0
Publicado el 13 Abril, 2016 por Tania Chappi en Cultura
 
 

Gente Nueva: En papel y digital

Sobre novedades literarias, encuentros especializados, realidades de la poligrafía, y perspectivas de una institución casi cincuentenaria, dialogamos con su director
Compartir

 

Hermes Jesús Moreno Rodríguez, director de Gente Nueva

“Trabajamos con el propósito de mantener un nivel decoroso en la producción de la literatura infantil y juvenil”, asevera el entrevistado. (Foto: LEYVA BENÍTEZ)

Por TANIA CHAPPI
Fotos: Cortesía del ICL

Un amplio espectro signa los andares de esta casa editora desde su nacimiento en mayo de 1967. No solo ha publicado la más variada literatura, de casi todos los perfiles, sin olvidar la ciencia y la tecnología, sino que se dirige tanto a los infantes como a la juventud. Según su actual directivo, Hermes Jesús Moreno Rodríguez, Licenciado en Educación, es una editorial consolidada y, por supuesto, presencia indiscutible en las ferias del libro cubanas.

-¿Qué preparó Gente Nueva para la FIL 2016?

-En cuanto a novedades, tenemos cerca de 85, no solo impresas en papel, también las hay en soporte digital. Durante la etapa internacional abrimos en La Cabaña una librería bastante grande, donde a disposición de los lectores se pusieron, además de nuestras propuestas, obras de otras casas editoras cubanas que entre sus líneas de trabajo poseen una dedicada a los niños y jóvenes. En ese local hubo cerca de 200 títulos, entre ellos La Noche, de Excilia Saldaña, un clásico de la literatura nacional, muy buscado; también El Principito, numerosos volúmenes para colorear y troquelados, álbumes ilustrados y estuches de minilibros con relatos extraídos de La Edad de Oro. La afluencia de personas fue numerosa, porque en Cuba esta literatura es demandada.

“Respecto a los textos digitales, ya habíamos publicado en años anteriores tres compilaciones, en soporte de CD, cada una de ellas con más de 20 textos dentro. Ahora vuelven a presentarse y ofrecemos dos nuevos CD. Se llaman Aventuras de todos los tiempos (I y II) y funcionan casi como una multimedia, con cierto nivel de interactividad, aunque todavía modesto. Ahí se recogen los más conocidos relatos de aventuras: El conde de Montecristo, El capitán Tormenta y otros clásicos del género.

“En relación con los títulos de Gente Nueva existe una pauta bien distribuida, lo más equitativa posible, de modo que estén presentes en las ferias provinciales, las cuales se extienden hasta abril y concluirán en Santiago de Cuba.

“Inclusive textos que por razones de producción poligráfica no llegaron a la Feria de La Habana, sí tendrán la oportunidad de distribuirse en el resto del país. Un ejemplo es el tan reclamado Había una vez, pues la imprenta nos ha asegurado que los 20 000 ejemplares contratados van a estar listos a partir de marzo. No obstante, quiero destacar algo: desde 2015 las ferias del libro en las provincias se han independizado de la habanera, cada una realiza la suya según la conciba. En consecuencia, son responsables de seleccionar lo que van a ofrecer”.

-Como cada año, su editorial organizó en la etapa internacional la Merienda de Locos. ¿Qué utilidad concreta reportan tales encuentros?

-Lo de locos es por el entusiasmo propio de los escritores que se dedican a la literatura infantil y juvenil, quienes llaman a romper la formalidad. Se trata de un espacio donde los autores y profesionales del mundo editorial debaten temas vinculados con el abordaje de la escritura, la imagen, el tratamiento del mensaje, y la producción y distribución del libro.

“En principio, es muy importante el intercambio de experiencias. Dicho intercambio, dentro y fuera de la sala, propicia una actualización en diversas materias. Este año se trataron dos temas: la visualidad –un conferencista belga, Etienne Schréder, habló sobre las historietas– y la literatura fantástica. Aprovechamos para presentar libros que responden a esos géneros, de nuestra producción y de otras casas editoras. Porque, como ya dije, en la Isla varias incluyen en su perfil la literatura destinada a niños y jóvenes, entre ellas Abril, Unión, la Pablo de la Torriente, la Editorial Academia, la de la Mujer, las integrantes del Sistema de Ediciones Territoriales y otras”.

-¿No serían necesarias acciones similares en toda la nación, más allá del contexto de la Feria?

