0
Publicado el 23 Abril, 2016 por Redacción Digital en Cultura
 
 

Celebramos hoy Día del Idioma Español

Entre las actividades más relevantes de la fecha, el escritor mexicano Fernando del Paso recibió este sábado el Premio Cervantes, en una ceremonia efectuada en Alcalá de Henares, España, coincidiendo con el cuarto centenario de la muerte del autor de
Compartir
(yolitas.blogspot)

(yolitas.blogspot)

Con diferentes actividades en el ámbito académico y social, los hispanohablantes celebramos hoy el Día del Idioma Español, efeméride establecida para homenajear a Miguel de Cervantes, autor de El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, obra cumbre de la literatura castellana.

Estudiantes, profesores e investigadores cubanos depositaron hoy, en esta capital, una ofrenda floral ante la estatua del reconocido escritor Don Miguel Cervantes Saavedra, a quien en su honor se conmemora el Día Mundial del Idioma Español.

En la ceremonia Rogelio Rodríguez, vicepresidente de la Academia Cubana de la Lengua (ACuL) leyó la declaración sobre el uso del lenguaje en la mayor de las Antillas, donde reiteró que el soporte idiomático define la cultura e identidad nacional.

cervantes-monumento-habanaLa modalidad cubana de la lengua española, también extinta y transculturada, es parte de ese permanente proceso en el cual se elabora y construye la idea de lo que somos, “en nuestra singularidad caribeña, americana y universal”, subrayó.

Dijo que la ACuL reconoce que el idioma es un instrumento imprescindible para acceder al conocimiento, y desempeña un rol esencial en la formación de valores, en la creación de sentimientos de pertenencia, y en la conformación de la actitud social.

Al referirse al desarrollo tecnológico, el también Doctor en Ciencias Filológicas llamó a hablantes e instituciones cubanas a cuidar la ortografía, especialmente en los espacios públicos, a no utilizar extranjerismo innecesarios, y a respetar los principios básicos de la comunicación.
Con motivo de la fecha Ena Elsa Velázquez, ministra de Educación, envió una misiva a la ACuL, donde resaltó la trascendencia del Español en el planeta, pues resulta la segunda lengua más importante en el mundo y la tercera más hablada.

Enfatizó en la carta que el 23 de abril es un día simbólico para la literatura por la singular coincidencia, en diversos años, del fallecimiento de los escritores William Shakespeare, Garcilaso de la Vega y Miguel Cervantes, quien contribuyó al engrandecimiento del castellano con su obra maestra El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha.

“Hoy celebramos con orgullo el Día Mundial del Idioma Español, del Libro y del Derecho de Autor, y homenajear a nuestra lengua materna es un modo de honrar a la Patria y enaltecer nuestras más genuinas tradiciones”, apuntó.

Con este acto comenzó en La Habana una jornada en celebración por el aniversario 90 de la ACuL, y como parte del programa todos los lunes de mayo, a partir del nueve, se realizará un ciclo de paneles sobre la vida y obra de los fundadores de esa institución, entre los que destacan Fernando Ortiz, Carlos Loveira y Jorge Mañach.

Cervantes

Cervantes murió el 22 de abril de 1616, sin embargo, por iniciativa del escritor valenciano Vicente Clavel Andrés se apartó – desde la primera mitad del pasado siglo – el día 23 para celebrar la grandeza de las letras españolas y el legado de su principal artífice.

Antes de escribir El Quijote, la obra literaria más editada y traducida de la historia (solo superada por La Biblia), el autor estuvo muy vinculado al mundo caballeresco porque en un momento de su vida fue soldado.

Su primer acercamiento al arte escrito descansa en un libro sobre la enfermedad y muerte de la reina Isabel de Valois, publicado en 1569 por el catedrático español Juan López de Hoyos.

Pasado algún tiempo nacerían de su prodigiosa pluma La Galatea, El cerco de Numancia, Novelas ejemplares y El rufián dichoso, textos que si bien evidencian su versatilidad como artífice de las letras, palidecen ante la grandeza de El Quijote.

El Día del Idioma Español coincide con el aniversario de la muerte del novelista William Shakespeare (Reino Unido) y el historiador Garcilaso de la Vega (Perú), cuyas obras también se inscriben en lo más alto de la literatura universal.

Por los azares de la vida, el 22 de abril de 1899 nació en San Petersburgo el escritor ruso Vladimir Nabokov, creador de conocidas novelas como Lolita (1955), La Dádiva (1937-1938) y Rey, dama, valet, (1927-1928).

