0
Publicado el 15 Mayo, 2016 por Prensa Latina en Cultura
 
 

Buena Vista Social Club, el mito y el adiós en Cuba

 ACN FOTO/Marcelino VÁZQUEZ HERNÁNDEZ

ACN FOTO/Marcelino VÁZQUEZ HERNÁNDEZ

Por Ibis Frade Brito

Aunque tocó pocas veces en Cuba, pues el Buena Vista Social Club nació para difundir por otras latitudes la música tradicional de la isla, el grupo escogió  La Habana este domingo para despedirse de los escenarios.

Hemos estado viajando todos estos años para llevar nuestra música cubana al mundo entero, dijo anoche la cantante Omara Portuondo, que levantó al público de sus asientos apenas puso un pie en la escena del Teatro Karl Marx de La Habana.

Acompañada por el joven director Rolando Luna en el piano, la Diva del Buena Vista Social Club interpretó uno de sus temas queridos: Veinte años, compuesto por María Teresa Vera y uno de los números más emblemáticos de su repertorio.

Luego de desgranar con su famoso compás los temas Bésame mucho y Quizás, quizás,  bailó con la cadencia de sus 85 años junto a “Papi” Oviedo, que también regaló la maestría añeja de sus muchos años de tresero.

El guitarrista Eliades Ochoa interpretó varias de los temas populares del grupo, como Estoy como nunca, Píntate los labios María, y A la luna yo me voy. “Agradezco a esta familia que nos acompaña”, expresó.

Veteranos intérpretes como Barbarito Torres y Manuel “Guajiro” Mirabal compartieron protagonismo con una promoción más joven pero fiel a la tradición: el trompetista “Guajirito” Mirabal y los cantantes Idania Valdés y Carlos Colunga.

Entre los invitados especiales de la noche estuvo Amadito Valdés, conocido como “las baquetas de oro” del Buena Vista.

Iniciado a finales de junio de 2014, el comienzo del Adios Tour coincidió con el lanzamiento de Buena Vista Social Club Lost and Found, una colección de temas inéditos: algunos, de sus primeras sesiones de grabación y otros, de sus actuaciones por el mundo.

Ahora, el público espera volver a encontrar esta noche una actuación de altos quilates como auqella de la víspera, donde no faltaron el son, el bolero y la guajira.

Pero, junto a las muchas alegrías que encontraron en el camino, los del Buena Vista también sienten el dolor por la pérdida de buenos amigos como Orlando “Cachaíto” López, Rubén González, Ibrahim Ferrer, Manuel Galban, Compay Segundo, Pio Leiva y Manuel “Puntillita” Licea, a quienes recordaron durante todo el concierto con imágenes y videos.

Ayer, cuando parecía que todo había acabado y como si no bastara solo con la conmoción que dejó Lágrimas negras, Omara Portuondo volvió al escenario para cantar Dos gardenias. Y después se le unieron sus compañeros de andanzas con el tema Candela.

El Buena Vista Social Club regresa hoy al Teatro Karl Marx en la última presentación de su gira Adios Tour, y tal vez de nuevo este domingo el público se vaya a casa repitiendo como un mantra esas antológicas letras de la música cubana: “con qué tristeza miramos un amor que se nos va, es un pedazo del alma que se arranca sin piedad”


Prensa Latina

 
Prensa Latina