0
Publicado el 19 Abril, 2016 por Prensa Latina en Cultura
 
 

Trabajos de restauración y conservación merecedores de premios

El Chalet de Güines y la casa de Francisco de Arango y Parreño fueron reconocidos con los premios nacionales de Conservación y Restauración y otros lauros colaterales para sus respectivas categorías
Compartir
El Chalet de Güines

El Chalet de Güines, una casa de familia que resalta por su alto nivel de conservación. (Foto: cnpc).

La casa de Francisco de Arango y Parreño y el Chalet de Güines recibieron los premios nacionales de Restauración y Conservación 2016 que entrega el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural.

Representativo de la arquitectura doméstica colonial, el primer inmueble -donde nació en el siglo XVIII el intelectual cubano y sede actual de la Oficina del historiador de la ciudad- destacó por la integralidad de los estudios e investigaciones asociados a su restauración, así como por el rescate de elementos originales de la casa y la respetuosa inclusión de nueva mueblería y carpintería.

En declaraciones a Prensa Latina, Vivian Álvarez, proyectista principal, explicó que durante el proceso de restauración se rescataron todos los espacios originales, se realizó una reconstrucción de la fachada y de la primera rama de la escalera principal, y se restauraron las pinturas murales.

“Al mismo tiempo se introdujeron nuevos elementos tecnológicos asociados a la electricidad, circuito cerrado de televisión, gas manufacturado y agua, todo ello en perfecto equilibrio si dañar los valores patrimoniales”, acotó.

Por otra parte, el chalet de Güines descolló por su alto grado de conservación y por el deseo de sus propietarios de continuar usándolo como vivienda.

Construido al estilo balloon frame en la occidental provincia de Mayabeque, sobresalen en la decisión del jurado la decoración original del inmueble y otros elementos que armonizan el conjunto, convirtiéndolo en un punto de referencia dentro de la ciudad y en un precedente positivo para otros inmuebles privados.

Ambas edificaciones fueron reconocidas además con otros premios colaterales para sus respectivas categorías, entre ellos el de la Cátedra Gonzalo de Cárdenas de Arquitectura Vernácula otorgado a los miembros del equipo de restauración de la casa de Arango y Parreño.

Mientras, el galardón del capítulo cubano del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos, por sus siglas en inglés) recayó en Jorge Aldo Martínez, propietario del chalet.

Las restantes candidaturas en la categoría de conservación que recibieron menciones especiales fueron la Catedral San Eugenio de la Palma, inaugurada en 1951, de Ciego de Ávila, y la Iglesia Parroquial San Antonio de Padua, construida en el año 1857, de Cienfuegos, además de una mención a la Casa de Gonzalo Lima, exponente del Movimiento Moderno en Matanzas.

En esta misma categoría, el Centro Nacional de Áreas Protegidas premió al Parque Nacional Los Caimanes, en la provincia de Villa Clara.

La Cátedra de Arquitectura Vernácula entregó premios a la Iglesia Parroquial San Antonio de Padua y al restaurante Don Tomás, vivienda de madera construida a finales del siglo XIX en el poblado de Viñales, así como una mención a la sede de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) de Holguín.

Las menciones en restauración correspondieron al antiguo ingenio Triunvirato, de Matanzas, y al Palacio de Blanco y de la Artesanía, de Cienfuegos, inmueble del siglo XIX que es actualmente sede de la Asociación Cubana de Artesanos y Artistas de esa provincia surcentral.

En coincidencia con el Día Internacional de los Monumentos y Sitios, la ceremonia se efectuó en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, reabierto recientemente luego de tres años de una restauración encomiada en el acto por el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural.

Asistieron además como invitados, profesionales asociados al Instituto Americano de Arquitectos (AIA, en inglés), quienes comparten junto a colegas cubanos en la Conferencia del Comité de Diseño de la referida asociación.

Compartir

Prensa Latina

 
Prensa Latina