0
Publicado el 24 Junio, 2016 por Sahily Tabares en Cultura
 
 

Artes visuales: Retratos pictóricos

Con la exposición Fidel vida en Revolución, le rinde homenaje Rogelio Fundora, El guajiro que pinta
Vista parcial de la muestra.

Vista de la muestra entre la veintena de piezas que comprende.

Por SAHILY TABARES  

Fotos: LEYVA BENÍTEZ

En la cresta del júbilo anda este hombre, siente el campo en la piel, en el alma, mientras cultiva el terruño en Madruga, localidad de Mayabeque, y aflora la inspiración al desempeñarse como creador autodidacta. Lo nutre el entorno rural, redescubre aromas, simientes, más de una pasión. Siempre soñó con pintar. Le interesa dejar constancia de sus raíces, de las costumbres del campesino y el trabajo bajo el sol para lograr alimentos.

A Rogelio Fundora (La Habana, 1972) le place ser El guajiro que pinta. Del padre, otro agricultor destacado, recibió la herencia de apegarse a la tierra. Hombre sensible, intuitivo, acucioso lector de publicaciones sobre arte, destacó de la prolífera obra –cerca de 40 muestras personales desde 2011–, la serie de retratos sobre Fidel vida en Revolución exhibida en el vestíbulo del Instituto Cubano de Radio y Televisión.

La muestra incluyó 20 piezas en acrílico sobre papel manufacturado que rememoran momentos de la vida del líder de la Revolución.

Tras realizar una acuciosa investigación en bibliotecas, archivos, entre otras fuentes, Fundora seleccionó fotografías y fragmentos de audiovisuales, en los cuales aparece Fidel en diferentes escenarios; podios, plazas, escuelas, inauguración de fábricas, celebraciones de aniversarios, recibimiento de personalidades internacionales, rodeado del pueblo. De ese material, Rogelio prioriza la imagen del líder, previamente hace bocetos, y después, retratos pictóricos desde la visión personal.

El Guajiro que pinta.

Rogelio Fundora, el Guajiro que pinta.

En el conjunto transmite su experiencia sensorial, testimonia la vigencia de símbolos, sus significaciones: Fidel junto a la bandera cubana, al Memorial José Martí, y otros sitios emblemáticos.

El creador dice haberse impresionado con el dibujo de rasgos fuertes hecho por el pintor Oswaldo Guayasamín a Fidel, quien posó por primera vez para el artista ecuatoriano en 1961.

Para Fundora resulta esencial “dejar constancia de facetas de una existencia consagrada por entero a la Patria y la Revolución Cubana. El Comandante exaltó siempre el alma del campesino y sus necesidades”. Asegura que lo motivan importantes cosechas: la agrícola, para el sustento propio, y de sus semejantes; la espiritual, imprescindible alimento en el cotidiano quehacer.

El guajiro que pinta ha expuesto en varias salas del archipiélago, le place, en especial, la invitación recibida por el ICRT, pues “según se ha recordado, aquí, el 8 de enero, el mismo día de su arribo victorioso a La Habana, Fidel realizó su primera visita a la televisión, a las 10:30 p.m., en el programa Ante la prensa del entonces Canal 6. Muchas batallas libró desde entonces en la televisión”.

Esta muestra ampliada con otras piezas se exhibirá durante la Jornada Cucalambeana en Las Tunas, donde también se rendirá homenaje al cumpleaños 90 de Fidel.


Sahily Tabares

 
Sahily Tabares