0
Publicado el 17 Junio, 2016 por Prensa Latina en Cultura
 
 

Cabalga de Nueva York a la Habana espíritu de Martí

La idea del donativo nació en el museo neoyorquino, con el apoyo de la Fundación Ford, y la obra será ubicada definitivamente en el paseo del Prado habanero, para disfrute de todos los cubanos
(cubadebate)

(cubadebate)

Por Miguel Fernández Martínez

La Habana, 17 jun (PL) Muy pronto los cubanos podrán admirar una réplica de la estatua ecuestre del Héroe Nacional cubano, José Martí, ubicada en el Parque Central de Nueva York, que será donada a La Habana por el Museo de Arte del Bronx.

La idea del donativo nació en el museo neoyorquino, con el apoyo de la Fundación Ford, y la obra será ubicada definitivamente en el paseo del Prado habanero, para disfrute de todos los cubanos.

Este empeño costará alrededor de 2,5 millones de dólares -confección de la réplica, traslado e instalación en La Habana-, y para eso el museo neoyorquino constituyó el grupo de “Amigos de José Martí”, que se encargará de colectar el dinero necesario para sufragar los gastos.

Según los ejecutivos del museo, que acumula más de 30 años de intercambios culturales con instituciones cubanas, esta donación será “un regalo para el pueblo de Cuba en 2016”.

La imponente estatua ecuestre, ubicada en la Puerta de los Artistas del Central Park de Nueva York, próxima a la de los próceres latinoamericanos José de San Martín y Simón Bolívar, se puede apreciar desde la calle 59 y la Avenida de las Américas (Sexta Avenida).

Erigida a principios de la década de 1950, es obra de la escultora norteamericana Anna Vaughn Hyatt Huntington (1876-1973), que recibió el encargo de instituciones cubanas de la época, como un regalo al pueblo de Estados Unidos.

En criterio del Historiador de La Habana, Eusebio Leal, la escultura de Martí realizada por la Huntington, e inspirada en un cuadro del pintor matancero Esteban Valderrama, que refleja el momento de la muerte del revolucionario cubano en Dos Ríos, el 19 de mayo de 1895, posee “una belleza indescriptible”.

Para el doctor Leal, la pieza monumental “revela la serenidad con que Martí asumió el mandato de su propio destino”, algo que supo apreciar la artista norteamericana al inmortalizarlo en bronce.

El importante intelectual, que también es Director de la Red de Oficinas de Historiadores y Conservadores de Ciudades Patrimoniales Cubanas, apreció además el dominio que Anna Vaughn Hyatt Huntington tuvo del tema, al saber expresar “la inmensa ternura que está contenida en el acto del sacrificio de José Martí, llamado con razón Apóstol de la Independencia de Cuba”.

La estructura en bronce que destaca los últimos momentos de la vida del Héroe cubano, tiene unos 5,6 metros, descansa sobre un pedestal de granito de cinco metros de alto, es un punto de referencia obligada para visitantes y turistas que se acercan a la vida de Martí y su intensa vinculación con la urbe neoyorquina.

Resulta interesante -y poco conocido- que La Habana cuenta con otra pieza monumental -El relevo- salida de las manos de la escultora Anna Huntington, emplazada en la populosa intersección capitalina de 20 de Mayo y Ayestarán.

Según el doctor Leal, esta obra de Huntington “refleja la sucesión de civilizaciones, el momento en que un jinete recibe la antorcha de manos de un hombre que ha caído exhausto por el peso del largo camino”.

Más de tres lustros vivió José Martí en el Nueva York de fines del siglo XIX, resultando ser la ciudad que más tiempo lo acogió, después de su Habana natal, y donde desplegó una intensa labor revolucionaria, aunando esfuerzos y recursos para continuar con la guerra necesaria hacia la independencia de Cuba.

A 121 años de su heroica caída en combate, Martí “cabalga” de nuevo, esta vez de Nueva York a La Habana, que recibirá con beneplácito una réplica de la estatua ecuestre de aquel hombre que prefirió morir por su Patria “de cara al sol”, y que, a pesar de empuñar las armas, soñó siempre con la paz como premio supremo de los pueblos.


Prensa Latina

 
Prensa Latina