0
Publicado el 25 Abril, 2016 por Sahily Tabares en Cultura
 
 

Oficina Leo Brouwer: Espiral ascendente

Homenajes a Cervantes y Shakespeare por los cuatro siglos de la muerte de ambos genios
Brouwer junto a la musicóloga Isabelle Hernández.

Junto al maestro Leo Brouwer, la musicóloga Isabelle Hernández.

Por SAHILY TABARES
Fotos: LEYVA BENÍTEZ

La naturaleza y la cultura en todas sus formas lo asombran desde edades tempranas, por ello disfruta descubrir cosas, obras, talentos. En permanente insomnio por hallar lo universal en las entrañas de lo local, el maestro Leo Brouwer estimula el conocimiento de grandes figuras artísticas desde la Oficina que preside.

Las Jornadas Cervantes y Shakespeare 400 años después propiciaron, del 20 al 23 de abril, en sedes habaneras, la confluencia del cine, el teatro y la música para rememorar a dos escritores universales, cuyas obras se inscriben dentro de lo más destacado de los idiomas español e inglés.

“Volver a esos autores que han tocado a todos y constituyen motivación para los humanos” –según Brouwer–, devino una máxima en presentaciones, en las cuales lideraron grandes talentos empeñados en descubrir esencias para revitalizar ideas, pensamiento, células matrices, la riqueza de un proceso creativo en permanente ebullición.

 

Pilar Jurado, cantante española

La española Pilar Jurado, renombrada compositora, cantante y directora de orquesta

Lo nuevo y lo diverso con otras significaciones afloraron en la confluencia de manifestaciones artísticas desde disímiles perspectivas de actores, cineastas, compositores e intérpretes. Todos fueron motivados por clásicos que instalaron la dimensión imaginaria dentro del hombre al nutrir su capacidad intelectiva mediante diferentes medios de indagación y de conocimiento, palabras, imágenes, sonoridades, ritmos, devenidos gérmenes de aperturas estéticas.

El retorno de Shakespeare ahora se patentizó en la visión de un grupo de estudiantes del último curso de actuación de la Escuela Nacional de Arte y de sus profesores, Carlos Díaz, Fernando Echeverría y Osvaldo Doimeadiós, director de la puesta.

Provocaciones inmanentes

Con la mirada iluminadora que lo caracteriza, el maestro Brouwer ha reconocido: “La cultura artística se mueve en el tiempo por ciclos en espiral ascendente. Cada ciclo de cambio estético niega el período inmediato anterior y busca raíces hacia atrás en el tiempo, aunque transformando dichas referencias”.

Este concepto emergió del concierto tributo a Cervantes y Shakespeare, en el que coincidieron grandes talentos, portadores de diversos estilos en un provocador recorrido desde el renacimiento, el barroco, hasta llegar a las creaciones de vanguardia del siglo XX.

Ricardo Gallén

Para Ricardo Gallén regresar a Cuba es como volver a casa

El propósito de saltar barreras, unir lo disperso, conciliar lo que se ignora, en ocasiones, constituyó un acicate de visiones poéticas de la literatura y las músicas universales.

La española Pilar Jurado, en su doble condición de compositora y cantante, hizo gala del rigor y la coherencia que demanda la asunción de una compleja formación de mundos teóricos, academia, disciplina formativa, la constante sed de saberes sobre lo propio y lo ajeno.

De ella emanan caminos ancestrales al desplegar miradas sensibles, creativas, formadoras de fabulosos mundos posibles. Convirtió los Tres cantos sefardíes, de su autoría, una obra pensada para la orquesta con todos sus matices, en pieza de un solo instrumento, el piano. La acompañó, Fidel Leal.

Además ofreció el estreno mundial de Esbozo de Dulcinea para recitador, mezzo y piano, de Tomás Marco, junto a Charles Wrapner y Leal, Del alba al alma para soprano y piano, de su inspiración, y Cuatro madrigales amatorios para soprano y piano, de Joaquín Rodrigo.

Frank Ledesma, ganador del concurso convocado por la Oficina Leo Brouwer.

El joven Frank Ledesma ganó el concurso de contratenores convocado por la Oficina Leo Brouwer.

Su coterráneo Ricardo Gallén, guitarra y vihuela, reconoció: “El lenguaje de cada música tiene sus particularidades. De manera responsable hago lo correcto o lo que más se acerca”. Lo ha demostrado durante sus actuaciones en nuestro país, en esta ocasión un exquisito repertorio, del cual formó parte Pavana de Enríquez de Valderrábano, Pavanas I y II y Fantasía no.10, de Alonso Mudarra.

La capacidad del maestro Brouwer de descubrir talentos, traerlos a escenarios cubanos, fomentar la búsqueda de nuevas aristas en lo conocido y vivir intensamente la convivencia de todas las expresiones de la cultura constituyó un eje fundamental de las jornadas cervantina y shakesperiana.

El tributo con dirección y producción general de la musicóloga Isabelle Hernández, el desempeño del joven contratenor Frank Ledesma y el grupo teatral La Quinta Rueda, confirma la importancia de lo diverso para unirnos más cada día.


Sahily Tabares

 
Sahily Tabares