0
Publicado el 28 Abril, 2016 por ACN en Cultura
 
 

Muestran en fotografías los 60 años del títere nacional cubano

En 1956 el Guiñol Nacional de Cuba, de los hermanos Camejo y Pepe Carril, pidieron a la escritora Dora Alonso un texto para títere que reflejara la gracia del niño de la mayor de las Antillas. Nació el muñeco inspirado en la niñez campesina de Doralina de la Caridad Pérez del Corcho, Dora Alonso
Compartir

Dora Alonso, su creadora, con Pelusín del Monte, el títere nacional de Cuba. (Foto: giron.cu).

Adultos nostálgicos, jóvenes agradecidos e infantes curiosos forman parte del público que visita aquí una exposición fotográfica que evoca los 60 años de Pelusín del Monte -el títere nacional de Cuba-, inaugurada en la sede la filial de la Asociación de Artesanos Artistas en esta urbe, a 100 kilómetros al este de La Habana, asiento de dos emblemáticas agrupaciones titiriteras cubanas: Papalote y Las Estaciones

Según Prensa Latina, especialistas precisan que en 1956 el Guiñol Nacional de Cuba, de los hermanos Camejo y Pepe Carril, pidieron a la escritora Dora Alonso un texto para títere que reflejara la gracia del niño de la mayor de las Antillas.

Nació el muñeco de marras inspirado en la niñez campesina de Doralina de la Caridad Pérez del Corcho, Dora Alonso (1910-2001), una de las más importantes escritoras para niños de la isla, natural de la finca Recreo en la occidental provincia de Matanzas.

“Este travieso, simpático e inteligente personaje posee la gracia de Arlequín, la malicia de Polichinela, la astucia de Pinocho y la sensibilidad del niño cubano”, destacó Jorge Luis Lovio, estudioso de estos temas.

La voz escogida -añadió Lovio- fue la de Martha Falcón, “destacada actriz que ya había hecho voces infantiles en una radionovela que escribió Alonso, en tanto fue Pelusín y los pájaros el primer texto para los pequeños”.

“En 1959 el pañuelo (color) verde esperanza se convierte en rojo, su pantalón en azul, que junto a la guayabera blanca completó los tres colores del pabellón patrio, además de un sombrero de yarey, símbolo de cubanía”, precisó,

Lovio recordó que entre 1961 y 1963, el espacio televisivo El mundo de los niños programó Las aventuras de Pelusín del Monte, con más de 100 capítulos.

La puesta en escena Pelusín y los pájaros, de Las Estaciones, y el documental La magia de la ternura, de la realizadora y periodista Ana Valdés Portillo, sobre la creación titiritera, se han presentado en festivales en México, Costa Rica y Venezuela.

Compartir

ACN

 
ACN