Nabokov también trascendió las fronteras del tiempo por sus significativas contribuciones al estudio de los lepidópteros (orden de insectos voladores comúnmente conocidos como mariposas) y por su creación de problemas de ajedrez.

Con el objetivo de estimular el interés por la lectura a nivel internacional, en 1995 la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), decidió que el 23 abril también celebraría el Día Internacional del Libro y del Derecho de Autor.

Fernando del Paso en Alcalá de Henares

Entre las actividades más relevantes de la fecha, el escritor mexicano  Fernando del Paso recibió este sábado el Premio Cervantes, en una ceremonia efectuada en Alcalá de Henares, España, coincidiendo con el cuarto centenario de la muerte del autor de “Don Quijote”.

En la ocasión, el relevante literato denunció la situación de México y se declaró dispuesto, a sus  81 años, a seguir escribiendo.  “La magnificencia e importancia del Premio de Literatura Española  Cervantes, me obliga moralmente a hacerlo (escribir) y así lo haré”, afirmó del  Paso en su discurso de aceptación del galardón, el más prestigioso de las  letras hispanas.

Poco antes de entrar al paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares,  cerca de Madrid y cuna de Miguel de Cervantes, donde tuvo lugar la ceremonia,  del Paso había afirmado que está recuperándose “bastante bien” del ictus que  sufrió hace tres años, por lo que “espero seguir escribiendo, y este premio es  un estímulo”.

Vestido con traje oscuro y una corbata con los colores rojo y amarillo de  la bandera española, el autor de “Palinuro de México” pronunció, sentado en una  silla de ruedas, un alegre discurso donde desgranó su vida y su recorrido  literario, en el día en que se conmemora el cuarto de centenario de la muerte  de Miguel de Cervantes y su contemporáneo inglés William Shakespeare.

Del Paso recordó como de pequeño, en casa de su tío cercana a un zoológico,  desde la que se oían “los estentóreos rugidos de los leones, descubrió a los  clásicos españoles y también a “Don Quijote”.

“Yo me dije: ¿leoncitos a mí? y me zambullí en la literatura de los  clásicos castellanos: desde entonces estoy familiarizado con todos ellos: Tirso  de Molina, Lope de Vega, Garcilaso, Góngora, el Arcipreste de Hita, Quevedo,  Baltasar Gracián y varios otros. Fue allí también, en la casa de mi tío donde  me enfrenté con Don Quijote”.

“Salí de su lectura muy enriquecido y muy contento de haber aprendido que  la literatura y el humor podían hacer buenas migas. De esto colegí que también  los discursos y el humor podían llevarse”, añadió del Paso, que aplicó este  convencimiento en su discurso.

El Rey Felipe VI le impuso poco antes la medalla acreditativa del galardón,  que han recibido otros cinco mexicanos antes que él, destacando el “trabajo  minucioso” que despliega el autor, usando un lenguaje “en el que se aúnan el  respeto por la tradición y la audacia innovadora”. El monarca destacó como del Paso utiliza el español “haciendo que brille en  sus libros con la pericia de un orfebre que saca el mejor partido a los metales  preciosos”.

El autor mexicano mostró este apego al afirmar con humor: “cuando lloro,  lloro en castellano; cuando me río, incluso a carcajadas, me río en castellano  y cuando bostezo, toso y estornudo, bostezo, toso y estornudo en castellano.  Eso no es todo: también hablo, leo y escribo en castellano”.

Volvió a rendir tributo al poeta español Miguel Hernández, “quien detonó  toda mi vocación literaria”, al tiempo que bromeó con los varios problemas de  salud que ha sufrido.

Autor de obras como “Noticias del imperio”, “José Trigo” o “Viaje alrededor  de El Quijote”, del Paso no sólo reivindicó el castellano sino que aprovechó su  discurso para deslizar una crítica a la situación de su país.

“Las cosas no han cambiado en México sino para empeorar, continúan los  atracos, las extorsiones, los secuestros, las desapariciones, los feminicidios,  la discriminación, los abusos de poder, la corrupción, la impunidad y el  cinismo”, aseguró. El autor afirmó que probablemente no escribirá sobre esto porque ya no  ejerce el periodismo, pero “quizá algún tema me sirva de insipiración para la  prosa literaria”, había dicho antes de la ceremonia. (Con información de PL y AFP)

Compartir

Redacción Digital

 
Redacción Digital