los estudiosos del tema de la discriminación, porque en imágenes y textos breves, trata la historia del racismo en Estados Unidos.

La fascinación de Grace.

En febrero de 2012 Grace Lynis Dubinson vino a La Habana por vez primera, como turista. Y como ella misma expresa, por el amor que siente por los libros, hubiera sido imperdonable no haber tenido la vivencia de la Feria. Estuvo en la Fortaleza de San Carlos de La Cabaña y la experiencia fue asombrosa. “Resultó memorable. Dese entonces estoy enamorada de Cuba, de su gente, tanto que me considero una cubana más. Este es un acontecimiento fenomenal; por eso, decidí venir todos los años.”

Calendario 2016.

Calendario 2016, contentivo de la historia de discriminación racial en EE.UU.

Cuenta que no conocía la magnitud que toma esta actividad cultural; un sábado -¡nada menos que un sábado!- cruzó el túnel y llegó hasta la sede, pero quedó sorprendida. “Eran tantas las personas que apenas se podía caminar. La multitud que avanzaba hacia los recintos me arrastraba. Y lo que más me llamó la atención fue ver que las familias venían con los niños para adquirir los libros. Multitudes como esta solo se en mi país cuando hay conciertos musicales o eventos deportivos.

“Cuando llegué a Estados Unidos le conté a todos y hasta lo coloqué en las redes sociales, como una de mis principales vivencias en Cuba. Todas las fotos que subí eran de padres con niños, mirando los libros, explicándoles su contenido o sencillamente, comprándolos. Fue una experiencia fascinante y, desde entonces, vengo todos los años”.

Ya Grace plantó en la Feria un canelo, árbol que llega a alanzar entre 10 y 15 metros de altura. Su participación aquí es breve aún, pero puede llegar a lograr esa estatura, si ella se lo propone. Mientras, seguimos percibiendo el aroma de ese dulzón condimento cada vez que nos acercamos al CINNAMON TRAVELER HERITAGE.


Irene Izquierdo

 
Irene Izquierdo