-La Sección de Literatura de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba hace eventos relacionados con ese universo, los cuales tienen réplicas en Pinar del Río, y muy fuertes en Sancti Spíritus. Gente Nueva se ve representada en ellos, ya sea por alguno de sus trabajadores, o de los escritores y diseñadores, cuyas obras publica.

-Durante los meses previos a la gran fiesta literaria fueron pocos los títulos puestos a la venta en las librerías, por lo menos en las habaneras. ¿A qué se debe?

-La producción editorial en Cuba se comporta –no porque así lo deseemos– de manera estacional. El ciclo de vida de un libro atraviesa por cuatro etapas fundamentales: creación, edición, reproducción –en la Isla la poligrafía no está subordinada al sector editorial, sino al Ministerio de Industrias– y comercialización. La tirada de los volúmenes que durante todo el año preparan las editoras comienza en octubre y termina en febrero. Después la Distribuidora Nacional los envía a cada una de las provincias y luego deben llegar al último eslabón, aunque es muy importante, la librería.

“Hoy Gente Nueva cuenta con más de 15 títulos listos para reproducir, pero está esperando a que la poligrafía los reciba. A veces entregamos los textos y permanecen ahí, sin imprimirse. Lo ideal es que el proceso abarque el año entero y haya novedades mes tras mes. Las editoriales poseemos condiciones para hacerlo”.

-¿Actualmente qué urge a Gente Nueva y a la literatura infantil y juvenil cubana?

-Con 15 colecciones logramos mostrar una representación de cada género literario; sin embargo, los lectores siguen pidiendo publicaciones relacionadas con la divulgación de la ciencia. Salen, pero no satisfacen la demanda. Los padres no buscan solo distracción, sino materiales didácticos que instruyan a sus niños y adolescentes. Estamos trabajando seriamente por acercarnos a autores capaces de escribir desde la ciencia.

-¿Cómo marcha el proyecto inaugurado en la sede de la editorial: la ludoteca y la librería especializada?

-Funcionó durante un tiempo. Estamos situados cerca del litoral y eso ha ido deteriorando bastante el espacio de la ludoteca, ya hemos previsto arreglarlo. Además, la librería es muy pequeña, no nos permite realizar una labor cultural como deseamos. Sin embargo, la editorial va a las escuelas, al Pabellón Cuba, al Parque Metropolitano, para acercar la literatura a los niños, con los libros y conversaciones con los escritores.

“El Ministerio de Cultura creó La guayabera, en Alamar; y La fábrica de arte; ambos son megaproyectos, áreas donde confluyen varias manifestaciones artísticas. Y en el Cerro va a abrir otro. Allí Gente Nueva tendrá un sitio que abarcará la librería El cochero azul, una sala de presentaciones, otra de conectividad a las nuevas tecnologías, donde los visitantes accedan a videojuegos y a la posibilidad de disfrutar películas acordes con sus edades y las políticas culturales del país. Esperamos disponer del lugar a mediados de año”.


Algunas novedades de la casa editora

Una historia del deseo, poemas de Carilda Oliver Labra; Sueños y cuentos de la niña mala, de Julio M. Llanes; La niña y el elefante, de Frei Betto.

La colección Veintiuno acoge a narradores cubanos y extranjeros. Pertenecen al primer caso: Tico y su abuela misteriosa, de Joel Franz; Mi amigo el corredor, de Maylén Domínguez; El mundo al revés, de Marié Rojas; Vampiros con tatuajes raros, de Eldys Barature; El arroz de la locura, de Legna Rodríguez; Una casa con jardín, de Rebeca Murga y Lorenzo Lunar; Y si viene la guerra, de Liset Lantigua.

De autores extranjeros son Cuentos absurdos (de escritores latinoamericanos); Detrás del horizonte, de Antonio García; Veladuras, de María Teresa Andruetto; Si tu signo es Cáncer, de Graciela Bialet; El nuevo mundo, de Alicia Barberis; Abdicación, de Carlo Frabetti; Tornatrás, de Bianca Pizorno.

Colección Tesoro Ballet: Adaptaciones de piezas como Petrushka, Carmen, El cascanueces y Misión Korad.

Ciencia ficción y fantasía: Buenos Aires próxima (antología), Guerra de dragones II. Estigma, de Eric Fores; Ingenieros y jenízaros, de Yoss; Los arcos del norte, Elaine Vilar; La estrella bocarriba, Raúl Aguiar.


 

Compartir

Tania Chappi

 
Tania Chappi