0
Publicado el 25 abril, 2016 por Roxana Rodríguez en Cultura
 
 

FIL Cuba2016: En Santiago se despidió la fiesta

El evento literario más popular del país culmina en la región oriental

Por ROXANA RODRIGUEZ TAMAYO

El Complejo Cultural Heredia acogió las principales novedades literarias. (Foto: uneac.org.cu).

El Complejo Cultural Heredia acogió las principales novedades literarias. (Foto: uneac.org.cu).

Tras un itinerario de poco más de dos meses, la edición XXV de la Feria del Libro se despidió en la oriental provincia de Santiago de Cuba. Entre el sempiterno calor y la jovialidad característica de sus habitantes, la cita cultural de mayor convocatoria en todo el archipiélago puso a disposición de los lectores santiagueros unos 600 títulos, entre ellos 300 novedades, que intentaron satisfacer las exigencias de los adeptos a la literatura.

Dedicada al cumpleaños 90 del líder de la Revolución Fidel Castro, la fiesta en la “tierra caliente” emprendió su curso justo frente al popular parque Céspedes, en la Sala de Arte del Complejo Cultural Emilio Bacardí, sitio elegido para la gala artística en la que participaron personalidades de las letras, junto a dirigentes del Partido y el gobierno local.

Con genuino optimismo y a pocas horas de constatar la lucidez y sabiduría del líder de la Revolución en la clausura del VII Congreso del PCC, la velada inaugural resultó marco ideal para rememorar sus valiosas contribuciones a la cultura y el conocimiento del pueblo desde los primeros años del triunfo revolucionario en 1959, cuando devino artífice de proyectos trascendentes como la Campaña de Alfabetización, el establecimiento de miles de escuelas, cientos de bibliotecas y, entre otras obras de fuerte arraigo popular y social, la consecución de una infraestructura necesaria para proveer de libros a las cubanas y los cubanos.

Hubo libros para todos los gustos.

Aunque no se saldaron todas las expectativas, hubo libros para todos los gustos y preferencias. (Foto: EDUARDO PALOMARES).

Un hombre y un pueblo, de la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (Egrem) y la Productora Mundo Latino, se presentó en el contexto de la feria santiaguera como una de las propuestas en homenaje al Comandante. Perteneciente a la Colección Conozca Cuba, el audiovisual es una reedición en los soportes CD-DVD del documental El mérito es estar vivo, del realizador Otto Miguel Guzmán Guerrero, y del disco Un hombre y un pueblo que contiene más de una docena de piezas musicales.

Hasta los más distantes puntos de la urbe llegó el capítulo santiaguero de la Feria que tuvo como sede principal al Complejo Cultural Heredia, de donde se convidó a un amplio programa artístico y literario que alcanzó a la Casa del Joven Creador, de la Asociación Hermanos Saíz, y a la Universidad de Oriente.

Esta cita en Santiago no solo propuso el solaz a partir de las letras sobre el papel que desde antaño llamamos libros, también validó la complicidad con distintas expresiones y formas artísticas. Así la música, el teatro, las artes visuales, e incluso, el circo, alternaron con los encuentros teóricos y las presentaciones de varios volúmenes.

Por los jardines del mar, de José Raúl Fraguela, y Danza en el viento, de Carmen Candiot, se alzaron como algunas de las novedades exclusivas de la Editorial Oriente para los más jóvenes de casa. En tanto, del mismo sello y para los adultos, Las campanas de Juana la loca, trajo una vez más la obra de la periodista y escritora Marta Rojas, quien estuvo presente durante esas jornadas. Veinte cuentos, del uruguayo Mario Arregui, fue uno de los volúmenes sobre el país invitado de honor que integró el catálogo de los ocho nuevos títulos de esta casa editora, con más de cuatro décadas de existencia.

Para los niños, propuestas atractivas.

Para los más pequeños siempre hubo propuestas atractivas. (Foto: sierramaestra.cu).

Al autor de El caserón y Bertillón 166 se consagró la sesión teórica José Soler Puig a 100 años de su nacimiento, en la cual disertaron Eduardo Heras León, José Luis de la Tejera y, como moderadora, Aida Bahr, quien sustentada en el estudio de varios lustros de la obra del narrador santiaguero, reflexionó en torno a dos títulos presentes en el programa de la feria en esta zona oriental: El derrumbe, de Ediciones Santiago, y El pan dormido, de Letras Cubanas.

Por distintos poblados, instituciones académicas y culturales transitó el último segmento del jolgorio de la lectura. Los citadinos, entre muchísimas actividades, gozaron de cerca con las presencias de Lina de Feria y Rogelio Martínez Furé, los agasajados de honor de la reciente edición, a quienes Santiago y su gente obsequiaron su auténtica calidez y hospitalidad.


Roxana Rodríguez

 
Roxana Rodríguez