0
Publicado el 29 Junio, 2016 por Sahily Tabares en Cultura
 
 

Cine: La utopía realizada

Acercamiento al filme Esteban, ópera prima del director Jonal Cosculluella

Esteban, interpretado por el convincentePor SAHILY TABARES  

Fotos: Cortesía del Icaic

Tocar la fibra humana lidera en el espíritu de una historia contada desde la añoranza íntima que se goza, que se sufre, con la intensidad propia de conflictos de la existencia cotidiana.

Esteban, un niño de nueve años, descubre por casualidad su talento innato para la música, lucha contra disímiles obstáculos y adversidades para lograr el sueño de estudiar piano, el cual alcanza como premio a la tenaz perseverancia.

No es un secreto que en tanto cognición sensible, la experiencia estética en el audiovisual se produce mediante lo visual, lo sonoro, lo cinestésico; en estas perspectivas hace énfasis el relato mediante la comunicación verbal en estrecha unión con la plasticidad sonora para estructurar un correlato de significados.

En la apertura, la narración no se ubica en el aquí y el ahora de forma explícita –dato imprescindible para los espectadores–, aprehende la realidad circundante; la trama se mueve entre la tragicomedia, el melodrama y la tragedia, la austeridad del tono, el patetismo de las situaciones.

La construcción de un sueño, cuesta. Esteban lo asume desde la inocencia y los desafíos de lograr el entendimiento y el apoyo de otros. Este planteamiento del conflicto expresado en una amplia tesitura emocional –entre el gruñido del profesor de piano y la lucha por la sobrevivencia de la madre–, requería de situaciones dramáticas en la consecución de peripecias del niño, de un mayor aprovechamiento de pautas apenas esbozadas, las cuales sustentan el relato, pues este lleva en sí más de un motivo para la reflexión.

Ocurre con la posible acción subordinada que presenta el personaje-tipo de Fina (Corina Mestre), el cual defiende la responsabilidad, un llamado que, de cierto modo, queda como eslabón suelto, sin desarrollo, pues no basta el bocadillo de advertencia para abordar el significado de una actitud enfocada hacia la prudencia y las reflexiones.

La solidaridad es uno de los valores que defiende el filme

La solidaridad es uno de los valores que defiende el filme

Dicha simplificación impidió dotar de mayor densidad, riqueza anímica, vivencias, el relato. Cada escena es una acción en progreso. La intensidad constituye un conjunto en las narraciones audiovisuales. Estas constan de actores, circunstancias de lugar y tiempo, móviles o causas de los hechos, maneras de ejecución, resultados, juicios implícito o explícito, por supuesto sin aspirar a que de cada personaje o tipo emanen filosofías o poéticas a ultranza.

El tema de la ópera prima del director Jonal Cosculluela es inédito en la cinematografía nacional, la propuesta con guion de Amílcar Salati despliega una mirada otra sobre el derecho a defender la espiritualidad, la inmanencia de credos poderosos, el disfrute de la utopía realizada mediante el esfuerzo propio, la dedicación, el talento, la disciplina, el empeño.

Hay que seguir hablando de esperanza y de tenacidad. Esta idea provoca e inquieta, por ello la puesta de 90 minutos pudo sacar más provecho de la dinámica cinematográfica, de presupuestos estéticos en el propósito de indagar en fenómenos sociales y culturales distantes en apariencia, de ningún modo con un afán didáctico o el propósito de sistematizarlos, sino para llevar adelante situaciones dramáticas propuestas en la narración.

No necesariamente hay que desbordar límites, pero tampoco simplificarlos si ya están ahí como puntos de partida e intencionalidades.

La música de Chucho Valdés –compuesta especialmente para el filme–, no es solo un complemento de la trama, produce, invade de sensaciones la apertura de un camino propio a seguir, tal es su capacidad de sugerencia. El virtuosismo del maestro, compositor e intérprete, se destaca en el lugar preciso, sin estridencias, ni ampulosidad. Las piezas creativas constituyen un torrente rítmico de acento y tempo requeridos.

Como diría el director japonés Akira Kurosawa: “el sonido no es algo que se agrega a la imagen: la multiplica”. La música tiene una presencia física en este relato, resignifica la aspiración del protagonista, reafirma el poder de persuasión. En ello quizás influyó además de la autenticidad de Chucho Valdés como compositor, su trabajo en la docencia, en el que ha demostrado sapiencia, principios formativos, comprensión de las necesidades del otro en el aprendizaje.

Por su parte, Reynaldo Guanche cautiva con su Esteban, intrépido, resuelto. La naturalidad y el convencimiento de lo que quiere afloran en el intérprete novato de manera convincente. En este sentido se manifiesta la sensibilidad del niño, motivaciones, valores, los cuales son encauzados para lograr su meta. El impulso emocional que lo guía es de gran interés humano, él ha hecho un descubrimiento, lo comparte, lucha por conseguirlo con sinceridad.

Yuliet Cruz y Manuel Porto, primera actriz y primer actor, en escena.

Yuliet Cruz y Manuel Porto, primera actriz y primer actor, en escena.

El personaje-tipo de Miriam le permite a la actriz Yuliet Cruz vivir en plenitud la vida interior de una madre soltera, “luchadora”, que muestra ideas y sentimientos en actos e impulsos, los cuales le propician expresar modales, actitudes, hábitos, maneras de ser.

En otra tesitura se inscribe el Hugo de Manuel Porto. El profesor de piano tiene una culpa y la explora hasta el fin de la estructura que la acción dramática compone. La tragicidad del devenir personal no tiene vuelta atrás porque lo precede un error trágico, él lo lleva hasta sus últimas consecuencias.

Miriam y Hugo sondean situaciones dramáticas, mediante ellas demostraron histrionismo y organicidad en la interpretación de sus personajes-tipo.

Atmósferas, situaciones, pinceladas de color local, movilizan la memoria asociativa, la inteligencia autónoma e imaginativa de los públicos.

El espectáculo comunicativo se inserta en la esfera diaria como momento extraordinario en la objetivación del contenido emocional de las personas ligado al disfrute de un don, lo asume el equipo creativo de Esteban en el destaque de valores esenciales para el crecimiento humano, espiritual y la utopía realizada.


Sahily Tabares

 
Sahily Tabares